Finalizó la campaña de trigo con una producción histórica de 21,8 millones de toneladas y aportará USD 5.500 millones a la economía

Así lo reflejó un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. También se destacó la cosecha de cebada de 5 millones de toneladas. Es decir, los cultivos de invierno generaron una producción total de 26,8 millones de toneladas

El trigo volvió a aportar un nivel récord de producción. (REUTERS/Enrique Marcarian)
El trigo volvió a aportar un nivel récord de producción. (REUTERS/Enrique Marcarian)

En una campaña agrícola muy complicada para los cultivos de verano por la ausencia de precipitaciones y las elevadas temperaturas, finalizó en los últimos días una histórica cosecha de trigo que significará además un importante aporte de divisas por las exportaciones, la recaudación impositiva y a la economía en general. Así lo reflejó un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos, desde donde también señalaron que el cereal viene registrando importantes niveles de siembra y producción a partir del ciclo 2015/2016.

Los técnicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires destacaron que en la campaña triguera las lluvias fueron menores a los promedios históricos, pero surgieron en momentos clave para el desarrollo de los cultivos, que permitieron alcanzar rendimientos récord en regiones del centro y sur del país. Además. el aumento de las cantidades producidas, en conjunto con un favorable escenario de precios internacionales, determinan una contribución de la cadena del trigo a la economía argentina también en niveles récord para el presente año.

La cosecha total de trigo fue de 21,8 millones de toneladas, son 2,8 millones de toneladas de aumento en relación a la campaña anterior

En la actual campaña, la siembra de trigo fue de 6,6 millones de hectáreas, un 1,5% de aumento en relación al ciclo anterior y 10,2% de incremento en el promedio de las últimas cinco campañas. Además, se trata de la segunda mayor superficie de la serie histórica de la Bolsa junto a la del ciclo 2019/2020. De acuerdo al relevamiento privado hubo una merma del área en el NOA como consecuencia del déficit hídrico, y en el sur del área agrícola por la competencia con cebada, y una recuperación de la misma en el centro del área agrícola, sobre lotes que no se pudieron implantar durante el ciclo anterior por déficit hídrico.

Además, la cosecha total de trigo fue de 21,8 millones de toneladas, son 2,8 millones de toneladas de aumento en relación a la campaña anterior y de esta manera se alcanzó un nuevo récord nacional. El incremento, los especialistas de la Bolsa, lo atribuyen a una favorable evolución del cultivo en respuesta a la fertilización, y los registros de precipitaciones que, aunque escasos, se distribuyeron oportunamente en tiempo y espacio alrededor de los momentos críticos del ciclo. Por otro lado, el rendimiento promedio nacional fue de 34,4 quintales por hectárea, y ascendió un 21,9 % en comparación al ciclo previo y un 11,5 % respecto al rendimiento promedio de las últimas 5 campañas.

Al resultado de la cosecha de trigo, hay que sumar las 5 millones de toneladas de producción final de cebada y con un rendimiento promedio de 45,5 quintales por hectárea. A partir de esto, la Bolsa informó que la campaña de cultivos de invierno totalizó una producción de 26,8 millones de toneladas.

Aporte económico

A partir del resultado de la cosecha, la cadena de trigo generará una vez más un gran aporte a la economía. En lo que respecta a las exportaciones, las mismas se ubicarían en torno a los 13,3 millones de toneladas y con el actual nivel de precios (aumentaron un 15% interanual), el aporte de divisas se ubicaría en 4.500 millones de dólares, un 53% de aumento interanual, y a eso hay que agregar unos 1.450 millones de dólares en materia de recaudación fiscal, un 41% de aumento interanual.

Por último, el gran crecimiento de las cantidades producidas y de los precios del trigo provocarían un aporte a la economía de 5.500 millones de dólares en el presente año, un 43% por encima del valor del año pasado y máximo registro histórico. De acuerdo a lo que comentaron los especialistas económicos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, dicho aporte contempla el PBI de la cadena del cereal, es decir el valor que agrega cada uno de los eslabones que la conforman, como transporte, molienda, producción primaria, insumos, la exportación del grano, impuestos, entre otros.

“El aporte a la economía incluye desde el sector de los insumos, pasando por el productor, hasta la industria de primera transformación y la exportación. Es decir, cómo tracciona esa gran producción que tenemos de trigo en los distintos eslabones a lo largo del país”, señaló a Infobae el economista jefe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Agustín Tejeda Rodríguez.

De esta manera, la cadena del trigo continuaría en la senda de crecimiento, siendo una de las que mejor desempeño ha mostrado desde la campaña 2015/16 a partir en ese momento de medidas oficiales que facilitaron la expansión. Todo esto ha derivado en una mayor participación en el Producto Bruto Agroindustrial, especialmente en este 2022 donde la cosecha de cultivos de verano se encuentra afectada por un escenario de ausencia de precipitaciones, elevadas temperaturas e incendios, complicando el panorama especialmente al maíz y la soja.

SEGUIR LEYENDO: