Luis Caputo, presidente del Central (Manuel Cortina)
Luis Caputo, presidente del Central (Manuel Cortina)

Los compradores de dólares no se repusieron del impacto del miércoles, cuando a minutos del cierre, la mesa de dinero del Banco Central vendió más de USD 100 millones en la plaza interbancaria y derrumbó el precio de contado y el mercado de futuros.

Para Luis Caputo, el presidente del Central, es el punto vulnerable de la divisa porque jugadores confiados en que la moneda no va a bajar, están jugados por encima de sus posibilidades en todos los fines de mes.

La del jueves fue una baja distinta a la del miércoles. El Central no tuvo necesidad de intervenir. El dólar no solo cerró en el menor valor del día, sino que el peso argentino se fortaleció más de 3% en 48 horas.

Hubo un dato esperanzador para países emergentes, que revirtió la suba arrolladora del dólar cerca del final de la rueda. El déficit comercial de Estados Unidos con China alcanzó un nuevo récord y demostró que la fortaleza de la divisa norteamericana atenta contra los objetivos de Donald Trump de revertir su déficit comercial. La guerra comercial contra Europa, México, Canadá y China, no cambió la situación. Por el contrario, la agravaron y Wall Street lo demuestra con ruedas débiles donde predominan las bajas, especialmente en el sector tecnológico.

El dólar no solo cerró en el menor valor del día, sino que el peso argentino se fortaleció más de 3% en 48 horas

Para el Gobierno, el jueves fue un día como le gustaría que fueran los que vienen. Dólar en baja y bolsa con fuertes subas porque aparecieron compradores del exterior atraídos por los precios de liquidación -medidos en dólares- que tienen la mayoría de las acciones. Hoy nadie elige los papeles por sus balances, sino por su precio. Eso explica la resurrección de las empresas que más bajaron en las últimas ruedas.

En este escenario, el dólar en bancos y casas de cambio se vendió a $38,32 (-2,37%), lo que implica una baja de 93 centavos respecto al día anterior. La falta de pesos sigue golpeando al "blue" que sigue en $ 38, el lugar donde quiere verlo el Central. "Cuando el 'blue' está por debajo del dólar oficial, es una buena señal para el Central", dijo un operador desalentado por la falta de clientes en la mesa que dirige.

El dólar se vendió a $38,32, una baja de 93 centavos respecto al día anterior
El dólar se vendió a $38,32, una baja de 93 centavos respecto al día anterior

El problema es que el Central, al ser un vendedor en soledad, no puede repetir los esquemas porque dejaría de sorprender a los compradores. Por eso el mercado hizo una pausa para reorganizarse y ver si tras aparecen nuevos vendedores.

Por caso, en el mercado de futuros donde el dólar para fin de octubre en dos días perdió $2 -un quebranto sensible para los que están "comprados"- no hubo grandes cambios. Se está en los primeros días del mes y los jugadores quieren ver si esta tendencia se mantiene. Con estrés se mantienen sin desarmar sus posiciones.

Saben que todos están atentos a las negociaciones con el FMI y a la aprobación del presupuesto con sus recortes. Pero ambas situaciones, aunque sean exitosas, no garantizan la flaqueza del dólar.

El problema es que el Central, al ser un vendedor en soledad, no puede repetir los esquemas porque dejaría de sorprender a los compradores

Para el mercado el problema no es el valor del dólar, sino de los bonos en dólares que son los que rigen el riesgo país. Si le dieran a elegir a los operadores qué dato quieren conocer anticipadamente, una buena negociación con el FMI o la reelección de Macri, se quedarían con el segundo porque les devolvería la confianza en los bonos en dólares.

A todo esto, en el mercado mayorista, donde operan los bancos, se negociaron tan solo USD 304 millones. La cifra muestra lo reducido de la plaza porque se marcharon hace tiempo una gran parte de los fondos del exterior. El dólar abrió a $38,60 sin compradores. A las 11.40 cuando las pretensiones bajaron $1 a $37,60 comenzó a moverse la plaza. Los jugadores esperaron hasta último momento en la esperanza de que se dé vuelta el mercado. Como eso no sucedió aparecieron nuevos vendedores que lo llevaron al cierre a $37,45 (-2,78%), un valor que es $1,07 inferior al del miércoles.

Las reservas aumentaron USD 84 millones a 51.140 millones y fue otra buena noticia para el Gobierno. El superávit se logró por una ganancia de 16 millones por la leve suba del euro, la libra esterlina, el yen y el oro. Por otra parte, se hicieron pagos a organismos internaciones por 5 millones.

El lado positivo es que el aumento se debió a la tenencia de dólares de los bancos en el Central por aumento de los depósitos, que en los últimos 5 días hábiles habían caído casi USD 1.000 millones por las necesidades de fin de mes de sueldos y de compensar las pérdidas del mercado de futuros. De todas maneras, los depósitos están en el nivel más elevado de los últimos 18 años.

Las reservas aumentaron USD 84 millones a 51.140 millones y fue otra buena noticia para el Gobierno

En el mercado de bonos de la deuda, los negocios se mantuvieron elevados en $27.953 millones. Como el Bonar 2024, el título en dólares de referencia, bajó 1,61% -menos que el billete- y la tasa de interés en Estados Unidos cedió a 2,90%, el riesgo país argentino disminuyó 1,08% a 736 puntos básicos. Un nivel que indica que si la Argentina quiere salir a buscar dinero al mercado internacional debería pagar una tasa de 10,26%, un nivel impensable para endeudarse.

La Bolsa fue el mercado que alegró a los inversores. El índice Merval de las acciones líderes aumentó 4,10% con negocios por $ 1.673 millones, el doble de lo que se negociaba la semana pasada. La plaza estuvo sostenida toda la rueda y lo más sobresaliente fue la suba de Central Puerto (+14,59%). Esta compañía tiene sus tarifas atadas al dólar. Pero como el mercado espera que el nuevo convenio con el FMI implique una aceleración en el sinceramiento de tarifas de luz y gas, todas las empresas energéticas tuvieron un comportamiento sobresaliente. Distribuidora de Gas Cuyana anotó 12,69%. Para entender el vuelco de los inversores. La empresa de Cuyo lleva ganado en el año 9% contra una suba de más de 100% del dólar. Central Puerto acumula aumentos de apenas 5,18% en 2018.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

Los bancos aportaron lo suyo. Galicia avanzó 11,69% y Supervielle, 10,20%. Galicia cayó en lo que va del año 32,44% y Supervielle lleva acumulada una baja de 51,34%. En los precios atrasados, más que en los balances, está la explicación de estos aumentos.

En Wall Street, los ADR's argentinos, certificados de acciones que cotizan en dólares, atrajeron a los inversores. Central Puerto ganó casi 17% y Banco Francés 15,4%.

Desde el discurso de Mauricio Macri y las medidas anunciadas por Nicolás Dujovne, es la primera vez que el Gobierno consigue alguna tregua. Saben que no deben bajar la guardia, que estabilizar el dólar no sirve, sino controlan la inflación y en ese campo hay demasiadas dudas.

Seguí leyendo: