Jornada financiera: el dólar libre bajó a $204 y otra vez es más barato que el “solidario”

La divisa informal perdió dos pesos en el día y quedó debajo del billete en bancos, a $204,46. El BCRA compró otros USD 40 millones en el mercado. La Bolsa bajó por el arrastre negativo de Wall Street

El BCRA aprovecha el buen volumen negociado para comprar divisas.
El BCRA aprovecha el buen volumen negociado para comprar divisas.

El dólar libre finalizó este viernes negociado con precios en baja por segundo día, a $204 para la venta. La divisa informal perdió dos pesos en el día, mientras que en mayo sube 3,50 pesos o 1,7 por ciento.

De esta forma, el billete informal volvió a cotizarse por debajo del precio del dólar “solidario”, que en el promedio de bancos estuvo ofrecido a $204,46 al público.

En el segmento mayorista el billete verde cerró pactado a $118,48, unos 14 centavos arriba del cierre anterior. Así, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el “blue” se ajustó al 72,2 por ciento.

El Banco Central finalizó su intervención en la plaza interbancaria con saldo a favor de USD 40 millones. Así acumula en mayo compras netas por casi USD 770 millones, su mejor cosecha mensual desde mayo de 2021, cuando compraba USD 1.740 millones a esta altura del mes. En 2020, la entidad mantiene un saldo neto positivo por unos USD 870 millones por su participación cambiaria.

En la primera licitación de deuda del mes de mayo, el Ministerio de Economía logró refinanciar todos los vencimientos desde principios de mayo hasta el próximo lunes, al captar en el mercado local $783.499 millones en efectivo, que representa un valor nominal adjudicado de $764.582 millones. Y en la segunda ronda de la primera licitación del mes efectuada este viernes sumó otros $36.400 millones extra. Así, acumuló un fondeo neto cercano a los 66.333 millones de pesos.

“El mes de abril no fue nada fácil para el BCRA, a pesar de que la estacionalidad y una liquidación agro histórica lo haya ayudado, ha perdido nivel de reservas. Esto ha dejado al Banco Central en una difícil posición para cumplir la meta del segundo trimestre del FMI, lo que podría obligar al gobierno a endurecer aún más el cepo. Otro evento que ha complicado al BCRA ha sido el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia)”, reseñaron los expertos del Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

“El nuevo plan ha aumentado el gasto fiscal del trimestre, el cual ha sido financiado por giros del Banco Central al Tesoro en el mes de abril. Por último, tenemos el financiamiento del Tesoro de abril que fue por debajo de los esperado, que agravó la asistencia de parte del BCRA para financiar los gastos del Ministerio de Economía”, refirieron desde el Grupo IEB.

El Índice de Condiciones Financieras (ICF), elaborado por el IAEF (Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas) y Econviews, recuperó parte de lo perdido en la caída de marzo, pero no volvió al nivel de febrero; un nivel que, dado como empezó mayo, parecería ser difícil de alcanzar. El índice pasó de -116.9 a -86.3 en el último mes, pero en febrero estaba en -64,3. El mes pasado mejoraron tanto las condiciones locales (un poco) y bastante las internacionales.

Mejoraron los bonos, pero cayeron las acciones

Los bonos soberanos recuperaron levemente sus precios por compras de oportunidad ante sus fuertes retornos, en una plaza selectiva y con masivo rechazo a la idea gubernamental de incrementar las retenciones agrarias para atacar a la galopante inflación.

El presidente Alberto Fernández dijo que los aranceles a la exportación de granos son la forma de evitar que el aumento de los precios internacionales de los alimentos se trasladen a los precios internos, pero aclaró que carece del apoyo de la oposición para aprobar cambios en el Congreso.

“En una Argentina quebrada, no hay márgenes para más impuestos, y esto es lo que el mercado hizo saber y la oposición ratificó, cuando hay otras maneras de atacar a la inflación como aumentando tasas y recortando el gasto público”, comentó a Reuters un analista de la banca extranjera.

Las dudas sobre el futuro de economía quitan dinámica entre los inversores financieros, mientras que profundizan las tensiones en el seno de la coalición de Gobierno.

El Gobierno acordó en marzo una reestructuración de duda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por unos USD 44.000 millones, mediante el compromiso de incrementar las reservas del banco central (BCRA), reducir la inflación y achicar el déficit fiscal, entre otros puntos.

Los bonos soberanos negociados en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) mejoraron un 0,3% en su promedio en pesos, donde el referencial Bonar 2030 ganó un 0,6%, con cierto recorte de ganancias intradiarias. Esta plaza de deuda cierra la semana con un retroceso promedio del 1 por ciento.

El Global en dólares amortizable en 2035 (GD30) “sigue siendo hoy el mejor para estar posicionado ante una eventual recuperación fuerte, por su buena liquidez, su paridad del 28% y su estructura de cupones competitiva”, afirmó el agente de liquidación y compensación Cohen SA.

El riesgo país de Argentina de la banca JP Morgan se mantenía sin cambios, a 1.945 puntos básicos a las 17:10 horas, todavía cerca de su récord intradiario post-reestructuración de 1.991 unidades anotado a inicios de marzo.

Por su parte, el índice bursátil S&P Merval porteño cedió un 0,6%, a 88.118 puntos al cierre, luego de una apertura alcista y de perder un 2,4% en la sesión previa.

La plaza accionaria local no pudo sostener una mejora inicial y se acopló a retracción de Wall Street en medio de temores persistentes sobre el crecimiento global y la estanflación latente.

SEGUIR LEYENDO: