En algunas casas de cambio la divisa se vendió al público a más de $20,30 (Adrián Escandar)
En algunas casas de cambio la divisa se vendió al público a más de $20,30 (Adrián Escandar)

Aunque fue una jornada algo más tranquila para los mercados bursátiles y financieros, el dólar siguió con su lenta pero constante tendencia alcista, en el primer día de cinco sin trabas por el paro de los bancarios.

La cotización cerró a $20,27 en el promedio de entidades que releva por la vía electrónica el Banco Central para la venta al sector minorista, pero las luces de alerta se encendieron por el comportamiento del mayorista. En esa franja finalizó a $19,98 y la incógnita entre los operadores es si volverá a aparecer el Tesoro para marcar la cancha y evitar que supere los $20, algo que ya hizo en dos oportunidades en el último mes.

El mercado se pregunta si el Tesoro volverá a desprenderse de dólares depositados en la banca oficial para contener la escalada del tipo de cambio mayorista

Según explicaron operadores cambiarios a Infobae, es notoria la demanda de dólares para importaciones y para atesoramiento de parte de los ahorristas. Por eso, la gran incógnita es si aparecerá el Tesoro a vender para marcar la cotización y evitar que la divisa siga trepando.

Sin la presencia oficial, el mercado cambiario sigue desbalanceado, con una demanda que viene superando a la oferta.

Además, hay cierta inquietud por los efectos de la sequía en el campo, que podría significar una merma de divisas de entre USD 3.000 y 4.000 millones a lo largo del año.

A eso se suma que en el último mes no hubo colocaciones de deuda en el sector privado en el exterior, por lo que esa escasez se vuelve más notoria.

La demanda de divisas por parte de importadores y atesoramiento contrasta con la escasez de oferta por falta de liquidación del campo y la ausencia de emisiones de deuda.

Desequilibrio entre la oferta y la demanda

Se estima que por lo menos durante un mes más el mercado seguirá desbalanceado, no sólo porque no arrancó la liquidación de la cosecha gruesa aún, sino también porque entran menos dólares para aprovechar las elevadas tasas de interés en pesos y tampoco ingresan divisas por colocaciones nuevas de deuda de provincias o privados.

En ese sentido, la suba de las tasas en Estados Unidos enfriaron al menos por el momento el mercado para nuevas emisiones de bonos.

Esta semana se registraron algunas ventas de dólares por parte de AySA, que había colocado bonos en el mercado internacional por USD 500 millones en enero.

Los $20 es la barrera que por ahora no quiere pasar el Gobierno en ele canal mayorista para no afectar el ritmo de la inflación
Los $20 es la barrera que por ahora no quiere pasar el Gobierno en ele canal mayorista para no afectar el ritmo de la inflación

Caída del riesgo país

Para los mercados fue un día más tranquilo por el retroceso (leve) de la tasa a diez años de los bonos norteamericanos: de 2,94% anual pasó a 2,92%. Y al menos por un rato se alejó el temor de que supere el 3%, un nivel que no toca desde el 2014. Desde el 2011 que ese rendimiento no supera 3,05% anual.

Este escenario de tasas un poco más altas en Estados Unidos mantiene más nerviosos a los operadores pero ayer fue un día de tregua y los principales índices de Wall Street reflejaron alzas levemente inferiores a 1%. El Dow terminó casi 0,7% arriba, aunque las tecnológicas terminaron con caídas marginales.

El mercado local estuvo lejos de la euforia y sigue operando con cautela. El índice Merval terminó con un aumento mínimo de 0,25%, pero que significó una caída en moneda dura si se tiene en cuenta el salto del tipo de cambio.

El dato favorable de día lo aportaron los bonos, impulsando una baja del riesgo país de 1%, hasta 393 puntos. La baja de la tasa norteamericana le dio un poco de respiro a los títulos argentinos, aunque se espera que la volatilidad continúe.