Ana Botín se reunió con la gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra Carolina Stanley. Busca impulsar las microfinanzas
Ana Botín se reunió con la gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra Carolina Stanley. Busca impulsar las microfinanzas

La presidente y principal accionista del Banco Santander, de España, Ana Botín, visitó la Argentina por un día, tras su paso previo por Brasil y Chile, y estuvo en la Cooperativa La Juanita, en Laferrere, partido de La Matanza,  donde Santander Río abrió hace seis años la primera sucursal de inclusión financiera del país. Antes se había encontrado con la gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley. Botín habló con un reducido grupo de prensa, entre los que participó Infobae, y manifestó su confianza en lo que está haciendo el Gobierno para salir adelante.

Pocos minutos antes de que el Indec difundiera otro mes con altísima inflación, y mientras el Banco Central se preparaba para anunciar una nueva baja de las altísimas tasas de interés de regulación monetaria, la dueña del banco privado más grande de la Argentina, Ana Botín, visitó el emprendimiento de la Cooperativa La Juanita, donde hace siete años la entidad puso el ojo para iniciar su programa de inclusión financiera, y se hizo lugar para dialogar con cinco periodistas. La entrevista completa:

—Usted estuvo en Buenos Aires hace un año, ¿qué percibe después de los grandes cambios desde entonces que llevaron a un acuerdo con el FMI, fuerte devaluación, aceleración de la inflación y fuerte recesión?
—El punto de partida de hace unos años era muy complicado. Creo que el camino que se ha tomado es el correcto, y que no puede sorprendernos que hayan aparecido algunos baches en el camino. Claramente que es una situación difícil, pero creo que las medidas que se están tomando eran las necesarias y difíciles, pero era la manera de poder salir adelante, y que la Argentina vuelva a crecer en los próximos años. Yo personalmente, y el Banco Santander, tienen enorme confianza, siempre la hemos tenido, fuimos el primer banco que en enero de 2016, en un momento cuando la Argentina aún estaba en default, nos comprometimos con un REPO (crédito al Banco Central) por USD 1.000 millones, y ahora queremos y vamos a participar en la renovación para 2019.

Creo que las medidas que se están tomando eran las necesarias y difíciles, pero era la manera de poder salir adelante, y que la Argentina vuelva a crecer en los próximos años

—¿La crisis cambiaria no le ha afectado el plan de negocios en la Argentina, porque ha generado algunas pérdidas?
—Los negocios así son. Ahora estamos mejor. Lo importante es que a mediano plazo las cosas tengan sentido económico, y para nosotros las tienen. Hace 30 años que estamos acá y hoy se ve un proyecto que, no solo nosotros, sino mucha gente cree que es la manera de gestionar el país y la economía, y la confianza en las instituciones, de los países, del Fondo Monetario.

He hablado varias veces con la directora del FMI, Christine Lagarde, y hemos coincidido en que estas políticas no son fáciles, había muchos desequilibrios que arreglar, y lo importante es que se está haciendo, y que se haga entre todos, y que para las personas que más están sufriendo el ajuste podamos hacer este tipo de cosas (inclusión financiera) a mayor escala.

Había muchos desequilibrios que arreglar, y lo importante es que se está haciendo, y que se haga entre todos, y que para las personas que más están sufriendo el ajuste podamos hacer este tipo de cosas (inclusión financiera) a mayor escala

Y segundo que se siga invirtiendo en educación, y en las cuestiones que a mediano plazo, como el Potrero Digital, pueda multiplicarse, porque veo cosas increíbles en la Argentina, y lo importante es que hay que ayudar a generar trabajo en la nueva economía. Y hay muchísimas más que podrían beneficiar a este tipo de programas. Por eso estoy acá para darlo a conocer, para que más empresas y gente lo hagan.

Ana Botín y Enrique Cristofani, en La Juanita, en Laferrere. El proyecto impulsado por el diputado Héctor “Toty” Flores, y su hija Silvia
Ana Botín y Enrique Cristofani, en La Juanita, en Laferrere. El proyecto impulsado por el diputado Héctor “Toty” Flores, y su hija Silvia

—Usted hizo referencia a la asistencia del Fondo Monetario. Hay muchos economistas que alertan que el crédito que otorgó al Gobierno le permitirá llegar con lo justo al cierre de 2019, pero para 2020 renacerán las dificultades de sustentabilidad para el pago de los vencimientos de la deuda por parte del gobierno, cualquiera sea el ganador en las elecciones. ¿Cómo observa ese proceso desde España?
—Al final la cuestión es que se está haciendo un trabajo difícil por parte del Gobierno, es algo que tampoco es fácil para los argentinos, sobre todo porque la inflación perjudica mucho a la gente. Pero todos sabemos qué es lo que funciona y lo que se está haciendo se sabe que funciona. Lo que hay que intentar es que la economía argentina vuelva a crecer lo antes posible.

De nuevo, este tipo de iniciativa necesita que haya más gente que tenga trabajo, más gente que sufra menos durante un largo período. Veo enorme confianza en el Gobierno. Por lo que he visto dentro en la Argentina y los datos que me ha mostrado mi equipo en el país, es que dos tercios de los argentinos están de acuerdo, si no con el actual gobierno, con lo que está haciendo el actual gobierno, es decir nadie quiere ir hacia atrás.

Todos sabemos lo que funciona y lo que no funciona. Si queremos hacer políticas sociales hay que crecer, hay que invertir en educación, en proyectos que aceleren el camino para que más gente pueda acceder a un trabajo y a una vida mejor. Los datos objetivos son que se está consiguiendo; y que la confianza del mercado está ahí, el tipo de cambio está estable desde hace un tiempo. Y es lógico que cuando se viene de una situación tan complicada se generan estos baches. Pero pienso que el 2019 va a ser mejor, y puede volver el crecimiento.

Todos sabemos lo que funciona y lo que no funciona. Si queremos hacer políticas sociales hay que crecer, hay que invertir en educación, en proyectos que aceleren el camino para que más gente pueda acceder a un trabajo y a una vida mejor. Los datos objetivos es que se está consiguiendo

—¿Le inquieta la posibilidad de que cambie el gobierno y vuelva una opción populista?
—Nosotros somos un banco, y tenemos que trabajar con cualquier gobierno que sea elegido democráticamente, como en la Argentina, con los brasileños, con los españoles. Siempre vamos a intentar hacer lo mejor. Al final, cualquier empresa está vinculada a la prosperidad de la Argentina, y no a la prosperidad de unos pocos. El negocio nuestro, de Santander, es desde La Juanita hasta las grandes empresas, desde la banca privada. Somos una entidad dedicada a atender a todo tipo de clientes, y lo que queremos es que el país crezca, y de modo sostenible.

—¿No le "asusta" la dureza del ajuste fiscal que propuso el Gobierno para superar la crisis?
—Según entiendo el ajuste que se está planteando, y esta es una de las cuestiones muy positivas, es que el Fondo Monetario se está planteando que se mantengan los programas sociales, esto se está haciendo de manera muy diferente al pasado. Eso es muy bueno porque no se puede pedir un ajuste muy duro a todo el mundo de la misma manera. Sigue siendo difícil, lo mismo que en España, donde tenemos aún mucha gente sin trabajo.
Y tenemos el tema digital: creo que todos debemos pagar los mismos impuestos. No estoy en contra de la innovación, estoy súper a favor de todas las empresas digitales, pero que todas paguen los mismos impuestos, no importa el modelo. Me refiero a las que operan globalmente en una ciudad y venden al mundo, y generan beneficios fuera de donde tienen su estructura de costos. Esto es algo que nos ha ocurrido a las multinacionales desde toda la vida.

Esta vez, Botín estuvo solo por pocas horas en la Argentina
Esta vez, Botín estuvo solo por pocas horas en la Argentina

—¿Cómo está el proyecto de banca digital?
—Estamos trabajando para que la primera banca digital, Openbank, fuera de España, sea en la Argentina, en 2019, aunque hay varios países que están compitiendo. Va a ser una entidad en la que se puedan hacer todas las operaciones de un banco tradicional, pero sin sucursales, con conexiones bien diferentes.

Durante su visita Ana Botín dijo: "Como banco, tenemos un papel relevante para asegurar que el crecimiento sea inclusivo y sostenible. Inclusivo combatiendo la exclusión financiera, ayudando a emprendedores a lanzar sus compañías y crear puestos de trabajo; y sostenible, contribuyendo activamente a un sistema económico y social más balanceado".

La dueña de uno de los bancos privados más grandes del mundo, y el mayor de la Argentina en cartera de depósitos y préstamos, luego de recorrer el desarrollo de la Cooperativa La Juanita, un emprendimiento inclusivo impulsado por el diputado por Cambiemos Héctor "Toty" Flores, y gerenciado por su hija Silvia, dio su primera impresión de esta primera visita al lugar, junto al presidente del Santander Río, Enrique Cristofani:

—Ana Botín: Esto es realmente impresionante, estuve el año pasado con Silvia Flores en unos de los comedores que tiene en la ciudad, y conocía la historia, pero la verdad que verlo acá, en la Cooperativa La Juanita, es muy diferente, es ver las personas, las caras, las historias personales que cuenta la gente del call center, la gente que tenía trabajo y que tenía posibilidades de tener trabajo y que algunos de ellos hayan tenido la posibilidad de poder comprar la casa. Creo que la labor de ellos es increíble. Enrique Cristofani lo empezó, y esto depende del liderazgo de las personas, y él creyó en esto hace ya siete años, y hoy es una realidad, en la que Silvia es la gran protagonista. Y como le dije hace un año, ojalá podamos encontrar a otras, porque hay líderes en todos lados.

—¿Cuál es el involucramiento directo del banco Santander Río en este desarrollo de inclusión financiera?
—AB: Inicialmente, las conversaciones surgieron para abrir un cajero, hoy ya se abrió una sucursal del banco que la construyeron personas de la comunidad y trabajan tres mujeres del barrio; y a partir de ahí empezamos abrir cuentas, otorgar tarjetas de crédito.
—EC: De la mano de Toty, desde 2012 abrimos cuatro sucursales con el foco en la inclusión financiera en la zona; San Miguel Oeste; Laferrere; Castelar Sur y Don Orione.
—AB: Aquí lo importante es que a partir de ahí hoy tenemos un call center con personas que nunca habían tenido un trabajo de ese estilo, pero gracias a la ayuda y al trabajo de capacitación a gente que pensaba que no la podía tener, hoy lo tienen y eso es increíble. Y es importante que se cuente, por eso queríamos que vinieran, porque hay que hacer mucho más de esto, y se puede hacer. Porque existen personas como Silvia Flores con su trabajo. Y si lo pudo hacer Santander, lo pueden hacer muchas otras empresas, y muchos más bancos, y así llegamos a 50.000 clientes en toda el área, y se podría llegar a 120.000.

En La Juanita se llevan talleres de capacitación para facilitar una rápida salida laboral
En La Juanita se llevan talleres de capacitación para facilitar una rápida salida laboral

—¿Han pedido alguna colaboración o apoyo del Estado?
—EC: Cuando venimos aquí pensamos en la inclusión financiera, pero rápidamente nos cuenta que era necesario trabajar en red con otras empresas para crear conocimiento y empleo. Y como decía Ana, Accenture va a estar viniendo.
—AB: Sí, es el primero que va a abrir su call center, pero van a venir muchas más, como Iguanafix y Sinteplast. Una de las cosas que queremos hacer es cómo llevar esto al siguiente nivel como modelo. Hoy preguntaba al equipo de tres mujeres que tenemos trabajando en la sucursal: ¿y si alguna vez viene una persona a la que no le podamos dar un crédito? Y la respuesta fue sí, porque cuando alguien empieza de cero no tenemos capacidad para dar un préstamo. Tenemos un programa en Brasil y en México donde le damos préstamos a gente que tiene su negocio. ¿Cómo lo hacemos? Con el acompañamiento del Estado para este tipo de programas que tiene que ser sostenible, porque de lo contrario no son escalables. Esto es sumamente importante para que puedan llegar a mucha más gente.

El banco construye la sucursal, pone el producto, pero en algún momento tengo que tener algo de ayuda, y es ahí donde el Estado subsidia parte de la tasa de interés, que en Brasil y México con tasas de 5% a 6% anual es de la mitad. Eso es súper eficiente para todos. El Estado gana porque hace algo por la sociedad, y nosotros también, porque si esa gente crea trabajo, luego esos empleados serán mis clientes. Estos programas no tienen que tener un retorno alto, pero tienen que ser sostenibles, porque nosotros somos una organización de mercado y debemos generar dividendos al accionista que es quien nos controla.

“El programa de inclusión financiera requiere del acompañamiento del Estado”, explica la empresaria española
“El programa de inclusión financiera requiere del acompañamiento del Estado”, explica la empresaria española

—Antes de la visita a la Juanita, se reunió con la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y con la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, donde habló de la situación social del país y en particular del conurbano bonaerense. ¿Qué respuesta encontró a su pedido de colaboración con el programa de Inclusión Financiera Integral?
—Total apertura. Nos han dicho que veamos el programa, es el trabajo que tiene que hacer el equipo del banco, con el desarrollo de las Microfinanzas, como tenemos en Brasil desde hace 15 años, que es el más importante de ese país; y 12 meses en Chile, para implementarlo en un año en la Argentina. En un proyecto fantástico, porque cada país depende del otro. Y lo que hace Silvia Flores aquí nos podría ayudar. El Gobierno quiere hacerlo, pero necesitamos encontrar la fórmula para ejecutarlo. Espero que en un año, cuando vuelva, ya esté en marcha.

Enrique Cristofani agregó que en estas cuatro sucursales se ha observado no solo que crece el total de préstamos en microemprendimientos –son el 30% del total–, sino también de depósitos, es decir la gente también ahorra.