Los fuertes vencimientos de deuda pública fueron contrarrestados con nuevas emisiones y el ingreso de divisas con el blanqueo
Los fuertes vencimientos de deuda pública fueron contrarrestados con nuevas emisiones y el ingreso de divisas con el blanqueo

El resultado fue una sobreoferta de dólares de las empresas y de los contribuyentes que llevaron sus billetes a los bancos para no quedar afuera de la normalización de sus cuentas con la AFIP.

El Banco Central aprovechó la enorme oferta de divisas para cancelar obligaciones del exterior que hicieron caer sus reservas al cierre del mes más de USD 2.800 millones.

Por supuesto, los mercados funcionaron con las convulsiones que traen estas medidas. Hubo más reacomodamientos que búsqueda de oportunidades. La desorientación fue grande. La salida de los más conservadores fue gradual después de once ruedas consecutivas de subas.

Durante las últimas cuatro ruedas, la Bolsa fue buscando un piso. Lo hizo en cámara lenta y con una caída de 40% de los negocios respecto de los que se hicieron durante los once días de euforia. Esto demuestra que los tenedores de acciones no salieron a rematarlas y prefirieron mantenerlas en su cartera esperando el rebote.

El índice Merval terminó la última rueda de octubre con caída de 1,44 por ciento

De esta manera, el índice Merval terminó la rueda 1,44% abajo con operaciones por 358 millones de pesos. En el balance del mes, el índice de las acciones líderes cerró 5,6% arriba con los papeles de energía en la cumbre, ya que Edenor subió algo más de 30% y Petrobras poco más de 23 por ciento.

Era inevitable la toma de ganancias porque se ganó demasiado en poco tiempo. Ahora con los papeles en un nivel accesible habrá un recambio porque hay inversores que se pusieron precios-meta para entrar a la Bolsa.

EL DÓLAR PAGÓ EL COSTO DE LA ABUNDANCIA

En el mercado del "dólar-hoy", donde el público compra divisas a los bancos y casas de cambio, el billete de Estados Unidos perdió 2 y cerró a 15,40 pesos. A lo largo del mes cedió 14 centavos (0,8%). El "blue" cayó un centavo, a $15,56 y a lo largo de octubre perdió uno por ciento.

En la plaza mayorista, donde ingresan los dólares del blanqueo y del comercio exterior, el monto operado no excedió lo habitual, USD 266 millones. La divisa abrió a $15,25, un valor que le pareció exagerado al mercado. Cuando las propuestas cedieron a $15,184, se armó la plaza. Pero fue tanta la superioridad de manos vendedoras, que la divisa terminó a $15,155, 4 centavos por debajo del viernes y 16 centavos menos que a principios de mes.

El dólar mayorista abrió a $15,25 pero no pudo sostenerse por la sobreoferta y cedió a $15,155 al cierre

En el mercado de futuros, con un buen monto de negocios todos los plazos cerraron a la baja. Fin de octubre perdió 0,27% y se operó a $15,1745, mientras fin de septiembre de 2017 cotizó a 18,0333, bajó 0,11 por ciento.

Las reservas padecieron el pago de USD 2.500 millones al Banco de Basilea, el Banco Central de los Bancos Centrales, un prestador de última instancia cuando escasean las reservas. También se cancelaron intereses del Bonard 2016 por USD 134,8 millones. Además, se perdieron 9 millones por la baja del oro y el euro y se saldó deuda por 25 millones con organismos internacionales y Brasil. El saldo final fue una pérdida de reservas de USD 2.809 millones a USD 37.208 millones.

El techo de los USD 40.000 millones pronto volverá a ser perforado

El techo de los 40 mil millones de dólares pronto volverá a perforarse cuando los dólares del blanqueo ingresen al sistema.

En tanto, los bonos de la deuda operaron $3.178 millones de pesos. Los títulos en dólares con legislación argentina acompañaron la caída del dólar. El Bonar X que vence en abril próximo cedió 0,17%, mientras el Bonar 2024 perdió 0,50%. En el balance mensual, el Bonar X quedó 3,5% abajo y el Bonar 2024 quedó sin cambios.

Si hay una historia financiera que se reescribirá, será la que comienza en noviembre, donde los ánimos estarán más aplacados por el blanqueo y se volverán a asumir posiciones de riesgo. Todo indica que noviembre seguirá siendo el mes de los papeles de empresas de petróleo, gas y electricidad y también de los bancos fortalecidos por los negocios que traerá el blanqueo.