Las fintech fueron uno de los sectores que más crecieron dentro del ámbito emprendedor (istock)
Las fintech fueron uno de los sectores que más crecieron dentro del ámbito emprendedor (istock)

No es novedad que se vive en un mundo en constante evolución. En las últimas décadas, las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, la Internet de las cosas (IoT) y 'blockchain', son algunas de las herramientas que redefinieron la mayor parte de los aspectos de la vida cotidiana y la manera en que las personas se conectan con el mundo.

Uno de los campos que se transformó abismalmente con la llegada de este nuevo 'paradigma' fue el de las instituciones financieras. Los bancos, las aseguradoras y las compañías de administración de activos están llevando a cabo grandes esfuerzos de transformación, pasando de complejos entornos de tecnología heredada a operaciones más ágiles, al mismo tiempo resultan en procesos más eficientes que aseguran el efectivo cumplimiento de las distintas y múltiples regulaciones aplicables.

Así, las instituciones financieras ven a las nuevas empresas de tecnología, -las famosas Fintech-, como una parte importante del futuro digital. A nivel global cada vez más son los países que comienzan a ser atractivos para el
financiamiento en fintech. Durante el primer semestre de 2019 se
realizaron importantes transacciones en Francia, Canadá, China, Alemania
y Estados Unidos, y también en nuestro país. Precisamente, esta diversidad
es la que ayudó a que la inversión se mantenga relativamente fuerte, a pesar
de que no se realizaron transacciones de gran envergadura.

Precisamente, el estudio de KPMG sobre las inversiones mundiales en
Fintech registradas en la primera mitad del año arrojó un total U$S 37,9 mil millones en 962 transacciones realizadas a través de capitales de riesgo, privados de inversión, y fusiones y adquisiciones.

La cifra fue menor a la del año anterior -U$S 120 mil millones en 2018-, pero según los analistas es probable que tal disminución sea temporaria a juzgar por las grandes operaciones de fusiones y adquisiciones que se avecinan. De todas maneras, entre las buenas noticias se destacó en el continente americano la Argentina a raíz de la venta de Prisma Medios de Pago a Advent International por U$S 725 millones.

Teniendo en cuenta este contexto, y para vislumbrar como las organizaciones están abordando las oportunidades estratégicas presentadas por Finteches, se realizó una encuesta donde participaron más de 160 instituciones financieras de 36 países.

¿Cuáles fueron los resultados?

La investigación de KPMG muestra que, si bien las instituciones financieras reconocen que el fintech es un importante factor de disrupción, no ha surgido un camino único para definir cómo las empresas deben abordarlo.

IoT o Internet de las Cosas, hace alusión a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet. (iStock)
IoT o Internet de las Cosas, hace alusión a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet. (iStock)

Según expertos, una de las mejores prácticas -clave en las instituciones
financieras líderes-, es la estrategia: tener una estrategia fintech clara que
quede alineada con los objetivos de la organización, considere los activos y
capacidades actuales, e incluya un plan de ejecución para abordar las
brechas y gestionar una transformación.

Generación del 2030

El relevamiento de KPMG también plantea preguntas profundas para el sector del servicio fijo, ya que se esperará una ventanilla única para productos y servicios, un tratamiento a medida y una mejora sustancial en
la experiencia del cliente.

Los clientes buscarán soluciones que ofrezcan resultados vinculados a sus eventos de vida o negocios.

Más que relaciones personales, valdrá la lealtad del cliente a largo plazo y en el cumplimiento de los objetivos financieros también de largo plazo

Sin embargo, el servicio al cliente será más importante que nunca. Los proveedores dominantes serán aquellos que permitan el deshacer de una variedad de soluciones de alta calidad y competencia a través de una plataforma sin fricción. Además, a medida que la innovación reduce el costo de servicio, un grupo más amplio de clientes se beneficiará con la industria.

La inclusión financiera resultará también promovida a través de este tipo de
estrategias de consolidación de la banca tradicional con la banca digital,
para finalmente lograr abordar las necesidades de aquellos que por distintos
motivos – que incluyen situación geográfica, costos y volumen de
operaciones – quedan actualmente excluidos.

En conclusión, el diseño de una estrategia fintech alineada a los objetivos de las instituciones bancarias es prioridad para un mercado financiero más ágil e inclusivo.