La izquierda podría recuperar el control de la FUBA (Franco Fafasuli)
La izquierda podría recuperar el control de la FUBA (Franco Fafasuli)

El fin de semana se conocieron los resultados que faltaban. En la Facultad de Agronomía de la UBA, un frente conformado por agrupaciones de izquierda desplazó del centro de estudiantes a LAI, ligada al reformismo. De esta manera, peligra la continuidad de la nueva Federación de la Universidad de Buenos Aires (FUBA). Pese a sus diferencias y posible rechazo de sus militantes, se especula con una alianza entre trotskistas y kirchneristas para volver al mando.

En Agronomía, Estudiantes por una Nueva FAUBA, compuesta por La Mella y el Partido Obrero (PO), se quedó con el centro de estudiantes con el 54,84% de los votos. La agrupación LAI, que estuvo al mando casi en forma ininterrumpida desde el retorno de la democracia, quedó detrás con el 41,83%.

Las elecciones en Agronomía eran las únicas que quedaban por realizarse. A lo largo del año, en cuatro tandas, se votó en las trece facultades de la UBA. La izquierda se impuso en la mayoría y la tendencia es casi irreversible: si existiera una alianza, volverían a conducir la federación estudiantil, que habían perdido tras 17 años.

La nueva conducción de la FUBA (Adrián Escandar)
La nueva conducción de la FUBA (Adrián Escandar)

"Si el kirchnerismo se junta con el PO, pueden ganar y volver a tener la FUBA", lamentaron desde el reformismo. Su poder se cimentaba en la conducción de las tres facultades más grandes -Medicina, Ciencias Económicas y Derecho- y en Medicina se dio el gran batacazo. Nuevo Espacio perdió contra un frente de agrupaciones de izquierda e independientes.

"Claramente tuvimos un retroceso este año en los centros de estudiantes. Era esperable porque en los años pares no se renuevan directivos y vota menos gente. Ahora, para quedarse con la FUBA, van a tener que formar una alianza con el kirchnerismo, algo que nunca hicieron. Y si pasa eso, van a tener que dar las explicaciones políticas pertinentes porque en las facultades siempre tuvieron grandes diferencias", le dijo a Infobae Felipe Vega Torre, uno de los representantes de los estudiantes en el Consejo Superior.

En la política universitaria no todo es blanco o negro. Hay grises: agrupaciones que están en el medio de la pulseada entre trotskistas y reformistas. Pero en un planteo de división total, 9 de las 13 facultades quedaron en manos de listas más afines a la anterior copresidencia de la FUBA.

Durante 17 años, la Mella y el Partido Obrero se repartieron el poder de la federación universitaria. El último congreso, del sábado 23 de junio, los desplazó de la conducción, que quedó en manos del Frente Reformista, compuesto por estudiantes socialistas, peronistas, radicales e independientes.

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

Sin embargo, la izquierda desconoce el resultado. No hubo impugnación formal de la elección, pero denuncian irregularidades e incluso hablan de "dos FUBAS". La "oficial", que sería la de ellos, y "la de Viamonte", la paralela, por su mayor cercanía al rectorado.

En esa línea, Adrián Lutvak, uno de los copresidentes de la anterior FUBA, señaló: "Estos 9 centros de estudiantes nos permiten contar con una mayoría indiscutible en la FUBA, que fue fuertemente atacada desde el rectorado y el macrismo, generando una federación paralela muy floja de papeles. Estamos en condiciones de convocar a un congreso de la FUBA en lo inmediato y conformar un espacio amplio para consagrar una legítima nueva conducción de la federación".

Según advierten desde el reformismo, la izquierda deberá esperar hasta que venza el mandato de un año para que haya un nuevo congreso y se renueven las autoridades. En ese congreso participan 130 delegados y tendrán mayoría si suman a La Cámpora. Por lo cual, el desafío que tienen por delante será conformar una lista de unidad entre agrupaciones tan diversas.

No obstante, en la batalla por la FUBA dejó de estar en juego la caja millonaria de las fotocopiadoras del CBC. Los apuntes eran su fuente de financiación y se calcula que recaudaban más de 50 millones de pesos por año. En agosto, el Consejo Superior de la UBA le revocó el permiso y se lo otorgó en forma provisoria a la editorial EUDEBA.

Seguí leyendo: