El mismo día que habló de “entendimiento” con Argentina, el FMI criticó la política económica china

Advirtió sobre la desaceleración del PBI y el potencial “derrame” de los problemas del gigante Evergrande sobre la economía mundial. La próxima semana, Alberto Fernández gestionará en Beijing financiamiento para “la obra del siglo” en Formosa

La directora del FMI, Georgieva, con un alto funcionario chino, a poco de asumir su cargo en el FMI
REUTERS/Florence Lo/File Photo
La directora del FMI, Georgieva, con un alto funcionario chino, a poco de asumir su cargo en el FMI REUTERS/Florence Lo/File Photo

Aunque prefirió hablar de “entendimiento” y no de “acuerdo” y explicitó cuestiones incómodas para el gobierno, como la disminución de los subsidios a la energía (ergo, aumento de tarifas), el FMI acompañó el viernes los anuncios del gobierno que permitieron revertir la dinámica de aumento del dólar y del riesgo-país de las jornadas previas, motorizadas por el temor a la falta de acuerdo y a un incumplimiento de pagos al organismo.

En sentido contrario, el mismo día el directorio del Fondo aprobó la revisión anual de la economía china con críticas a la política económica de Beijing y una proyección descendente del crecimiento del PBI, a tasas que dejarán de ser “chinas”.

Cabe recordar que según un reciente informe de la consultora estratégica y geopolítica internacional Eurasia Group, la Argentina es el país en desarrollo más endeudado tanto con el FMI como con China.

Según las proyecciones del FMI, después de crecer al 7,9% en 2021, el PBI chino crecería 4,8% este año y 5,2 en 2023 para luego descender gradualmente de ritmo

“La recuperación de la economía está bien avanzada, pero le falta equilibrio y perdió fuerza, debido al retiro de apoyo fiscal y un retraimiento del consumo, entre recurrentes brotes de Covid-19, pese a una exitosa campaña de vacunación”, dice uno de los párrafos del documento emitido luego de que el directorio aprobó la revisión de “Artículo 4″ realizada por el staff de la entidad. Se trata de la revisión anual que el FMI hace a todos los países miembro, tengan o no un programa o un crédito aprobado.

Según las proyecciones de los técnicos, aprobadas por el directorio, después de crecer a un ritmo del 7,9% en 2021, el PBI chino crecería 4,8% este año y 5,2 en 2023 para luego descender gradualmente de ritmo, hasta llegar en 2026 al 4,9 por ciento.

Desaceleración

Uno de los motivos de la desaceleración económica china, según el Fondo, fueron las medidas adoptadas por Beijing para reducir el exceso de endeudamiento del sector inmobiliario, originadas en buena parte por los problemas y el riesgo de default de Evergrande, el gigante del sector, que acumuló una deuda de más de USD 300.000 millones.

Otros, sin embargo, son atribuidos a medidas criticadas por el Fondo Monetario y los países occidentales. “Medidas regulatorias contra el sector tecnológico, entendidas para mejorar la competencia, la privacidad de los consumidores y la gobernanza de datos han aumentado la incertidumbre política”, dice el documento. Y agrega: “la estrategia en materia climática comenzó a tomar forma con la difusión de detallados planes de acción; el crecimiento de la productividad está declinando a medida que las presiones de desacople aumentan; las reformas estructurales clave se han estancado y están demorando la transición a un crecimiento de alta calidad”.

El informe precisa la dinámica de endeudamiento interno, tanto de las empresas como de las familias, y hasta incluye un ejercicio –similar al que en 2020 el organismo hizo para la Argentina, mientras el ministro Guzmán negociaba la restructuración de la deuda con los acreedores privados- sobre la “sostenibilidad” de la deuda.

Según el documento, implementar reformas “complementarias” es clave para que China revitalice su productividad, para lo cual –dice el Fondo- necesita abrir más su mercado doméstico, reformar las empresas estatales y asegurar “neutralidad competitiva” de una manera “transparente y predecible”.

Evergrande, contagio y derrame

FILE PHOTO: The company logo is seen on the headquarters of China Evergrande Group in Shenzhen, Guangdong province, China September 26, 2021. REUTERS/Aly Song/File Photo
FILE PHOTO: The company logo is seen on the headquarters of China Evergrande Group in Shenzhen, Guangdong province, China September 26, 2021. REUTERS/Aly Song/File Photo

En cuanto a la situación del gigante inmobiliario Evergrande, su deuda de más de USD 300.000 millones y las presiones que impone sobre “acreedores, proveedores y familias”, el FMI recuerda que los bonos de la compañía cotizan a niveles de distress (malestar, que en caso extremo equivalen a default) y que hasta ahora el contagio se limitó a empresas financieramente débiles o de baja calificación corporativa.

El sector inmobiliario y la construcción, precisa el Fondo, han explicado hasta un cuarto del total de inversión fija y del crédito bancario chino en los cinco años previos a la pandemia. El gobierno chino ha redoblado esfuerzos para limitar los problemas del sector, pero los nuevos controles y restricciones, a su vez, significan nuevos riesgos internos de “contagio” ya que muchas constructoras están excesivamente apalancadas (esto es, endeudadas), al igual que Evergrande, lo que podría llevar a efectos derrame primero intrasectoriales y luego más amplios, lo que podría afectar al sector financiero en su conjunto y limitar el crecimiento chino.

“Una desaceleración brusca del crecimiento chino –advierte el documento del FMI- se derramaría a través del comercio y los precios de las materias primas”. E incluso cita un estudio que por cada punto que se desacelere el PBI chino el resto del mundo perdería una décima de crecimiento, algo significativo si el freno chino llegara a ser de varios puntos porcentajes.

El presidente, a Beijing

El presidente argentino, Alberto Fernández, viajará a China el próximo 3 de febrero y al día siguiente participará, junto al presidente de ese país, Xi Jinping, de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Invierno, boicoteadas por EEUU y varios países occidentales que acusan al régimen chino de violar derechos humanos.

Gildo Insfrán y Alberto Fernández. El presidente gestionará en China apoyo financiero para un proyecto que el gobernador formseño llama "la obra del siglo"
Tito Gandolfi/Télam/aa 28052020
Gildo Insfrán y Alberto Fernández. El presidente gestionará en China apoyo financiero para un proyecto que el gobernador formseño llama "la obra del siglo" Tito Gandolfi/Télam/aa 28052020

Esta mañana, en una entrevista radial, el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, señaló que entre las obras para las que el presidente gestionará financiamiento chino se encuentra el “acueducto del Gran Formosa”, por la que el presidente ya había hablado de financiamiento chino en octubre de 2020. Gildo Insfrán, el gobernador formoseño, la la llama “la obra del siglo”.

SEGUIR LEYENDO: