El proyecto es una respuesta a la contaminación que posee China
El proyecto es una respuesta a la contaminación que posee China

China es uno de los países que sufre más contaminación en el mundo, junto con países como India, Rusia, Estados Unidos, entre otros. Sin embargo, están empezando a cambiar de a poco su realidad y el real estate acompañará esta transformación.

Se construirá la primer ciudad-bosque del mundo. En Liuzhou, la provincia de Guangxi, se va a crear una urbe verde con más de un millón de plantas de diferentes especies y 40.000 árboles que absorberán casi 10.000 toneladas de CO2 y otras 57 toneladas de diferentes tóxicos al año.

La ciudad-bosque estará preparada para recibir a 30.000 futuros habitantes
La ciudad-bosque estará preparada para recibir a 30.000 futuros habitantes

Su función será actuar como un pulmón dentro del país más contaminante. En el último tiempo, las consecuencias de la contaminación se vieron presentes más que nunca. A finales del 2016, una nube tóxica con alta concentración de partículas afectaba a casi una sexta parte del territorio.

Gracias a la solución que encontró Stefano Boeri, arquitecto del proyecto, se lanzarán 900 toneladas de oxígeno anuales.

En la futura ciudad, vivirán 30.000 personas y está pensada para ser autosuficiente, alimentándose de energías renovables como la geotérmica y solar.

El proyecto que ya comenzó su construcción será terminado en el año 2020
El proyecto que ya comenzó su construcción será terminado en el año 2020

Tendrá 175 hectáreas, sus ciudadanos contarán con dos escuelas, un hospital, áreas residenciales y espacios recreativos. Solo circularán coches eléctricos y un monorriel que conectará esta ciudad-bosque con la ciudad principal, Liuzhou.

La ciudad-bosque es un hecho y se espera que para el año 2020 esté terminada.

LEA MÁS: