Nicolás Dujovne (Adrián Escandar)
Nicolás Dujovne (Adrián Escandar)

Si el que analizara el funcionamiento de los mercados del lunes en el mundo, excluyendo a Estados Unidos que no operó por feriado, fuera un meteorólogo, diría que "el cielo estuvo parcialmente nublado". Todas las bolsas de Europa cayeron y los futuros de Wall Street para el martes cerraron con leves caídas.

En la Argentina el movimiento no se percibió porque los volúmenes operados en las distintas plazas, especialmente en la cambiaria, fueron escasos.

Por eso no se pueden hacer comentarios sobre la suba del dólar de 13 centavos a $38,69 en bancos y casas de cambio y, mucho menos de la caída de 25 centavos del "blue" a  38,75 pesos.

El mercado operó pensando en la licitación de Letras del Tesoro a 7 meses que pagan una tasa de 4,75% anual

En la plaza mayorista, unas pocas operaciones marcaron un aumento de 12 centavos a $38,70, un precio que lo deja solo 8 centavos por encima de la banda inferior de flotación de la divisa.

Cabe aclarar que el mercado operó pensando en la licitación de Letras del Tesoro a 7 meses que pagan una tasa de 4,75% anual. Estos títulos, que se terminan de licitar el martes, solo se pueden adquirir con dólares billete. El Central no acepta, como antes, que se paguen en pesos. Los vencimientos alcanzan a poco más de USD 1.100 millones. El Banco Central apuesta a que el Tesoro renueve casi todo, a pesar de que el vencimiento cae el 19 de agosto, una zona caliente porque es una semana posterior a las PASO del 11 de agosto. Nadie duda de que no habrá peligro para su cobro. Pero la clave estará en las próximas licitaciones que se acercan más a la fecha de las elecciones del 27 de octubre y tienen vencimientos crecientes.

El dólar subió 13 centavos a $38,69 en bancos y casas de cambio (Adrián Escandar)
El dólar subió 13 centavos a $38,69 en bancos y casas de cambio (Adrián Escandar)

A todo esto, en la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) se colocaron $170.307 millones, una cifra algo inferior a los vencimientos que deja en libertad a $3.700 millones. Las tasas fueron recortadas levemente. La tasa máxima bajó 0,15 puntos a 57,34% anual, mientras la tasa promedio cayó 0,12 puntos a 57,13%.

El riesgo país, aunque es una medición que no tiene la representatividad habitual por el feriado de Estados Unidos, bajó 0,15% a 672 puntos básicos debido a que el Bono del Tesoro norteamericano bajó su cotización.

Las reservas, por su parte, perdieron USD 12 millones a 66.417 millones porque en el exterior la fuerte caída del oro de casi 1%, hizo que se perdieran USD 54 millones.

El Banco Central apuesta a que el Tesoro renueve casi todo, a pesar de que el vencimiento cae el 19 de agosto, una zona caliente porque es una semana posterior a las PASO del 11 de agosto

La Bolsa, después de un comienzo negativo, terminó con una suba de 0,58% del S&P Merval. El monto de negocios de algo menos de $300 millones, es la tercera parte de lo que se venía operando. Cabe aclarar que, pese al mal día de las bolsas en el mundo, los inversores buscaron los papeles de YPF (+3,16%) por las expectativas de nuevas subas del petróleo. La acción que más subió fue la de Mirgor (+3,77%), un papel que estaba algo atrasado y ahora acumula un crecimiento de 8,15% en lo que va de enero.

El crudo, pese a algunos anuncios pesimistas sobre como impactará China en el crecimiento mundial, subió 3,32 por ciento. El mundo está dividido entre los moderados y los que asumen riesgos. Las perspectivas son confusas. Unos creen que el problema de la guerra comercial con China está lejos de resolverse y otros apuestan a que pronto no será un problema.

Si se analizan los resultados de algunos activos, los que asumen riesgos parecen predominar a pesar de que bajaron las bolsas de Europa y no parecen buenas las perspectivas del martes para Wall Street. Hay dos señales clave: el oro bajó junto a los bonos del Tesoro de Estados Unidos, dos refugios que se abren cuando hay temores.

Seguí leyendo: