El euro se acerca a la paridad con el dólar por primera vez en 20 años: qué implicancias tiene

La moneda estadounidense se viene fortaleciendo por la aversión al riesgo en los mercados, ya que las preocupaciones sobre la guerra de Rusia en Ucrania, el aumento de la inflación y el endurecimiento de la política monetaria llevaron a los inversores hacia los activos tradicionales

FOTO DE ARCHIVO: Billetes de euro y de dólar estadounidense en una ilustración tomada en Sarajevo el 9 de marzo de 2015. REUTERS/Dado Ruvic
FOTO DE ARCHIVO: Billetes de euro y de dólar estadounidense en una ilustración tomada en Sarajevo el 9 de marzo de 2015. REUTERS/Dado Ruvic

El euro se acerca a la paridad con el dólar estadounidense por primera vez en 20 años, pero los estrategas cambiarios están divididos sobre si llegará ahí y qué significará para los inversores y la economía. A partir del jueves por la mañana en Europa, el euro rondaba los 1,05 dólares, después de haber estado en declive constante durante casi un año, por debajo de los 1,22 dólares del pasado mes de junio. La moneda común se deslizó justo por encima de $1,03 a principios de esta semana, según indicó el portal CNBC.

El dólar se viene fortaleciendo por la aversión al riesgo en los mercados, ya que las preocupaciones sobre la guerra de Rusia en Ucrania, el aumento de la inflación, los problemas de la cadena de suministro, la desaceleración del crecimiento y el endurecimiento de la política monetaria llevaron a los inversores hacia los activos tradicionales de refugio seguro, destacó la publicación.

El estrechamiento entre las dos monedas también viene siendo impulsado por la divergencia en la política monetaria entre los bancos centrales. A principios de este mes, la Reserva Federal de EEUU elevó las tasas de referencia de los préstamos en medio punto porcentual, su segundo aumento de 2022, ya que busca controlar la inflación que se encuentra en un máximo de 40 años.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo el martes que el banco central no dudará en seguir subiendo las tasas hasta que la inflación baje a un nivel manejable y reiteró su compromiso de acercarla al objetivo del 2% de la Fed.

El estrechamiento entre las dos monedas también viene siendo impulsado por la divergencia en la política monetaria entre los bancos centrales

En tanto, el Banco Central Europeo, a diferencia de la Fed y el Banco de Inglaterra, todavía tiene que subir las tasas de interés a pesar de la inflación récord en toda la zona euro. Sin embargo, señaló el final de su programa de compra de activos y los responsables políticos adoptaron un tono más agresivo últimamente.

El responsable de políticas del BCE, Francois Villeroy de Galhau, dijo el lunes que la excesiva debilidad del euro amenaza la estabilidad de precios en el bloque, aumentando el costo de los bienes y materias primas importados denominados en dólares y alimentando aún más las presiones de precios que han llevado la inflación de la zona euro a niveles récord.

¿Qué haría falta para llegar a la paridad?

Según publicó CNBC, Sam Zief, jefe global de estrategia cambiaria de JPMorgan Private Bank, dijo el miércoles que el camino hacia la paridad requeriría “una rebaja en las expectativas de crecimiento para la zona del euro en relación con EEUU, similar a lo que se obtuvo inmediatamente después de la invasión de Ucrania”.

″¿Es eso posible? Claro, pero ciertamente no es nuestro caso base, e incluso en ese caso, parece que el euro a la paridad se convierte en el peor de los casos”, dijo Zief.

Asimismo, señaló que el agresivo ciclo de aumento de tasas de interés de la Reserva Federal y el ajuste cuantitativo durante los próximos dos años ya están descontados en dólares, una opinión compartida por Stephen Gallo, jefe europeo de estrategia de divisas de BMO Capital Markets.

Gallo también le dijo a CNBC que no es solo la perspectiva de una divergencia política material entre la Fed y el BCE lo que afectará al par euro dólar.

También es la evolución de los flujos de la balanza de pagos básica del euro y la perspectiva de choques negativos adicionales en el suministro de energía, que también están arrastrando a la moneda a la baja”, dijo.

Imagen de archivo de un espectáculo de luces con barras, líneas y círculos en azul y amarillo, los colores de la Unión Europea, iluminando la fachada sur de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania. 30 de diciembre, 2021.  REUTERS/Wolfgang Rattay/Archivo
Imagen de archivo de un espectáculo de luces con barras, líneas y círculos en azul y amarillo, los colores de la Unión Europea, iluminando la fachada sur de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania. 30 de diciembre, 2021. REUTERS/Wolfgang Rattay/Archivo

Un movimiento hacia la paridad entre el euro y el dólar, sugirió Gallo, requeriría una “inercia política” del BCE durante el verano, en forma de tasas que se mantendrían sin cambios, y un embargo alemán total sobre las importaciones de combustibles fósiles rusos, lo que conduciría al racionamiento de energía.

“No sería sorprendente ver que la inercia de la política del BCE continúa si el banco central se enfrenta a la peor combinación posible de un mayor riesgo de recesión en Alemania y fuertes aumentos adicionales en los precios es decir, el temido estancamiento”, agregó.

Cabe destacar que el índice del dólar subió alrededor de un 8% desde el comienzo del año, y en una nota el martes, Deutsche Bank dijo que la prima de riesgo de “refugio seguro” valorada en el dólar ahora estaba en el “extremo superior de los extremos”, incluso cuando se tiene en cuenta diferenciales de tipos de interés.

El codirector global de investigación de divisas de Deutsche Bank, George Saravelos, cree que se acerca un punto de inflexión. Argumentó que ahora se atraviesa una etapa en la que un mayor deterioro de las condiciones financieras “socava las expectativas de ajuste de la Fed”, mientras que queda mucho más ajuste por descontar para el resto del mundo, y Europa en particular.

No creemos que Europa esté a punto de entrar en recesión y los datos europeos, en contraste con la narrativa de consenso, continúan superando a los de EEUU”, dijo Saravelos.

El monitor de valoración de Deutsche Bank indica que el dólar estadounidense es ahora la “moneda más cara del mundo”, mientras que el indicador de posicionamiento de divisas del prestamista alemán muestra que las posiciones largas en dólares frente a las monedas de los mercados emergentes están en su nivel más alto desde el pico de la pandemia de Covid-19.

Si bien muchos analistas siguen siendo escépticos de que se alcance la paridad, al menos de manera persistente, algunos sectores del mercado aún creen que el euro eventualmente se debilitará aún más.

Jonas Goltermann, economista senior de mercados de Capital Economics, dijo en una nota la semana pasada que el reciente cambio de línea dura del BCE aún no igualó a la Fed ni fue suficiente para compensar el aumento en las expectativas de inflación de la zona euro desde el cambio de 2022.

SEGUIR LEYENDO: