La empresa estatal vio su servicio afectado por varias medidas de fuerza durante el mes pasado (Lihue Althabe)
La empresa estatal vio su servicio afectado por varias medidas de fuerza durante el mes pasado (Lihue Althabe)

Para Aerolíneas Argentinas, noviembre fue un mes marcado por el conflicto gremial que desembocó en seis medidas de fuerza que cortaron el servicio de la línea aérea de bandera. El resultado, de acuerdo con los informes operativos del mes presentados por la empresa, fue una pérdida importante en dos factores centrales: participación de mercado y puntualidad.

En ambos frentes, desde Aerolíneas consideraron que se "rompió la senda de mejora de dos índices claves". Por un lado, en todo el mes transportó un 12% menos de pasajeros respecto a noviembre de 2017. Y en términos de puntualidad, las partidas y los arribos de los vuelos cumplieron con los horarios en un 78% de los casos, por debajo del promedio en el año.

En total, Aerolíneas calculó que 85.000 pasajeros se vieron afectados a lo largo del mes por las medidas de fuerza.

La empresa también analizó que la caída en pasajeros no está vinculada a una menor demanda dentro del ciclo recesivo de la economía, señalando: "Pese a los cambios en la situación macroeconómica, la empresa venía sosteniendo la cantidad de pasajeros respecto al año pasado. En el acumulado del año transportó 11.853.281 pasajeros, con un alza del 2% en el segmento de cabotaje y una caída del 8% en internacional".

La menor cantidad de pasajeros significa que, de acuerdo con datos de EANA, entre octubre y noviembre Aerolíneas pasó de representar un 66% del mercado de cabotaje a un 65%, con una caída de 22% a un 20% de los mercados regional e internacional.

La caída en la métrica que desde la compañía aseguraron era "el registro más valorado por los pasajeros" fue aún mayor. Contra el 87% de puntualidad que el promedio de vuelos de la línea aérea cumplió durante el resto del año, en noviembre la puntualidad se desplomó al 78 por ciento.

Seguí leyendo: