Hasta un perfil de inversión conservador puede ser rentable en el actual contexto. (Adrián Escandar)
Hasta un perfil de inversión conservador puede ser rentable en el actual contexto. (Adrián Escandar)

El pasado viernes 28 de junio venció el plazo para pagar la primera cuota del aguinaldo y comenzaron a asomarse las clásicas preguntas: ¿Qué conviene hacer con ese dinero? ¿Pagar deudas? ¿Comprar dólares? ¿Invertir? A eso, se le suma que el 2019 es un año electoral y eso suele significar mayor incertidumbre: ¿habrá cambios en la gestión del gobierno o vamos a continuar con el mismo modelo económico?

Para algunos ahorristas el aguinaldo es un ingreso extra que aprovechan para hacer sus primeras inversiones en el mercado de capitales. Es el momento indicado, entonces, para definir las mejores estrategias de inversión que permitan proteger este capital adicional e incluso potenciar su rendimiento en un contexto económico complejo.

Especialmente si van a hacer sus primeras inversiones en la Bolsa, la recomendación es empezar por lo más sencillo, con un perfil conservador, hoy por hoy, muy rentable también.

Para aprovechar las elevadas tasas en pesos, se podría optar por las Letras Capitalizables (LECAPs) que arrojaron tasas superiores al 58% (TNA) en la última licitación que hizo el Banco Central esta semana. Este instrumento se compara con un Plazo Fijo pero con rendimiento superior y la posibilidad de disponer del efectivo en cualquier momento sin necesidad de esperar el vencimiento.

Subiendo levemente la complejidad del producto, para ganarle a la inflación, una de las mejores alternativas actuales son los bonos indexados por CER. El bono conocido como TC20 tiene el capital indexado por la tasa de inflación y, a los precios actuales, tiene un rendimiento que supera a la inflación en 40%. Además vence en abril del próximo año. Si la inflación desde ahora hasta abril próximo fuera de 30% anual, este bono rendiría 70% anual. Si fuera de 50%, el bono rendiría 90% anual, a este precio de compra, el rendimiento por sobre la inflación ya está determinado.

El otro gran karma de los argentinos es el dólar. Enumero tres propuestas sencillas de qué hacer con los dólares:

1) Licitar Letes que, en la última licitación de esta semana, salieron a un precio que determina un rendimiento de 7,5% anual y que vencen en 7 meses.

2) Comprar bonos de corto plazo como el denominado AO20 (Bonar 2020) que ofrece retornos de 15,9% anual en dólares, que vencen en octubre del año que viene y que se pueden comprar tanto con pesos como con dólares pero los pagos que se recibirán son en la moneda estadounidense. También tienen alta liquidez en el mercado secundario por lo que en caso de querer desarmar posición, puede venderlos en cualquier momento.

3) Para quienes quieren mantenerse al margen del riesgo argentino se destacan fondos comunes de inversión globales que invierten en Bonos Soberanos del Tesoro norteamericano y en Bonos Soberanos y Corporativos de países latinoamericanos. La moneda de suscripción y rescate es el dólar y la exposición al riesgo local se reduce drásticamente. Los montos mínimos de suscripción son bajos, por ejemplo en InvertirOnline el mínimo es de 5 dólares.

En Argentina, el público inversor tiene que perderle miedo a la Bolsa. Las posibilidades mencionadas son aptas para todos por tratarse de instrumentos sencillos, de bajos montos iniciales de inversión y bajo riesgo. Para empezar a invertir se necesita poco más que animarse.