Se trata de una roca de una hectárea en Nueva York ubicada entre City Island y la isla de Hart
Se trata de una roca de una hectárea en Nueva York ubicada entre City Island y la isla de Hart

La ciudad de Nueva York es en realidad un archipiélago formado por 44 islas, incluidas Manhattan y Staten Island. Sin embargo, solo una no pertenece al estado.

La tierra árida es propiedad de Alex Schibli, un residente de City Island de 79 años que venció a otros siete postores en una subasta en 2011 y compró Rat Island por USD 176.000. El ex ingeniero de la Autoridad Portuaria y padre de cuatro hijos ha utilizado principalmente la isla, a la que se accede a través de un viaje en canoa de 10 minutos, para picnics familiares, asados y salidas privadas con su novia, Noelva Vigoya, de 69 años.

"La idea de hacer un hotel-campamento de lujo nace de una búsqueda por escapar del bullicio de la ciudad. En la isla no hay agua corriente ni electricidad, por lo que todo deberá ser autosuficiente. La electricidad se conseguirá a través de paneles solares y por turbinas de viento. Y el agua de lluvia deberá ser recolectada para inodoros y duchas ya que no hay agua corriente", explica el arquitecto Pablo Jendretski, quien se ha asociado con Schibli para diseñar el proyecto.

Se estima que llevar a cabo el proyecto cueste entre 3 y 5 millones de dólares
Se estima que llevar a cabo el proyecto cueste entre 3 y 5 millones de dólares

Jendretski vive en Nueva York hace casi 20 años, pero solo hace seis meses se enteró de la existencia de la única isla que no pertenece al estado. "Me dije a mi mismo: 'Yo tengo que ser la persona que haga esta obra'. La oportunidad de diseñar en una isla no se te presenta dos veces en la vida. Lo llamé a Alex, le propuse desarrollar el proyecto ad honorem y que si le gustaba le dábamos para adelante", recordó el arquitecto argentino en diálogo con Infobae. 

Se estima que llevar a cabo el proyecto cueste entre 3 y 5 millones de dólares. Y si bien actualmente no cuentan con el financiamiento para construir una instalación de este tipo, esperan que un inversionista esté dispuesto a colaborar.

La tarifa de la noche en la isla dependería del costo final de construcción
La tarifa de la noche en la isla dependería del costo final de construcción

El proyecto contempla la construcción de 10 cabañas de madera ecológicas de estilo nórdico, una pileta y una pequeña playa artificial. Las estructuras no poseen ventanas en los laterales para mayor privacidad, pero sí en las partes delanteras y traseras.

"El terreno es una roca, una serie de rocas, así que cualquier cosa que construyamos va tener que estar elevada. Además, es necesario que cumplamos con las normas que establece la institución que regula los seguros de inundaciones, estamos obligados a construir a doce pies sobre el nivel del mar", indicó el especialista.

"Está muy en las primeras etapas, pero el potencial del proyecto es increíble. Ha sido muy divertido dejar que nuestra imaginación vuele", concluyó Schibli.  

SEGUÍ LEYENDO: