Banco Central (DyN)
Banco Central (DyN)

El fracaso del esquema parece haber quedado a la vista. Las tasas que se pagaron por las Letras de Liquidez (Leliq) volvieron a los niveles del 5 de febrero. Los bancos, presionados por inversores y ahorristas pidieron la tasa más alta, algo que no ocurrió en las anteriores licitaciones.

De hecho, el día anterior la tasa máxima fue de 50% pero el promedio de las colocaciones fue de 46% porque la tasa mínima era de 40,5 por ciento. Y el 5 de febrero, cuando la tasa máxima también era del 50%, la mínima fue de 49,75 por ciento. El Central todavía podía controlar el juego.

Pero esta vez ante la posibilidad de que comience el retiro de plazo fijos, el pilar de todo el sistema, se tuvo que rendir a las condiciones que le impusieron los bancos.

Cada día le van a pedir al Central más tasa para quedarse en pesos. Lo de hoy alcanza para hoy, pero mañana los ahorristas e inversores volverán a pensar en comprar dólares y tendrán que ofrecerles una manzana más grande

La tasa mínima era de 44% y la máxima, la tasa de corte, de 50,50 por ciento. El promedio dio 49,02 por ciento. Esto significa que los Bancos sólo aceptaron renovar sus Leliq si la remuneración era elevada porque ellos deben evitar que sus depositantes se lleven su dinero insatisfecho por las tasas ante la suba del dólar y el recrudecimiento de la inflación.

Por eso, aumentó la tasa en 3 puntos para captar $183.575 millones. Lo que absorbió a este costo, fueron apenas $2.320 millones porque el resto fueron renovaciones y pago de intereses de las Leliq. Los logros ante la medida fueron escasos. El dólar mayorista terminó la rueda a $39,53, es decir 15 centavos por debajo del día anterior. Cada vez que tocaba $39,40, rebotaba porque los tenedores de divisas se volvieron más exigentes.

El dólar al público cerró en 40,54 pesos
El dólar al público cerró en 40,54 pesos

"La señal del mercado hay que escucharla. Cada día le van a pedir al Central más tasa para quedarse en pesos. Lo de hoy alcanza para hoy, pero mañana los ahorristas e inversores volverán a pensar en comprar dólares y tendrán que ofrecerles una manzana más grande", opinó un operador de una de las más grandes mesas de dinero. "El Central quedó a merced de los depositantes", concluyó.

Dólar, reservas y Bolsa

En bancos y casas de cambio, el dólar al público se vendió 17 centavos más barato a $40,54. El "blue" cedió 25 centavos y cotizó a 39,50 pesos.

Las reservas, en tanto, perdieron 49 millones a USD 66.983 millones. La caída del euro, del oro y de otras monedas, hicieron que se pierdan USD 57 millones y, además, se pagaron USD 8 millones a organismos internacionales.

La baja del dólar hizo que el riesgo país se mantenga sin cambios en 708 puntos básicos, debido a que el Bonar 2024, tuvo una leve suba de 0,39%, pero bajo el Bonar 2020.

La Bolsa comenzó y terminó en baja. Con negocios por $695 millones –60% de lo que opero la rueda anterior– el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 1,78 por ciento. Terminó el día en el nivel más bajo.

La suba de tasas, por caso, tuvo más fuerza que el alza del petróleo. Pampa, perdió 4,05%; Petrobras, 2,05% e YPF, 1,72%. Lo más destacado fue Grupo financiero Valores que aumentó 3,95% y fue una de las tres alzas del panel de las líderes.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street, los ADR's argentinos combinaron alzas y bajas. No hubo subas sorprendentes. Lo mejor fue lo de Central Puerto (+1,28%). Entre las bajas, Despegar dejó lo que había ganado el día anterior al perder 3,06%. Edenor bajó 3,95 por ciento.

Para la próxima ruede se espera otra dura batalla. Los compradores de dólares siguen al acecho. Con las tasas más altas y secando la plaza de pesos, no sólo no se consiguió bajar la inflación por el momento, sino que se la reavivó. Los índices ahora hay que recalcularlos hacia arriba. La tasa de interés en estos niveles es un costo, pero la amenaza de suba del dólar –no ya la suba– es otro costo que los empresarios podrían trasladarán a precios de manera preventiva. Lo mismo podría pasar con fletes y otros servicios. Muchos de los que calculaban la inflación de febrero en 3,5% están rehaciendo sus cuentas.

Seguí leyendo: