Los presidentes Macri y Bolsonaro, en la visita del mandatario argentino al país vecino
Los presidentes Macri y Bolsonaro, en la visita del mandatario argentino al país vecino

El futuro de las acciones argentinas depende de dos factores, ambos sin mayores certidumbres y definiciones por el momento: las elecciones y el ingreso del país a la categoría de mercado emergente. Así se desprende del más reciente informe de Bradesco BBI, el brazo de banca de inversión del banco brasileño, en el que se proyecta el impacto de una serie de escenarios electorales sobre el sector bursátil argentino.

El reporte analiza la estrategia de "operar la probabilidad de ajustes fiscales luego de las elecciones". Dentro de esa estrategia, se proyecta un crecimiento en el índice MSCI Argentina de hasta 16% para fines de 2019. El mismo es la denominación dada a un grupo de acciones locales por el MSCI, el elaborador de índices bursátiles que en junio del año pasado aprobó el ingreso del país a su categoría de emergente.

El factor electoral, y en mayor medida la probabilidad de ajuste fiscal luego de las elecciones, determinarán el retorno en dólares que los inversores en acciones pueden llegar a esperar para fin de año y la evolución de los seguros contra default, también llamados CDS. El CDS actúa en cierta instancia como otro tipo de riesgo país, en el que se mide la probabilidad de que un país entre en un cese de pagos de su deuda.

En números, en Bradesco estiman un 65% de probabilidad que se aplique un grado de ajuste fiscal después de las elecciones, con un 10% representando un caso de ajuste fiscal parcial y un 55% un ajuste profundo.

El MSCI oficializará el ingreso de Argentina como mercado emergente en junio de este año
El MSCI oficializará el ingreso de Argentina como mercado emergente en junio de este año

El escenario de mayor ajuste fiscal resultaría, en la visión del banco, una ganancia del 55% en dólares. Por otro lado, en la entidad calculan un 35% de probabilidad de que el resultado electoral sea tal que no será posible efectuar ningún tipo de ajuste fiscal. En ese caso, el impacto sobre el retorno de la inversión sería extremo: una perdida del 39% medida en dólares.

El informe de Bradesco apunta a una expectativa que los CDS actúen de forma positiva frente a un mayor grado de ajuste fiscal. En el escenario sin ajuste, se espera que el CDS a 5 años escale a 900 puntos básicos. En caso de un ajuste fiscal parcial, se proyecta que el CDS se mantenga en niveles cercanos a las 650 unidades, mientras que un ajuste fiscal profundo resultará en un nivel de 350 puntos.

Con todo, los analistas del banco explican que sus escenarios de ajuste fiscal son fluidos, ya que "aún no hay claridad respecto a quienes terminarán siendo candidatos y sus verdaderas posibilidades de ganar".

Mercado emergente

La recategorización oficial del mercado bursátil argentino como emergente será en junio. A partir de ese momento, el MSCI deberá empezar a reflejar el peso relativo de las cotizaciones argentinas en sus índices globales. Eso significa que los fondos de inversión, sobre todo aquellos que sigan estrategias pasivas de copiar la composición de índices globales, deberán empezar a posicionarse en activos argentinos.

En su informe, los analistas proyectan que el flujo inicial de fondos hacia el mercado bursátil argentino será equivalente a USD 1.500 millones, con un crecimiento en valor correspondiente al nuevo nivel de presión.

Como visión global, el informe considera: "los CDS y por lo tanto las acciones van a reflejar una mejor fuerte una vez que haya una mejor idea de quien va a ser el próximo presidente y la economía muestre señales de recuperación".

Seguí leyendo: