Con la última mejora mensual, la actividad económica igualó el nivel que tenía en 2017

El EMAE del Indec mostró una mejora de 4,8% en términos interanuales. Así, volvió a los volúmenes que tenía antes del inicio de la crisis cambiaria de 2018

Empleados de la construcción trabajan en una obra, en Buenos Aires (Argentina), en una fotografía de archivo (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
Empleados de la construcción trabajan en una obra, en Buenos Aires (Argentina), en una fotografía de archivo (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Con los últimos datos de actividad económica que informó el Indec, la economía recuperó en los primeros nueve meses del año el nivel que tenía en ese lapso de 2017, mientras que medido contra 2019, el último año antes del inicio de la pandemia, también se registró un mejor desempeño de la actividad que en ese momento.

En septiembre, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró una caída del 0,3% respecto al valor de agosto (serie desestacionalizada) y una suba de 4,8% en la comparación interanual, de acuerdo a los datos más recientes publicados por el Indec.

De esa manera, en los primeros nueves meses la actividad fue 6,2% superior al año pasado y un 4,1% superior al valor de 2019. Con el dato de septiembre, el arrastre estadístico para 2022 es de 5,9 por ciento. “La actividad tuvo a lo largo del año una muy buena dinámica”, explicó en un informe el economista Nadin Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

En septiembre, el EMAE registró una caída del 0,3% respecto al valor de agosto (serie desestacionalizada) y una suba de 4,8% en la comparación interanual

En base a esa información, Argañaraz estimó que con relación a igual mes de 2021, doce de los sectores de actividad que conforman el EMAE registraron subas, entre las que se destacan las de Hoteles y restaurantes (+30,3%) y Explotación de minas y canteras (+14,2 por ciento). Por su parte, el sector Electricidad, gas y agua (-3,5%) fue el que registró la mayor caída en la comparación interanual, seguido de Intermediación financiera (-2,3 por ciento).

“Es habitual comparar el nivel de actividad de 2022 con el de 2019, dado que fue el año previo a la pandemia de Covid-19. Con el dato de septiembre, la actividad económica de los primeros nueves meses del año ya se igualó a la de 2017″, calculó el economista de Iaraf.

La actividad mejora y superó los niveles acumulados al noveno mes del año que tenía en 2017. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
La actividad mejora y superó los niveles acumulados al noveno mes del año que tenía en 2017. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

“En el contexto argentino esta es una realidad muy positiva, aunque, desde una perspectiva de largo plazo, que un país recupere luego de cinco años su nivel de actividad es el reflejo del gran desafío que se tiene por delante”, continuó.

Al hacer una análisis por sectores, se ve de acuerdo a los datos oficiales que “trece de las quince actividades registraron su piso en 2020. Agricultura y ganadería (con piso en 2018) y Electricidad, gas y agua (con piso en 2019) fueron las únicas con mínima actividad en años distintos al de la pandemia”.

“Del total de quince actividades, nueve están este año con mayor nivel que en 2017. Entre las principales, la industria está 1,6% arriba, la construcción 1% arriba y el comercio 2,5%. Entre los sectores más alejados del nivel de actividad de 2017, se destacan los hoteles y restaurantes (16,9% abajo) y la agricultura y ganadería (7,7% abajo)”, concluyó el informe.

“En el contexto argentino esta es una realidad muy positiva, aunque, desde en el largo plazo, que un país recupere luego de cinco años su nivel de actividad es el reflejo del gran desafío que se tiene por delante”

Desde el Gobierno reconocen que la actividad tendrá menos fuerza en los últimos meses del año en comparación con la velocidad que adoptó la producción en la primera parte del año. Sin ir más lejos, el crecimiento acumulado de la economía en los primeros ocho meses del año fue de 6,4%, por encima del 4% esperado con el que termine el 2022.

El freno en la actividad para el tramo final del 2022 dejará lo que se conoce como un “arrastre estadístico” negativo para el 2023, según aseguran en los despachos oficiales, pero la tesis que ahora repiten en público y en privado desde el equipo económico es que el PBI podría tener, el año próximo, una variación más generosa que el 2% planteado en el Presupuesto y que también forma parte de las proyecciones del acuerdo con el Fondo Monetario. Una de las razones por las que sostienen esa idea, reconocen, tiene está relacionada con la disponibilidad de divisas que ven, a priori y si se alinean los planetas, menos austera que en lo que resta del 2022.

Seguir leyendo: