El presidente del Parlamento balear expulsa a miembros de la mesa en el debate para derogar la ley de memoria

Guardar

Nuevo

infobae

El presidente del Parlament, Gabriel Le Senne, ha expulsado de la sala de plenos a la vicepresidenta segunda de la Mesa, Mercedes Garrido, y la secretaria segunda del Parlament, Pilar Costa, ambas del PSIB, durante el debate de toma en consideración de la proposición de ley de Vox para derogar la ley de memoria democrática. Así ha reaccionado Le Senne tras llamar al orden en reiteradas ocasiones a ambas diputadas socialistas, quienes durante el debate tenían sobre la mesa unas fotografías, entre ellas de la sindicalista y militante del Partido Comunista Aurora Picornell. También diputados del PSIB-PSOE y de MÉS per Mallorca han llenado su bancada, al inicio del debate, de varios retratos de víctimas. "Pido que retiren los retratos", ha expresado el presidente a Garrido y Costa, argumentando la necesidad de "preservar la neutralidad de la Mesa". Garrido, seguidamente, ha contestado a Le Senne que las fotografías están ahí como "acto de justicia y reparación" y, con los representantes del PSIB aplaudiendo y puestos en pie, ha recriminado al presidente del Parlament que no puede tocar su ordenador --donde estaba pegada la foto de Picornell y que Le Senne ha intentado quitar--. Después, ha sido expulsada. Costa, por su parte, ha aguantado sentada unos segundos más, y tras el aviso reiterado de Le Senne, éste le ha expulsado también de la sala. "Me corresponde guardar el orden, la Mesa debe ser neutral", ha insistido el presidente de la Cámara balear, lamentando "profundamente esta situación" y censurando que dos personas "que deben dar ejemplo, no solo no lo han dado, sino que se han negado a obedecer". El portavoz parlamentario del PSIB, Iago Negueruela, ha respondido a Le Senne tildando de "deleznable" su comportamiento de expulsar a las dos diputadas "por tener fotos de mujeres asesinadas". En las intervenciones venideras, todos los grupos de la oposición han censurado la actitud de Le Senne. Y en su turno, el diputado socialista Omar Lamin se ha referido más concretamente a la "vergüenza" que representa "el PP" por no expresar "ni una palabra de apoyo a una diputada que ha sido víctima de una agresión de la mano de la máxima representación de esta Cámara". "Vergüenza les debería dar. Es la consecuencia de poner a los fascistas a los mandos de una institución democrática de Baleares", ha recriminado a los 'populares'.

Guardar

Nuevo