El increíble proyecto Wasteland, la isla Japonesa de basura

Un plan en la ciudad de Tokio busca convertir los desechos de la ciudad en un parque ecológico. Cómo es el proyecto que cambia la manera de abordar el problema de los desperdicios
Una isla hecha de residuos, la solución que encontró un arquitecto para afrontar las toneladas de basura que se generan día a día

En Tokio, Japón, se preparan para empezar a reducir el impacto negativo sobre el ambiente de la basura que genera la población, construyendo la primera isla de mil hectáreas con esos mismos desperdicios.

La apodaron "Wasteland", la isla del desecho en inglés, y se encuentra en la bahía de Tokio. En ella se alberga un centro de tratamiento e incineración de residuos, que se está ampliando para convertirla en una zona verde. Además tendrá un parque acuático y un embarcadero de mercancías cuya apertura se prevé en el año 2038.

La parte que está más avanzada se llama Umi no Mori (bosque del mar). "Se creó para convertir algo negativo, la basura que genera la gente a diario, en algo positivo. Dará a luz a un área de árboles que se plantarán y cuidarán por los ciudadanos, convirtiéndose en un bosque maravilloso", dijo en una entrevista su creador, el reconocido arquitecto japones Tadao  Andô.

Un plano desde arriba en dónde se puede ver el territorio completo del lugar del proyecto.

La gestión de residuos en Tokio preocupó especialmente al gobierno desde los 70, cuando la ciudad se estaba ahogando en su propia basura a causa del desmesurado crecimiento que experimentó el país tras la postguerra.

Desde entonces, los ciudadanos, tomaron conciencia acerca de la situación que están atravesando y tienen incorporado el hábito de separar cuidadosamente los residuos que se pueden reciclar, los que no y los que son incinerables.

El proyecto de Wasteland no trajo ninguna crítica dentro del país. Sin embargo, la organización sin fines de lucro Greenpeace se opuso a la quema de residuos.

El nuevo sitio de eliminación recibe todos los restos de basura de los 23 distritos de Tokio. La ceniza de la basura incinerada, los artículos plásticos compactados y el lodo de las aguas residuales se combinan para hacer de la isla artificial, una realidad

La isla está hecha de estos miles de cubos que hacen de cimientos

El proyecto se estima que esté terminado con todas las comodidades en el 2034, pero por ahora seguirá funcionando como recibidor de la basura para ir edificando de a poco la isla que propuso el arquitecto.

LEA MÁS:

Últimas noticias

Mas Noticias