Condenan a ejecutivos de empresa de peluches por los sobornos a Tokio 2020

Compartir
Compartir articulo

Tokio, 6 jun. Los tribunales japoneses arrojaron hoy una nueva condena vinculada a los sobornos en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que en esta ocasión ha recaído en varios ejecutivos de una empresa de peluches que fabricó productos de las mascotas.

El Tribunal de Distrito de Tokio condenó este martes a un año de prisión al expresidente de la firma Sun Arrow Taiji Sekiguchi, de 50 años, y a su padre y exejecutivo de la empresa, Yoshihiro Sekiguchi (75), por pagar unos 2 millones de yenes (13.400 euros) a un miembro del comité organizador en relación al merchandising.

Ninguno entrará en la cárcel, pues la pena de prisión ha sido suspendida a tres años de libertad condicional, según los detalles de la sentencia publicados por la agencia local de noticias Kyodo.

Los Sekiguchi forman parte de las 15 personas imputadas hasta la fecha en la investigación de los sobornos que los ejecutivos de varias empresas habrían pagado a Haruyuki Takahashi (79), miembro del comité organizador de los Juegos tokiotas, para lograr contratos de patrocinio y otras licencias vinculadas al evento.

Cinco de ellos han sido declarados culpables hasta la fecha, entre ellos un expresidente de la conocida cadena nipona de tiendas de trajes Aoki, patrocinador oficial que se encargó, entre otros menesteres, de los uniformes del personal de los Juegos.

Sun Arrow vendió con licencia oficial peluches de las mascotas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, Miraitowa y Someity.

La empresa es muy conocida a nivel nacional por sus peluches de personajes de películas del estudio de animación Studio Ghibli y también vendió productos de la mascota de los Juegos Olímpicos de Invierno de Nagano 1998, entre otros.

En la sentencia de hoy, el juez Yasuaki Takahashi dictaminó que los ejecutivos de la firma pidieron favores a Takahashi, incluida la concesión de la licencia, y que a cambio le pagaron un 1,5 % de las ventas totales de los productos comercializados bajo la misma.

La sala decidió conmutar la pena de prisión a libertad condicional en consideración de que ambos admitieron los cargos y mostraron arrepentimiento por sus actos, explicó.

La fiscalía había pedido un año de prisión.

La investigación sobre esta presunta red de sobornos saltó a la luz tras la detección de la recepción de supuestos sobornos por parte de Takahashi, la figura central de la trama, que ha negado sistemáticamente haber recibido ningún pago fraudulento, alegando que las cuantías recibidas eran abonos por servicios de consultoría.

A los sobornos se suma el presunto amaño de las licitaciones para la organización de las competiciones test de los JJ.OO. de Tokio 2020, eventos que se disputan unos meses antes para poner a prueba las instalaciones y al personal, y que habrían sido concedidas a una serie de empresas previamente designadas entre un grupo preferente.