Cuáles son los medidas que propone la FAO para hacer frente a la crisis alimentaria mundial

Las mismas fueron presentadas por el Director General de la FAO, durante una exposición realizada en el marco del Grupo de los Siete, en Alemania.

Qu Dongyu, Director General de la FAO.
Qu Dongyu, Director General de la FAO.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (conocida bajo la sigla FAO) instó a la adopción de un conjunto de “cinco medidas urgentes” para hacer frente a la crisis alimentaria mundial y facilitar la transformación de los sistemas agroalimentarios que se desarrollan en cada país. Esto atento a cuestiones como las dificultades para alcanzar el nivel de “Hambre Cero” en el 2030 y el aumento que exhiben las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura.

Entre las propuestas figuran la necesidad de evitar el desperdicio de alimentos, en especial de frutas y verduras en los países productores, y también la oportunidad de disponer de un “uso más efectivo” de los fertilizantes para producir una mejora palpable en los cultivos. La propuesta fue presentada por Qu Dongyu, Director General de la FAO, durante una exposición realizada en el marco del Grupo de los Siete en Alemania. Allí el directivo de la ONU instó a atender la crisis mundial de alimentos y otras cuestiones para desarrollar y mejorar los sistemas de producción de materias primas y alimentos.

Entre las medidas consignadas como urgentes por Qu figura el pedido cursado para intensificar la “inversión” en aquellos países que se ven más afectados por la suba de los precios de los alimentos por la inestabilidad mundial y los conflictos bélicos. También mencionó no solo “apoyar la producción” sino también promover la generación de “alimentos nutritivos”. Indicó que “hoy sólo el 8% de toda la financiación que se realiza a favor de la seguridad alimentaria en las emergencias y crisis se destina a ayudar a la producción de la agricultura”.

En segundo término, Qu también mencionó la necesidad de favorecer el desarrollo más eficiente de mecanismos como los que propone la “Clasificación Integrada de Fases (CIF)”, donde múltiples países asociados evalúan y toman decisiones para favorecer políticas de seguridad alimentaria y nutrición: con el objetivo de ampliar las coberturas de producción y comerciales.

| Foto: Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego
| Foto: Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego

Para el G7, la denominada CIF se presenta como el otrora “Patrón oro” para plantear los límites requeridos a la hora de concretar análisis y toma de decisiones en la materia, con la meta última de frenar el hambre en el mundo. Según Qu, “la cobertura de la CIF debe aumentar de 46 a un mínimo de 84 países que enfrentan una situación difícil”.

Más medidas

Entre otras medidas a adoptar, se mencionó que los países deben fomentar políticas que aumenten sus producciones, y consoliden la eficiente, resiliencia y la inclusión de los sistemas agroalimentarios, algo que a juicio de las autoridades de la FAO, “va a requerir una importante inversión financiera: estimada en un 8% del tamaño del mercado agroalimentario”. Dicha inversión, según el organismo multilateral, debería abarcar cuestiones tales como “la infraestructura, la mejora de las cadenas de valor, la innovación en el segmento de la producción y alimentos, las nuevas tecnologías y la llamada infraestructura digital inclusiva”.

En cuarto lugar se anotó según la FAO el requerimiento de “reducir la pérdida y el desperdicio de los alimentos para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo”. Los informes elaborados por el organismos multilateral consignó que “los alimentos que actualmente se pierden y desperdician podrían alimentar a unos 1.260 millones de personas al año: si se reduce el 50% de las pérdidas y desperdicio, habría suficientes frutas y verduras para todos”. Así lo indicó Qu, al formular el plan que propone la FAO para movilizar a 52 países a favor de la “Iniciativa Mano de la Mano”

Por último, esta organización mundial ponderó la oportunidad de “garantizar un uso mejor y más eficiente de los fertilizantes disponibles, lo que es de vital importancia”. Allí, Qu manifestó que “es crucial que todos los socios clave trabajen de forma coherente para que los agricultores dispongan a tiempo de los fertilizantes necesarios” a través de la aplicación de mapas con el detalle de los suelos para hacer más eficiente su empleo de los productos fitosanitarios.

SEGUIR LEYENDO: