El ministro de Educación Alejandro Finocchiario (Martín Rosenzveig)
El ministro de Educación Alejandro Finocchiario (Martín Rosenzveig)

Hoy se realizó el quinto paro docente a nivel nacional. Según cifras oficiales, la medida de fuerza convocada por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) tuvo un acatamiento de alrededor del 35%, aunque el gremio declaró una adhesión masiva.

El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, sostuvo: "La medida es desproporcionada porque busca nacionalizar un conflicto como el de Chubut, que es provincial. Es un paro sin consignas claras, ni precisas, que tiene como objetivo generar una sensación de malestar".

Sucede que el paro surgió "en repudió a la represión en Chubut". Desde CTERA denuncian que la policía respondió con balas de goma y gas pimienta a una manifestación de docentes frente a la Casa de Gobierno la semana pasada. El gobierno chubutense decidió cerrar por decreto la paritaria el lunes y, de ese modo, intentó dar por terminado un largo conflicto que tuvo más de 70 días de huelga.

(DYN)
(DYN)

A su vez, Finocchiaro señaló: "Cada paro que hace CTERA, tanto este como los anteriores, son paros políticos partidarios porque responden cada vez más a una lógica partidaria y menos gremial. En veinte provincias los docentes tienen un acuerdo salarial. Por ejemplo, en los casos de las provincias de Buenos Aires y Chaco se dieron aumentos a cuenta de la paritaria".

Con respecto a la participación del Estado nacional, el ministro aseguró que "en los primeros cinco meses del año se transfirieron 15.400 de pesos entre los envíos de dinero automáticos y los presupuestarios a Chubut". En términos por habitante, "es un aumento del 31% con respecto al año pasado", afirmó.

Según supo Infobae, en la provincia de Buenos Aires, donde cada día concurren 4,7 millones de alumnos, creció el acatamiento con respecto a los últimos paros. "Luego de relevar 9.838 escuelas registramos un acatamiento al paro del 46%", dijeron desde la administración bonaerense.

En la Ciudad de Buenos Aires, en cambio, disminuyó el nivel de acatamiento. En la anterior huelga nacional, el 40% de los maestros habían parado. Hoy ese número cayó al 24,8%, de acuerdo al gobierno porteño.

Como suele suceder en cada medida de fuerza, las diferencias entre las versiones oficiales y sindicales son notorias. Para Suteba, el sindicato de Roberto Baradel, el acatamiento en Provincia estuvo "entre el 87% y 90%". Mientras que para UTE, en la Ciudad adhirió el 85%.

Roberto Baradel, secretario adjunto de CTERA (NA)
Roberto Baradel, secretario adjunto de CTERA (NA)

En el turno mañana de Córdoba, entre la gestión estatal y privada, adhirió solo el 9%. En Mendoza el paro fue "inexistente" e incluso "hubo más presentismo que un día normal". En Formosa, Corrientes y Jujuy apenas se sintió la huelga.

La Pampa (49%) y Santa Fe (48%) volvieron a ser las de mayor acatamiento, aunque en ambas provincias la adhesión cayó cerca de 20 puntos con respecto al paro anterior. Neuquén (41%) y Catamarca (40%) también sintieron la ausencia de los maestros.

SADOP, el sindicato de los maestros de escuelas privadas, acompañó el paro y la movilización de CTERA hasta el Ministerio de Educación. Los otros gremios nacionales -UDA y los docentes técnicos de AMET- bajaron el mandato de dictar clases con normalidad.

Con las vacaciones de invierno muy cerca, también peligran las clases una vez finalizado el receso. "Antes del receso escolar habrá un paro contundente y si no hay respuesta del Gobierno, se convocará a asambleas para resolver el no inicio de clases tras el receso", anunció Roberto Baradel, secretario adjunto de CTERA.

Seguí leyendo: