Comienza la Audiencia Pública para tratar el aumento del servicio de AySA

Este jueves se realizará la reunión donde se debatirá un ajuste del 32% en la tarifa del agua. Los montos están congelados desde mayo 2019

Este jueves será la Audiencia Pública para debatir el aumento en la tarifa del agua
Este jueves será la Audiencia Pública para debatir el aumento en la tarifa del agua

Luego de tres años, este jueves se llevará a cabo la Audiencia Pública donde se debatirá un aumento acumulado de 32% en la tarifa del agua por parte de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA).

La audiencia se hará de manera digital a las 10 de la mañana y fue convocada por la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas. Además, estará a cargo del Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS).

Desde AySA se solicitó una actualización en el cuadro tarifario con un incremento del 20% a partir de julio y otro del 10% desde octubre. De ese modo, se espera un aumento acumulado del 32% para todo el año. Sin embargo, fuentes cercanas a la empresa plantearon que la suba prevista permitirá cubrir solo el 20% de los gastos operativos.

En cuanto a la necesidad de aumentar las tarifas, desde la empresa presidida por Malena Galmarini se planteó que los montos actuales “resultan sensiblemente menores a los establecidos como de equilibrio económico-financiero en el marco regulatorio”.

Frente a dicha realidad, se advirtió que los ingresos no logran cubrir los costos vinculados a la prestación de los servicios. A modo de ejemplo, se planteó que en diciembre de 2021 las tarifas abonadas por los usuarios solo permitieron cubrir el 49,5% de los costos operativos.

Desde Aysa se solicitó un aumento acumulado del 32% anual
Desde Aysa se solicitó un aumento acumulado del 32% anual

El último aumento en los valores del agua fue aplicado en mayo de 2019 y a partir de entonces se estableció un congelamiento tarifario. De continuar dicha situación, se advirtió que la situación de la empresa podría agravarse dado que no podrían cubrirse los gastos. Por tal motivo, si se aprueba el nuevo esquema de valores, AySA podría incrementar sus ingresos en un $2.772 millones y si bien no cierra la brecha de cobertura de gastos, evita su ampliación.

Luego de la audiencia pública, el esquema tarifario deberá ser autorizado por el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (Eras). En caso de aprobarse, la factura promedio para usuarios residenciales no medidos con los dos servicios (agua potable y cloacas) sería de $744,10 desde julio (sin impuestos incluidos) y de $818,60 desde octubre.

De acuerdo a los datos de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), AySA no recibió subsidios para el financiamiento de gastos corrientes en 2021, pero obtuvo $2.452 millones para la atención de gastos de capital. Con la caída del régimen de Convertibilidad y renegociación de los contratos con las empresas de servicios públicos, se decidió modificar la situación tarifaria a partir de 2022.

Más allá del porcentaje de incremento, también se debatirá aplicar una segmentación de tarifas según la ubicación geográfica de los usuarios y sus niveles de ingresos. Es decir, de manera similar a cómo se realizará con los servicios de gas y electricidad a partir del esquema aprobado durante la semana pasada.

De esa manera, los usuarios con mayor poder adquisitivo pagarán una tarifa más cercana al costo del servicio. Por otra parte, trascendió que AySA también analiza un aumento en el presupuesto destinado a la tarifa social. El monto pasará de $792 millones a $1.052 millones de manera que dicha suma permitirá subsidiar a cerca de 250.000 beneficiarios.

Entre las propuestas por parte de la empresa también se encuentra la implementación de medidores para que los usuarios paguen por lo que realmente consumen. Es decir, una medida diferente a la que rige actualmente, dado que la política de la empresa es no medir el consumo. Si bien está previsto la instalación de 400.000 medidores en distintas zonas del país, la iniciativa continúa en análisis dado que los usuarios con menos ingresos podrían terminar abonando una tarifa más alta de la actual.


SEGUIR LEYENDO: