Fue un buen martes para los mercados, pero sólo aparecen cazadores de oportunidades que compran bonos y acciones con precios por el suelo

La volatilidad no deja margen como para tomar la rueda pasada como un cambio de humor de inversores que giran alrededor de especulaciones sobre cómo se negociará la deuda y cuál será el plan económico

Merval
Merval

“Lo que ayer nos preocupaba, hoy parece un alivio. De eso se trata la volatilidad”, explicaba el martes por la tarde un operador. “Festejamos que el riesgo país haya bajado a poco menos de dos mil cuatrocientos puntos básicos, cuando antes de agosto nos tomábamos la cabeza si sobrepasaba los ochocientos puntos”, agregó.

Y la visión es lógica, porque los que operan saben que lo hacen en un país cercano al default y a la hiperinflación. Los que asumen riesgos son los cazadores de oportunidades y los fondos que compran los denominados bonos “basura”. Saben que en algún momento les vas a generar ganancias extraordinarias.

Cuando los bonos tienen paridades ínfimas donde no hay diferencia entre los precios de default y los del mercado, aparecen compradores que, pocos días después los venden más altos o, directamente se quedan con ellos para que cuando se renegocie la deuda mejoren su valor en dólares y revenderlos.

El Discount en dólares con ley de Nueva York, que es el que más incide en el riesgo país, subió 0,80% y fue fundamental para que el riesgo país baje 4,1% a 2.362 puntos básicos. Los bonos más cortos, que no entran en la canasta del Embi+, el indicador que mide el riesgo país, soportaron bajas generalizadas.

El dólar oficial por supuesto que contribuyó a esta imagen de mejor mercado. Al estar restringido el acceso de los compradores, en bancos y casas de cambio perdió 2 centavos y cerró a 62,90 pesos. En la plaza mayorista, donde el Banco Central y las entidades oficiales compraron poco más de USD 100 millones, la divisa subió 1 centavo a 59,70 pesos.

Pero la verdad sobre el humor del mercado, ni siquiera pasa por el dólar libre que ayer perdió un peso y cerró a 65,50 pesos. Los verdaderos indicadores del humor de la economía son los dólares alternativos, que son legales porque es una operación donde se triangulan pesos, bonos en dólares y dólares billetes. El contado con liquidación, que se utiliza para girar divisas al exterior, aumentó 1,6% a $76,64 y el dólar Bolsa o MEP subió 1,15% a 72,38 pesos. Este dólar se utiliza para viajar porque cuando hay que pagar los gastos de la tarjeta de crédito, el banco calcula el dólar al precio oficial y el cliente los paga vendiendo dólar MEP con lo que gana más de $11 por dólar. De esta manera, su viaje se abarata 20 por ciento.

Las reservas se beneficiaron con la compra de dólares y aumentaron 26 millones a USD 43.531 millones. Pero para el miércoles dejó una plaza equilibrada porque en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) captó $139.057 millones a 63%, que equivale a lo que venció en el día.

Lo que llamó la atención, observando las cifras del miércoles pasado proporcionadas por el Banco Central, es que creció la salida de depósitos en dólares de los bancos. Ese día se fueron USD 123 millones y no extrañaría que una parte hayan comprado bonos en dólares para tenerlos cinco días en su poder y después venderlos en pesos para ganar 20% por la diferencia de precio.

Esta oferta de dólares, es la que mantiene al dólar libre, tan cerca del que venden los bancos y casas de cambio.

La Bolsa, tuvo un comienzo vacilante. A las 11.50, el S&P Merval, el indicador de las líderes estaba 3,50% abajo. Enseguida aparecieron los compradores de oportunidad que se orientaron hacia los papeles que más bajaron y comenzó una escalada que lo dejó en los precios máximos del día. El cierre del S&P Merval fue positivo con un alza de 1,26% con negocios por $656 millones, un volumen que sigue siendo moderado y muestra que la bolsa es un coto de caza del que muchos entran y salen con rapidez.

De hecho, Edenor un papel que sufrió una fuerte baja el viernes, recuperó 7,76%. La cementera Holcim, otro papel maltratado, subió 5,24% y Banco Supervielle, 5 por ciento.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

Los ADR’s argentinos –certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street– que habían sufrido el día anterior, cuando en la Argentina era feriado, notables caídas, lograron recuperar una parte del terreno perdido.

Lo mejor fue Banco Superviellle (+8,03%), seguido por IRSA (+7,82%) y Transportadora Gas del Sur (+6,52%).

La volatilidad del mercado no deja margen como para tomar esta rueda como un cambio de humor de los inversores. Giran alrededor de las especulaciones de como se negociará la deuda y cuál será el plan económico. Si hubiera algún margen de seguridad, los movimientos se volverían más previsibles y no sería tan exagerado el atesoramiento de dólares.

Seguí leyendo:

Alberto Fernández habló con Kristalina Georgieva, la directora del FMI: “Vamos a proponer un acuerdo de pago que podamos cumplir, pero sin más ajuste”

Devaluación histórica del real: será más barato veranear en Brasil, pero los industriales ya evalúan pérdidas

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS