La estrategia de Sánchez ante el 23J: voto útil para el PSOE y cuerpo a cuerpo con Feijóo

Compartir
Compartir articulo

Sol Carreras

Madrid, 6 jun. Con su oferta para debatir con Alberto Núñez Feijóo, el presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, evidencia dos grandes ejes de su estrategia para el 23J a un mes del inicio oficial de la campaña: concentrar el voto de la izquierda y plantear un duelo directo y personal con el líder del PP.

El PSOE ya está volcado en la preparación de la campaña para las elecciones generales del 23 de julio, que concibe como una segunda vuelta tras las autonómicas y municipales del pasado 28 de mayo, en las que los socialistas perdieron gran parte de su poder territorial frente a un PP al alza.

"Solo hay un método infalible para solventar las dudas. Lo mejor es que tomen la palabra los españoles y se pronuncien", dijo Sánchez al anunciar el adelanto electoral el 29 de mayo por la mañana, horas después de conocer los malos resultados del escrutinio.

Con esta medida, que pilló por sorpresa incluso a su propio partido, Sánchez asumió en primera persona la responsabilidad de la derrota electoral y pasó rápidamente de pantalla, evitando críticas internas y la posibilidad de que el PSOE sufriera un desgaste mayor si las elecciones generales se hubieran mantenido en diciembre.

Una semana después, Sánchez ha logrado centrar la atención en la cita electoral del 23 de julio, para la que el PSOE tiene claro que es necesario un cambio de estrategia, ya que fuentes de Ferraz reconocen que el tono "propositivo" y "de guante blanco" usado para el 28M no funcionó.

Por ello, Sánchez endureció el discurso en su intervención el pasado miércoles en el Congreso ante diputados y senadores socialistas, en el que vinculó al PP y Vox con el trumpismo y avisó de que ambos partidos llenarán la campaña "de insultos y descalificaciones" desde "la posición de dominio que tienen en grandes empresas y grandes medios de comunicación".

"España no es inmune a esa corriente reaccionaria, pero en España podemos pararlo por nuestros hijos y nuestras hijas", afirmó Sánchez, que se refirió a PP y Vox como "la conjunción formada por la derecha extrema y la extrema derecha".

Feijóo acusó a Sánchez de haber "podemizado" al PSOE tras este discurso, en el que el presidente obvió a sus socios de Gobierno de Unidas Podemos y dejó clara su intención de "contar con un respaldo fuerte y rotundo" en la próxima legislatura.

Esta llamada al voto útil para el PSOE cobra valor tras las elecciones del 28M, en las que los socialistas han perdido ayuntamientos y gobiernos autonómicos en buena parte al no haber podido sumar lo suficiente con los partidos situados a su izquierda.

Y aunque el PSOE no dejará de lado en esta campaña la gestión del Gobierno, un miembro de la Ejecutiva Federal señala a EFE que tirarán más del "marco emocional" para tratar de movilizar al electorado progresista, sobre todo teniendo en cuenta que en las elecciones del 28M medio millón de votantes socialistas se quedaron en casa, según cálculos de Ferraz.

La intención de los socialistas es concentrar el voto de la izquierda el 23J y por ello ya no hablan de reeditar el Gobierno de coalición, sino que plantean las próximas elecciones como una disyuntiva entre dos bloques: el PSOE por un lado y el tándem PP-Vox por otro.

Sin embargo, Sánchez ha centrado más el foco esta semana al señalar directamente a Feijóo como el principal rival electoral a batir, proponiendo un debate cara a cara exclusivamente con él en los medios de comunicación cada lunes en las seis semanas que restan hasta las elecciones.

"Solo hay dos presidentes posibles, Sánchez o Feijóo, Feijóo o Sánchez", aseguró Sánchez al plantear esta propuesta.

Partidos como Podemos y Vox, así como la vicepresidenta Yolanda Díaz, líder del nuevo partido Movimiento Sumar, han acusado a Sánchez de querer volver al bipartidismo, mientras que Feijóo ha aceptado este mismo martes debatir con Sánchez pero sin imposiciones.

El propio Sánchez ha aclarado que está dispuesto a participar también en debates con otros candidatos que, en su opinión, servirán para conocer "la realidad del multipartidismo", pero ha precisado que no pueden esconder la "obviedad" de que el 23J solo están en disposición de ser presidentes o él o Feijóo.

Con la oferta de debatir con Feijóo, Sánchez vuelve a marcar los tiempos y temas de la precampaña, aunque en el PSOE aseguran que seguirá habiendo mítines y actos.

El reto que Sánchez ha lanzado a Feijóo es significativo teniendo en cuenta que para las elecciones generales de noviembre de 2019 ofreció un único debate televisivo con otros cuatro candidatos, entre ellos el entonces presidente del PP, Pablo Casado.

Además, la propuesta de Sánchez llega en una semana decisiva para sus socios de Gobierno, ya que antes de este viernes, 9 de junio, Yolanda Díaz y Podemos deben llegar a un acuerdo si quieren presentarse a las elecciones en coalición. EFE

scr/lml