El mundo del streaming está viviendo sus mejores momentos desde su creación, algo que se respalda por los números, los cuales reflejan increíbles cantidades de visualizaciones y espectadores. Con la llegada de plataformas como Google Stadia y la plataforma de videojuegos de Amazon, la transmisión en vivo de videojuegos seguramente tendrá mucho lugar para crecer, ya que ambas compañías apuntan a ese objetivo. Es así que usuarios como Seansstream buscan generar contenidos originales para llamar la atención de otros usuarios. Este alemán rompió el récord que había conseguido hace tan solo dos días, Andrew “Giantwaffle” Bodine, con sus 596 horas de emisión. Esto seguramente traiga debate por fuera de la comunidad gamer, dado que se puede llegar a ver como nocivo o insalubre.

Jory Carulli jugando en una competición de
Jory Carulli jugando en una competición de "Rocket League" en la HyperX Esports Arena. La arena también vende pases por hora para estaciones de juego equipadas con computadoras personales, así como con las consolas Xbox y Playstation. (Joe Buglewicz/The New York Times)

El alemán Seannsstrem consiguió romper el récord de 569 horas que había logrado Andrew Bodine, mejor conocido como GiantWaffle, con sus 596 horas de emisión en un periodo de 30 días. Sean consiguió transmisiones de hasta 36 horas seguidas, con un promedio que rondó las 20, algo que le dio tiempo para dormir, comer o realizar cualquier otra actividad para poder tener normalidad en su vida. Pero no todo fue tan sencillo, ya que el alemán se enfermó a mitad de camino al récord, algo que lo dejo fuera de las transmisiones por unos cuantos días. Para recuperar el ritmo que estaba estableciendo, el twitcher se propuso realizar transmisiones en vivo de 30 horas, lo que le permitió llegar al número que buscaba.

Por otro lado, increíblemente el streamer alemán no sabía que Andrew “Giantwaffle” Bodine se encontraba en la búsqueda de la misma meta. En una entrevista con el medio, el jugador reveló: “Si lo hubiera sabido antes, no lo habría hecho. Los dos no lo supimos hasta aproximadamente la mitad del desafío y cuando se convierte en una competencia, se vuelve peligroso, porque siempre intentas ser mejor que el otro y eventualmente tomar el control”. Sin dudas, una posible competencia entre distintos usuarios podría abrir una serie de retos que no sumarían a la comunidad, tal como indicó Seannsstrem.

Cabe destacar que este récord se marcó tomando un rango que contempla un periodo de 30 días y no en un mes. La mayoría de los streamers eligen noviembre para tratar de romper estos récords, ya que es un mes con más descanso debido a las vacaciones y feriados disponibles, sobre todo en Europa o Estados Unidos. El por qué de la realización de estos desafíos suele pasar por la posibilidad de sumar seguidores y visualizaciones, algo que a corto plazo puede terminar significando réditos económicos.

Quien sufrió la reciente perdida del título fue Andrew “Giantwaffle” Bodine, quien logró 569 horas al completar su Streamvember. Para lograr esto, Bodine reveló que había instalado en su casa varias cámaras para que los espectadores pudieran ver todo lo que sucedía, al mejor estilo Gran Hermano. Así fue como el jugador norteamericano consiguió más de tres millones de horas de reproducción alrededor del mundo, algo que le significó más de 10.000 suscriptores en su canal de Twitch. En una de sus últimas transmisiones el jugador aseguró que “no es saludable” transmitir tantas horas.

La llegada de estos récords suponen un escenario polémico para el mundo gamer, ya que el foco se situará en como afecta esto en la salud de los jugadores. Cabe recordar el caso del jugador de League of Legends que murió luego de jugar por más de 23 horas continuas, pero que convivía con otras afecciones que complicaban su vida.

MÁS EN INFOBAE GAMING