Federico Garimberti, Tommaso Fumelli  y Fabio Lazzerini, en las oficinas argentinas de Alitalia
Federico Garimberti, Tommaso Fumelli  y Fabio Lazzerini, en las oficinas argentinas de Alitalia

"Argentina representa un mercado muy importante para Alitalia, son el cuarto solo atrás de Estados Unidos, Brasil y Japón", le dice a Infobae Fabio Lazzerini, CCO, o Director Comercial global de la empresa aérea italiana, que opera en el país hace 70 años.

Italia es el país europeo donde las low cost tienen mayor presencia. Allí, las aerolíneas tradicionales encontraron margen para competir haciendo más flexibles sus ofertas. Además, a los nuevos competidores les toca enfrentar también problemas "clásicos", de la industria, como los conflictos gremiales. "Se da una convergencia hacia el medio", agrega Lazzerini.

El ejecutivo visitó Buenos Aires donde dialogó con varios medios junto a Tommaso Fumelli, director general para Argentina. Si bien ambos reconocen que "los cambios en el dólar que se ven desde abril aplazaron un poco los planes de inversión", el flujo turístico entre Buenos Aires y Roma continua siendo uno de los más populares, habiendo crecido un 3% interanual en la primera mitad de este año, contra un 10% a nivel global.

En esa línea, a partir de noviembre uno de los dos aviones que actualmente se usan para los siete viajes semanales de la empresa será cambiado por otro con 100 lugares más de capacidad.

Tomasso: “Estamos probando que se puede recuperar terreno contra las low cost”
Tomasso: “Estamos probando que se puede recuperar terreno contra las low cost”

La inversión planeada antes de los vaivenes cambiarios incluía un aumento de frecuencia para los viajes entre Roma y Buenos Aires, pasando a 10. La motivación principal surgía de que esos vuelos tuvieron una ocupación del 91% durante el primer trimestre de año, previo al aumento en el tipo de cambio. Con todo, las expectativas continuan siendo positivas respecto al turista argentino.

"Hay 20 millones de argentinos con descendencia italiana, creemos que eso en sí provee un flujo natural, más allá de que es innegable que un viaje de USD 1.000 ahora no es lo mismo que era en enero", diferencia Fumelli.

El balance que hacen desde la empresa también contempla el mayor atractivo que representa el país para los europeos, con lo cual el mayor flujo que ingresa al país permitiría compensar la falta de argentinos que parten desde Argentina.

Los cambios en el dólar que se ven desde abril aplazaron un poco los planes de inversión

Respecto al plazo de tiempo en el que evaluaran la economía argentina para determinar inversiones, los ejecutivos no dieron definiciones pero plantean un mínimo en los próximos seis meses.

Las low cost dejan de ser una amenaza

Frente la pregunta de Infobae sobre como el mercado europeo funciona actualmente con una fuerte presencia de empresas como Ryanair, Easyjet y JetBlue, comparando con el ingreso de nuevos jugadores en Argentina y el cambio de reglas que nacen como consecuencia, los empresarios hacen una distinción entre competir con participantes nuevos y lo que sucede cuando el sector comienza a adaptarse al mismo.

"La competencia nunca va a poder ir desde el lado de la tarifa, porque si bien ahora estamos bastante cerca de las ofertas de las low cost, ellos operan con una estructura de costos muy distinta", dice Fumelli. "Pero hacemos la diferencia en el tipo de producto que proveemos, dando un mejor servicio y distintas ofertas que sean atractivas para muchos tipos de viajeros", agrega.

La empresa tiene presencia local desde hace 70 años
La empresa tiene presencia local desde hace 70 años

"Lo que está pasando es que hay una convergencia a un punto medio, porque nosotros nos acercamos desde el terreno de las ofertas y las low cost no pueden seguir poniendo precios más bajos cada vez. También vienen enfrentándose con problemas más típicos de aerolíneas tradicionales como conflictos gremiales y demandas de mayor recompensa a la lealtad de los clientes", explica Lazzerini.

Ambos italianos coinciden en que las low cost parecen haber llegado para quedarse, pero que los datos de la cantidad de viajes y facturación de las aerolíneas tradicionales, como Alitalia, demuestran que se puede seguir compitiendo a un alto nivel.

Seguí leyendo: