Otra vez, las dudas invaden el mundo bitcoin: el miedo al “cripto invierno” y los fantasmas del derrumbe de 2018

La criptomoneda estrella pasó más del 60% de lo que va del año cotizando a la baja, registrando solo nueve sesiones en verde

El criptouniverso ha perdido más de USD 1 billón en valor de mercado debido a la creciente convicción de que la Reserva Federal está lista para comenzar a reducir la configuración de políticas ultraacomodaticias que impulsó un auge en los activos de riesgo (Andrey Rudakov/Bloomberg)
El criptouniverso ha perdido más de USD 1 billón en valor de mercado debido a la creciente convicción de que la Reserva Federal está lista para comenzar a reducir la configuración de políticas ultraacomodaticias que impulsó un auge en los activos de riesgo (Andrey Rudakov/Bloomberg)

Hay pocas cosas más aterradoras para los inversionistas que un mercado bajista a menos que esté involucrado en criptografía, en cuyo caso un “criptoinvierno” es peor.

El escalofriante término se refiere a una fuerte caída, seguida de una disminución del volumen de operaciones y meses de estancamiento del mercado, un fenómeno que afectó memorablemente al mercado de criptomonedas en 2018. El precio del bitcóin se desplomó más de un 80% a un mínimo de USD 3.100 desde finales de 2017 hasta diciembre del año siguiente, un período caracterizado por el auge y la caída de las ofertas iniciales de monedas y varios grandes bancos archivaron sus planes de iniciar mesas de negociación de criptomonedas. El bitcóin no alcanzaría un nuevo máximo hasta diciembre de 2020, según datos recopilados por Bloomberg.

Los recuerdos de 2018 están generando temores de que ahora se repita lo sucedido después de que la criptomoneda más grande del mundo se desplomara un 50% desde su máximo más reciente de casi USD 69.000 registrado en noviembre. El criptouniverso ha perdido más de USD 1 billón en valor de mercado debido a la creciente convicción de que la Reserva Federal está lista para comenzar a reducir la configuración de políticas ultraacomodaticias que impulsó un auge en los activos de riesgo.

El retroceso ha afectado a todos los rincones del ecosistema criptográfico, desde el bitcóin hasta el memecóin y los intercambios criptográficos que cotizan en bolsa. Si bien el colapso ha sido lo suficientemente ruidoso por sí solo, ha generado una preocupación aún mayor de que el dolor pueda persistir durante muchos meses, según UBS.

“Existe la pregunta de cómo caracterizamos eso y la analogía más cercana es probablemente 2018, que es esta idea de un criptoinvierno”, dijo por teléfono James Malcolm, jefe de investigación de divisas en UBS. “Parece probable que sea un período bastante difícil y potencialmente prolongado y, por lo tanto, la analogía del criptoinvierno es bastante buena. Recuerde que el invierno criptográfico de 2018 no se extendió solo durante los meses de invierno del hemisferio norte. Básicamente se extendió durante todo un año, por lo que fue un criptoinvierno que duró efectivamente un año”.

El martes, el bitcoin continuó cayendo hasta un 3% para negociarse a USD 35.721. La moneda ha pasado más del 60% de lo corrido del año cotizando a la baja, registrando solo nueve sesiones en verde.

Para Antoni Trenchev, cofundador y socio gerente de Nexo, definitivamente se siente el frío invernal en el aire. El bitcoin ya ha cumplido con la mitad de su definición de dos partes de criptoinvierno: una fuerte caída en los precios.

Los recuerdos de 2018 están generando temores de que ahora se repita lo sucedido después de que la criptomoneda más grande del mundo se desplomara un 50% desde su máximo más reciente de casi USD 69.000 registrado en noviembre

“No estoy buscando una repetición del último ‘criptoinvierno’”, dijo. “Sin lugar a dudas, se avecinan tormentas regulatorias y macroeconómicas, y no se puede descartar otra baja hasta los US$28.000-US$30.000 en el clima actual de aversión al riesgo”.

A diferencia del criptoinvierno de hace tres años, la inversión en la criptoesfera sigue siendo sólida, al menos por ahora. Solo en enero, el criptointercambio FTX anunció el lanzamiento de un fondo de riesgo de USD 2.000 millones para apuntar a las oportunidades de Web3, mientras que Financial Times informó que Andreessen Horowitz está buscando recaudar USD 4.500 millones para fondos criptográficos. Por supuesto, una caída prolongada podría apagar el entusiasmo por el sector.

Fuera del capital de riesgo, las empresas también buscan expandirse a los rincones del ecosistema criptográfico. Las presentaciones ante la Oficina de Patentes y Marcas Registradas de Estados Unidos muestran que Walmart se está preparando para crear su propia criptomoneda y tokens no fungibles. Mientras tanto, GameStop supuestamente también está planeando lanzar un mercado de NFT para los jugadores a finales de año.

La amenaza inminente de una acción regulatoria en EEUU intensificada se suma a los riesgos integrados en el complejo criptográfico

Para Budd White de Tacen Inc. ese impulso es una señal de que el complejo criptográfico está en medio de una revisión de precios, en lugar de un congelamiento.

La amenaza inminente de una acción regulatoria en EEUU intensificada se suma a los riesgos integrados en el complejo criptográfico. La Reserva Federal está considerando lanzar su propia moneda digital, mientras que el alto consumo de energía de la criptominería ha atraído el escrutinio del Congreso de EEUU y de Gobiernos extranjeros.

“La Casa Blanca podría revelar pronto algunos desafíos de seguridad nacional planteados por las criptomonedas y el documento de la Fed sobre las monedas digitales del banco central no respondió ninguna pregunta sobre si veremos un dólar digital o cómo podrían funcionar con las monedas estables”, dijo Edward Moya, analista senior de mercado de Oanda Corp. “El entorno regulatorio se volvió mucho más confuso ahora”.

Con información de Bloomberg

SEGUIR LEYENDO: