Luis Caputo, ministro de Finanzas.
Luis Caputo, ministro de Finanzas.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue uno de los principales oradores de la 38° Convención Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), en la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche.

En un breve aparte con periodistas, Caputo afirmó que "la necesidad de financiamiento de 2018 va a ser un poco menos que este año", aunque advirtió que los montos previstos todavía están bajo evaluación y van a ser difundidos "los detalles en su momento" por el Ministerio de Finanzas.

En 2017 el programa de financiamiento oficial estableció la emisión de nueva deuda por unos USD 20.000 millones, para cubrir el déficit fiscal, más otros USD 20.000 millones colocados con el objetivo de renovación de vencimientos.

El ministro de Finanzas también adelantó que está previsto la emisión de títulos soberanos en otras monedas además del dólar, como euros y yenes.

Los procesos de reformas estructurales son ciclos que duran 20 años

Durante su exposición en la Convención Anual del IAEF, Caputo ponderó las reformas económicas impulsadas desde diciembre de 2015 y señaló que "esta confianza del mundo financiero generada después de la salida del default tiene que derramar en la gente y en las PyME".

Aseguró que corregir los desequilibrios de la economía, con alta inflación, distorsión de precios relativos y bajo crecimiento "es un camino muy largo, sabemos que falta mucho y no hay que impacientarse. Estos procesos de reformas estructurales son ciclos que duran 20 años, claramente estamos empezando".

Caputo indicó que el gobierno de Mauricio Macri quiere "lograr un cambio fundacional y estoy convencido que esto vino para quedarse".

"Las PASO han sido un espaldarazo enorme de energía y confianza, porque después de 20 meses duros, en que hubo que tomar medidas difíciles para la gente, es la gente la que nos está diciendo que la vieja política está en retirada", evaluó.

 

Aseguró que "este cambio", para que la economía del país "esté mejor año a año, sin la volatilidad que es tan propia de Argentina" está hoy "al alcance de nuestras manos", describió.

"Estamos totalmente convencidos que Argentina va a ser el país estrella de los próximos 20 años", refirió, y consideró que el actual "es un basamento para este cambio fundamental y fundacional que estamos haciendo en todo sentido".

BANCARIZACIÓN PARA REDUCIR LA PRESIÓN TRIBUTARIA

Ante una audiencia especializada, el funcionario destacó la estrategia puesta en marcha en el Consejo de Inclusión Financiera. El ministro explicó que la incorporación de gran parte de la población al sistema financiero gracias a la tecnología permitirá además de reducir el uso de efectivo, reducir impuestos, gracias a la transición "de la informalidad a la bancarización".

"En los países desarrollados se pagan menores impuestos porque el 95% de la población está bancarizada. Con el correr de los años hemos expulsado más gente a la informalidad y por eso los Gobiernos de turno tuvieron que inventar nuevos impuestos. Y pasamos a entrar en un círculo vicioso, con una economía cada vez menos competitiva", evaluó.

"La tecnología nos va a dar una gran mano para integrar a la población y pasar de la informalidad a la bancarización", y así evitar, entre otros, "los altos costos logísticos de trasladar efectivo para las cadenas de retail, además de los riesgos de un delito", describió.

LEA MÁS