Control de daños: el ministro de Agricultura volvió a descartar un aumento de las retenciones

En una exposición láctea en Córdoba, Julián Domínguez buscó limitar la bronca y las dudas que provocaron las palabras del presidente sobre el apoyo que haría falta del Congreso para aumentar alícuotas y “desacoplar” precios locales e internacionales. “Me voy a romper el alma para dar certezas”, afirmó

Julián Domínguez hoy en una exposición láctea en Córdoba. Volvió a descartar un aumento de retenciones.
Julián Domínguez hoy en una exposición láctea en Córdoba. Volvió a descartar un aumento de retenciones.

Una vez más el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, descartó públicamente que el Gobierno vaya a impulsar un aumento de las retenciones mediante el envío de un proyecto al Congreso.

Lo hizo desde la provincia de Córdoba, donde asistió a una exposición láctea y planteó una visión diferente a la insinuada el viernes por el presidente Alberto Fernández para controlar la inflación y desacoplar los precios internacionales de los locales, que registraron fuertes incrementos a partir del ataque de Rusia a Ucrania.

Se reedita así el fenómeno de diferentes posturas sobre tema cruciales, como control de los precios y medidas para bajar la inflación. La dirigencia del campo ya había cuestionado frontalmente las palabras presidenciales, en un contexto de elevada incertidumbre y desconcierto sobre el accionar del Ejecutivo, que se instaló prácticamente desde el inicio de la actual gestión de gobierno.

Hoy el titular de la cartera agropecuaria participó de la exposición “TodoLáctea” en la ciudad cordobesa de Villa María. En un breve contacto con la prensa, en el que afirmó que “la Argentina es un país agropecuario”, Domínguez repitió enfáticamente dos veces en una de sus respuestas. “Ayer hablé con el presidente antes de viajar a Córdoba. No va a haber aumento de retenciones, ni proyecto del Poder Ejecutivo que envíe al Congreso para modificarlas. Vuelvo a repetir: No va a ver aumento de retenciones, ni proyecto del Poder Ejecutivo para modificarlas. Eso es lo que el presidente de la Nación me dijo”, subrayó.

Y agregó: “Nosotros tenemos una visión y yo tengo el privilegio, la bendición de Dios y la confianza del presidente para esta tarea y me voy a romper el alma para ayudar a dar certezas. Hoy tenemos que darle certezas a los productores de trigo. De hecho hemos tomado la decisión de anticipar 10 millones de toneladas de la próxima cosecha con el propósito, entre otras cosas, de darle certeza al productor y tenemos un mundo que nos da la razón que todo lo que produzcamos o podamos producir, tiene destino. Yo prefiero empeñarme en eso. No voy a dispersar el tiempo en otras cosas que no sea la tarea como dirigente y ministro”.

Alberto Fernández habló de retenciones, y generó el malestar de los productores y dejó en evidencia las diferencias en el Gobierno sobre el tema. (Gustavo Gavotti)
Alberto Fernández habló de retenciones, y generó el malestar de los productores y dejó en evidencia las diferencias en el Gobierno sobre el tema. (Gustavo Gavotti)

De cara a la próxima campaña de trigo, que ya comenzó en algunas regiones productivas del país, la falta de humedad en los sueños, más el aumento de los costos de producción y la intervención del Gobierno en el mercado, limitando las exportaciones mediante los volúmenes de equilibrio, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectó que la siembra caerá un 1,5% y alcanzaría las 6,6 millones de hectáreas, con una producción que se ubicaría en 20,5 millones de toneladas, casi un 9% de baja en relación a la campaña anterior.

Rusa y fideicomiso

Julián Domínguez, también se refirió al impacto de la invasión de Rusia a Ucrania en el mercado mundial de alimentos, y dijo que “Argentina no puede desaprovechar esta oportunidad que el mundo nos demanda. Es un tema de solidaridad humanitaria. El mundo va a vivir hambre. Tenemos que dedicarnos a producir y reconocer que Argentina es un país agropecuario. Tenemos que caminar hacia adelante, como se hace en todos los lugares de la vida. Cuando uno de buena fe dice lo que cree y lo que piensa, puede estar equivocado, y si está equivocado lo corrige”.

Por último, en una semana donde sectores de la molinería manifestaron su rechazo al fideicomiso de trigo, para compensar el precio de la bolsa de harina con destino a las panaderías, el ministro de Agricultura sostuvo que “es la Secretaría de Comercio Interior la que debe gestionar el mismo. El Gobierno es solo uno y cada uno tiene responsabilidades diferentes”.

SEGUIR LEYENDO: