Sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA
Sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA

En Comunicación Social de la UBA, hay tres materias enfocadas a las nuevas tecnologías: entre otros contenidos, el plan de estudios indica enseñar el funcionamiento de, por ejemplo, el fax y el télex.  El plan data de 1985 y, por entonces, Internet era un horizonte imposible. Más aún, apenas se hacía un lugar la televisión por cable en el país, apenas la radio FM desandaba sus primeros pasos.

Pasaron 34 años y ese plan de estudios con el que nació la carrera es el mismo que, con algunos retoques, rige hoy. Obviamente no se enseñan las implicancias del fax en las aulas. Los profesores no son autómatas e intentan adaptar los contenidos de acuerdo a los cambios que advierten: la convergencia digital, las redes sociales, las narrativas transmedia. Pero el marco curricular no cambió en una coma.

En realidad, hay una reforma del plan de estudios que se aprobó en la facultad en 2014 y todavía aguarda ser tratada en el Consejo Superior de la universidad.

"El cambio de un plan de estudios es un proceso muy complejo. Hubo algunos ajustes parciales durante los '90, pero siempre fueron acotados. El programa que todavía funciona apuntaba a generar cuadros comunicacionales para la salida de la dictadura, cuando el fax era la tecnología de punta. Claro que hay una reforma 'de hecho': los contenidos se fueron adaptando. Pero necesitamos generar un nuevo contrato con el pibe que ve la carrera como un obstáculo", le dijo a Infobae Glenn Postolski, ex decano de la Facultad de Sociales.

La carrera tiene una duración teórica de seis años, pero en los hechos casi ningún estudiante lo logra. El promedio está por encima de los ocho. Incluso tienen miles de alumnos que aprobaron todas las materias, pero adeudan la tesina final. La estructura, lo dicen los propios directivos, es una de las más rígidas y extensas de la UBA.

Una de las campañas que llevó a cabo Comunicación Social para que se tratara la reforma del plan de estudios
Una de las campañas que llevó a cabo Comunicación Social para que se tratara la reforma del plan de estudios

Postolski conducía la facultad cuando se aprobó la reforma curricular. Primero fue en el seno de la carrera y después en la unidad académica. Tras casi cuatro años de discusión entre profesores, estudiantes y graduados, consensuaron un programa más corto y flexible con un triple perfil de graduado: enfocado en producción, investigación e intervención. Materias anuales pasaron a ser cuatrimestrales. Redujeron la cantidad de materias obligatorias y habilitaron nuevas materias optativas. Y en esa transformación las materias se multiplicaron.

Esa fue una de las trabas que demoró el avance de la reforma. El proceso se estiró como un chicle. Necesitaron tres años más de discusiones y ajustes técnicos para que la Comisión de Asuntos Académicos del Consejo Superior aprobara la reforma el 7 de julio de 2017.  Al final se crearon 18 materias que se sumaron a las 47 existentes que, en algunos casos, cambiaron de nombre. En total, un abanico de 65 asignaturas.

Solo faltaba, entonces, que se tratara en el Consejo Superior de la UBA, compuesto por los decanos de las trece facultades y representantes de profesores, graduados y estudiantes. Por estatuto, las reformas curriculares requieren de la aprobación del órgano máximo de la institución. Pero pasaron dos años más y todavía no se votó en sesión.

Ante la consulta de Infobae, desde el rectorado cuestionan dos puntos. Primero que no observan un respaldo presupuestario en la transformación del plan de estudios. "Se dispara la cantidad de materias. Por más que pases de anuales a cuatrimestrales, cuando le pagás a un docente no lo podés dividir en dos. La materia la tenés que tener todos los cuatrimestres para no pagarle la mitad de lo que le pagabas", plantean.

En tal caso, dicen, lo que deberían resolver en la facultad es si la redefinición del plan de estudios lleva a modificar las partidas entre las distintas carreras. Lo que marcan es que Comunicación Social, pese a ser la que más alumnos acapara, año a año pierde matrícula. Según datos oficiales, en 2003 tenía 3500 estudiantes inscriptos a materias y en 2015 tenía la mitad: 1250.

El otro punto que achacan es el contenido de ese plan de estudios. Por un lado, sostienen que no hay una real actualización curricular, que, por ejemplo, no se incluyen temas como redes sociales. Por otro, se cuestiona la poca cantidad de materias obligatorias. "Va en contra de la esencia de la universidad. El graduado de la UBA se caracteriza por tener una fuerte base de contenidos básicos. Este plan tiene pocas correlatividades y demasiadas materias optativas", argumentan.

Ante los cuestionamientos, Diego de Charras, director de la carrera, expresó: "En la facultad, otras carreras hicieron reformas y sumaron más materias que Comunicación Social. Ciencia Política agregó 28 y Trabajo Social sumó 22 y ambas reformas se aprobaron sin problemas. Es cierto que bajo la gestión de Alberto Barbieri se renovaron la mayoría de los planes de estudios, pero en nuestro caso siguen dilatando el tratamiento. Las razones son netamente políticas".

En 2017 una coalición amplia obtuvo la conducción de Sociales
En 2017 una coalición amplia obtuvo la conducción de Sociales

La conducción de la carrera apoyó en los últimos comicios a Postolski, que iba por la reelección al decanato de Sociales con el respaldo de La Cámpora. Pero quien terminó ganando fue Carolina Mera, líder de la lista "Sociales por venir", un espacio amplio integrado por peronistas, radicales y reformistas. Una candidata más cercana al rectorado.

"El rectorado construyó una alianza que tenía una lectura de que si aprobaban el plan antes de las elecciones yo saldría fortalecido. Por eso no les convenía", consideró Postolski. "Pero hoy le conviene a todo el mundo, incluso a la decana. Lo respectivo al presupuesto está garantizado también. Lo que sucedió es que se fue formando una bola de nieve cada vez más grande que nadie sabe cómo desmontar", agregó.

Tras un año de gestión de Mera en Sociales, de Charras hizo una carta pública para que "asumiera la defensa del plan de estudios". Cuatro meses después tuvieron una reunión y recibieron el compromiso de que se trataría en el Consejo Superior.

Ahora en el rectorado advierten que "el tratamiento no pasará de este año". Pero a medida que pasa el tiempo se suma otra disyuntiva: los cambios permanentes que se dan en las formas de comunicarse llevan a que ese plan, que se empezó a delinear en 2010 y buscaba actualizar, quede cada vez más desactualizado. En el medio, están los alumnos.

Seguí leyendo: