El CIN suscribió un convenio contra el trabajo esclavo
El CIN suscribió un convenio contra el trabajo esclavo

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), que agrupa a los rectores de las instituciones universitarias públicas del país, suscribió un convenio con la Fundación para la Democracia Internacional, dedicada a la lucha contra el trabajo esclavo.

El acuerdo promueve que las casas de estudios realicen investigaciones y se comprometan con la capacitación y la comunicación. También elaborarán una certificación para calificar proveedores que convertirá a las universidades en las primeras instituciones públicas en comprometerse en adquirir productos "libres de trabajo esclavo".

La rúbrica tuvo lugar durante el plenario de rectores de universidades públicas celebrado esta semana en San Salvador de Jujuy. Allí el CIN y la Fundación para la Democracia Internacional firmaron un acuerdo institucional para poner en marcha un plan de trabajo que apunta a estudiar la problemática de la esclavitud contemporánea, considerada uno de los más grandes flagelos en la actualidad.

El acuerdo promueve que se incluya la temática en los programas de estudio de carreras de grado y posgrado afines, además de acciones de extensión para la concientización de esta problemática poco visibilizada.

Asimismo, destacan, resulta novedoso que se avance en la elaboración de una "certificación" para calificar a los proveedores de productos y servicios como "libres de trabajo esclavo" y se instituya un "programa de compras libres de trabajo esclavo": las universidades serán el primer estamento público del país en comprometerse concretamente con esta práctica.

Guillermo Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia, celebró el acuerdo: "Destaco la valentía de estas personas en reconocer que la esclavitud existe en nuestras sociedades. Es el primer paso necesario para alcanzar las transformaciones que el tema requiere".

Por su parte, Rodolfo Tecchi, titular del CIN, aseguró: "El sistema universitario reconoce que la esclavitud es un problema que tenemos que abordar y, por eso, nos comprometemos a promover la firma de convenios específicos que aseguren que nuestros proveedores no tengan trabajo esclavo".

Acerca de la esclavitud contemporánea

Según el último informe desarrollado en 2016 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en forma conjunta con la Walk Free Foundation y en colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), "más de 40.000.000 de personas en el mundo son víctimas de la esclavitud moderna".

Si bien fue abolida en la mayoría de los países del mundo, no dejó de existir. Se presenta igualmente cruel y degradante que en el pasado, pero con formas más complejas y escurridizas. Es por ello que se busca enfrentar este flagelo, mayormente invisibilizado.

Según lo indican los estándares internacionales, una persona se encuentra en situación de esclavitud si: es forzada a trabajar bajo amenaza mental o física; es propiedad de su empleador, usualmente, por medio de abuso físico o psicológico; es deshumanizada, tratada como una mercancía o comprada o vendida como un objeto; es físicamente constreñida o tiene restringida su libertad de movimiento.

Seguí leyendo: