El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger (Patricio Murphy)
El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger (Patricio Murphy)

El aumento de tasas de interés en Argentina sigue repercutiendo en la prensa internacional. La semana pasada, el tema ocupó la agenda de medios especializados como Forbes y el Financial Times e incluso The Economist habló de la "crisis del gradualismo". Ahora el Wall Street Journal (WSJ), el medio de referencia del mercado bursátil más grande del mundo, habla de un mercado "amargándose".

"La moneda de Argentina está tambaleándose y sus tasas de interés aumentaron a 40%, aporreando a inversores que se habían agolpado para ingresar a un mercado que había sido uno de los de mejor desempeño del mundo". Así comienza el artículo publicado por WSJ bajo el título "De mejor a peor: el mercado argentino se amarga mientras las tasas vuelan a 40%".

El artículo, publicado durante el fin de semana, se refiere a varios puntos de inflexión sucedidos en el mercado argentino y cita a varios jugadores del sector financiero global. Como el punto de partida alude a la presión sobre el tipo de cambio y la intervención del Banco Central a lo largo de abril por USD 4.300 millones "para sostener una divisa hundida".

La nota del Wall Street Journal es concluyente para el mercado argentino: “De mal en peor”
La nota del Wall Street Journal es concluyente para el mercado argentino: “De mal en peor”

"El mercado estuvo en modo de pánico total estos últimos días", explicó a WSJ Brendan Murphy, jefe de renta fija global y multisectorial en BNY Mellon Asset Management North America.

De acuerdo al artículo, la pérdida de valor del peso es la última señal acerca de que el aumento de tasas norteamericanas y un fortalecimiento global del dólar incentivan a inversores a sacar dinero de algunos de los "mercados más arriesgados, especialmente aquellos con los déficit comerciales y fiscales más grandes".

La Argentina, presente en la portada del Journal
La Argentina, presente en la portada del Journal

También explica que las reformas financieras de los últimos dos años y el cierre del default eran buenas señales superficiales, pero que las cuestiones de fondo seguían siendo preocupantes. El artículo de Julie Wernau y Ira Iosebashvili cita a Daniel Kerner, de la consultora Eurasia Group, quien puntualiza que "era una buena historia que los mercados querían creer".

Wall Street Journal explica que el aumento de tasas puede no ser suficiente para compensar el riesgo inversor

Algunos inversores también plantearon sus dudas sobre la situación. Gerardo Zamorano, co-portfolio manager de Brandes Emerging Markest Strategy, explicó que el surgimiento inflacionario y el tipo de cambio lo llevó a reducir la inversión de su portfolio en Argentina, de un 5% del total a un 2 por ciento. "El presidente Macri tiene hasta el próximo ciclo electoral para demostrar que los últimos movimientos funcionan", concluyó Zamorano.

Mientras tanto, Pablo Zevallos de Dalton Investments justifica su reticencia a invertir en el país considerando que "estos ajustes graduales no estuvieron funcionando" y que el Gobierno "no tiene la inflación bajo control, no están libres de dudas".

Seguí leyendo: