El arte del regateo extremo: consejos para pagar siempre menos y cómo elegir una pareja “rentable”

Fragmentos del libro “La guía universal del ahorro” (Mobile Book), de Mariano Gorodisch

Consejos para ahorrar
Consejos para ahorrar

“La guía universal del ahorro” es el nuevo libro digital de Mariano Gorodisch publicado por Mobile Book.

“Mariano Gorodisch, el Economan de la tele, te ayuda a incrementar tu salario aplicando sus increíbles y efectivas técnicas de ahorro. Él vive para ahorrar: si no ahorra, su día es un día perdido. No existe en Argentina una persona más obsesiva y dedicada a encontrar fórmulas y secretos para hacer rendir más el dinero que él”, destaca el resumen.

El texto incluye, con lenguaje informal y directo, consejos algo “extremos”; por ejemplo, “Cómo usar limón como desodorante natural”, “Cómo aprovechar hasta la cáscara de banana”, si conviene compra un alfajor blanco o negro, qué hacer con las filminas de las tapas de empanadas.

Aquí, algunos menos radicales, como tips para ahorrar con el abono del celular, el seguro de vida y la renovación de la tarjeta y comprar mejor en el supermercado y una particular guía del autor para elegir una pareja de modo que resulte “rentable”.

Regatear el abono de tu celular

Fijate cuánto cobra la competencia y qué plan tenés, porque quizás tengan un plan con muchos megas que no los estés usando, entonces te conviene bajarte a un plan más modesto y así pagar menos.

La otra es que hoy el celular se usa mucho para trabajar, entonces pedirle a tu jefe que te paguen el celular porque, en definitiva, lo estás usando para él. O al menos, que te pague la mitad del abono.

El nuevo libro de Gorodisch
El nuevo libro de Gorodisch

Además, para la empresa es un gasto que luego lo puede descontar para pagar menos impuesto a las ganancias. Aparte, al tener plan empresa con muchas líneas, suelen tener más bonificaciones. O sea, que le cuesta más barato.

Y, si estás en la empresa, el celu se carga ahí, ya que lo usás para laburar, entonces no le subsidies la energía cargándolo en tu casa.

Además, en lugar de hacer una llamada, usá siempre el WhatsApp, pero si estás en un lugar donde no hay wifi no descargues los videos que te mandan por los grupos de WhatsApp porque son muy pesados y te consumen el crédito. Mejor hacelo en tu casa o en tu trabajo, donde tengas wifi. Tampoco escuches música a través del celular en lugares donde no haya wifi, porque por lo general reproducen un video de YouTube, y estás consumiendo tu crédito de wifi.

Seguro de vida: acumular en el colchón no va más

Los seguros de vida son otro instrumento financiero muy útil. En este sentido, estas pólizas son mejores que ahorrar todo el dinero que se necesitaría para el caso de un siniestro. Esta alternativa te permite recibir todo el monto necesario cuando suceda el siniestro, mientras que conseguirlo en ese momento sería muy difícil y más caro.

Regatear la renovación anual de la tarjeta de crédito

Si tenés cuenta sueldo te la tienen que bonificar, y si no lo hacen, amenazá con cambiarte de banco, porque, si bien tu empleador tiene un banco de cabecera, vos como empleado podés elegir el banco que quieras. Y todos están desesperados por tener clientes con cuenta sueldo, porque suelen dejar su liquidez en la caja de ahorro y ser su banco de cabecera para hacer un plazo fijo o sacar un préstamo, o los dieciocho seguros de auto, de casa y de cajero que te van a querer vender.

"Los bancos públicos y cooperativos (Credicoop) suelen ser los más baratos, y que te suelen bonificar a partir de ciertos consumos con tu tarjeta de crédito" (Crédito: Getty)
"Los bancos públicos y cooperativos (Credicoop) suelen ser los más baratos, y que te suelen bonificar a partir de ciertos consumos con tu tarjeta de crédito" (Crédito: Getty)

Ahora, si no tenés cuenta sueldo, te cuento que los bancos públicos y cooperativos (Credicoop) suelen ser los más baratos, y que te suelen bonificar a partir de ciertos consumos con tu tarjeta de crédito, que es clave tenerlo en cuenta. La web de cada banco te dice las comisiones que te cobran, así que webeá (en lugar de «señora, camine», como decía Lita de Lázzari, ahora es webeá, webeá y webeá). En la web del Banco Central, donde dice «BCRA y vos», hay un comparador de comisiones.

De todas formas, acá también podés llamar al banco y regatear el abono de renovación anual para poder seguir manteniendo tu tarjeta en ese banco. De ahí la clave es tener los valores que cobran los otros bancos, obvio los más baratos, para decírselos y tener argumentos.

Cómo ahorrar en carne

El lomo, el asado, el vacío, la tapa de asado, la milanesa de bola de lomo, el peceto, todos los cortes de carne vacuna tienen su versión en carne de cerdo, que valen la mitad de precio. Probalos.

Fijate que en las carnicerías y en los súper tenés hasta carne picada desgrasada, pero de cerdo, que te sale la mitad que la de carne, y es lo más rendidor para hacer empanadas (y si le agregás papa, que es barata, te salen más), pastel de papa, albóndigas o hamburguesas caseras.

"Todos los cortes de carne vacuna tienen su versión en carne de cerdo"
"Todos los cortes de carne vacuna tienen su versión en carne de cerdo"

Además, recordá la sabia frase de Cristina Kirchner, que el cerdo es afrodisíaco, así que ahorrás en viagra, que está carísimo, y es más sano el cerdo que tomarte una pastillita. Para la salud y para tu bolsillo.

Cómo comprar mejor en el súper

El negocio reside en ir al supermercado los fines de semana, que tienen fuertes promociones, al estilo de llevar dos productos y pagar uno, y stockear productos de limpieza y no perecederos.

De ahorrar en plazo fijo ahora se pasó a ahorrar en jabón en polvo, papel higiénico y latas de atún, que son productos con años hasta su vencimiento y que se utilizan inevitablemente. También se aprovecha a stockear yerba, antes del aumento de precios. En las alacenas de los hogares, se ven paquetes de azúcar, de harina y de fideos; la gente los compra en cantidad cuando hay descuento.

Una recomendación es no tentarse con los productos que están en las punteras de góndola ni a la altura de los ojos

Cuando hay oferta de dos por uno en galletitas, cada vez más gente ve la fecha de vencimiento en los paquetes y calcula cuánto consumirá hasta entonces, y compra en cantidad. La ventaja es que se puede ir al supermercado cerca del hogar, sin necesidad de gastar nafta para ir hasta el Mercado Central o hasta algún mayorista.

Incluso, la gente pasó a ser cada día más «infiel» en sus compras, y no va solo a un supermercado, sino que lo «engaña» con otras cadenas. Los changos, que antes se veían llenos, ahora se observan con pocos productos, solo lo que está en descuento, y el consumidor prefiere hacer una compra más racional e inteligente. Por eso, acude más seguido a distintos supermercados y no hace más la compra mensual gigante. Hasta va comido, para evitar tentarse con las golosinas, colocadas estratégicamente al lado de las cajas, al hacer la fila para pagar.

"El negocio reside en ir al supermercado los fines de semana" (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
"El negocio reside en ir al supermercado los fines de semana" (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

Una recomendación es no tentarse con los productos que están en las punteras de góndola ni a la altura de los ojos, donde suelen estar las primeras marcas, que le pagan al supermercado por ese lugar estratégico. En la parte de abajo de las góndolas suelen estar las segundas marcas, mucho más baratas, y en varios casos hasta producidas por primeras marcas, pero sin presupuesto de marketing para tener presencia en una puntera de góndola.

Con la inflación en crecimiento, otra de las cosas que suele pasar en los súper es que el precio de la góndola no coincide con el de la caja, que es superior. Esto me sucede cada vez que voy a hacer las compras en cualquiera de las grandes cadenas. La explicación que dan es que pueden aumentar hasta 1.000 precios en un solo día, y al hacerlo por sistema, en las cajas se actualiza en el acto, pero los repositores no dan abasto con el reetiqueteo de precios.

De ahorrar en plazo fijo ahora se pasó a ahorrar en jabón en polvo, papel higiénico y latas de atún, que son productos con años hasta su vencimiento y que se utilizan inevitablemente

Entonces, se aconseja prestar mucha atención al precio de la góndola (o anotar todo lo que uno va comprando) y, al terminar de pagar, compararlo con el ticket. Si hay diferencia, que es lo habitual, se debe ir a atención al cliente para que devuelvan la diferencia. La persona que atiende está acostumbrada a este tipo de reclamos (de los consumidores que se dan cuenta, porque la mayoría no se da cuenta), y en varias cadenas contaron que pueden tener fácil treinta de estos reclamos por día. Cada queja demora al menos diez minutos, porque deben verificar el precio de góndola, calcular la diferencia, y hacer la devolución, por lo que la persona de atención al cliente hoy dedica la mayor parte de su tiempo a estos menesteres.

Los abogados especialistas en derechos del consumidor se harían un pícnic con demandas millonarias a supermercados por decir un precio en góndola y cobrar uno más caro en caja.

Con la inflación en crecimiento, otra de las cosas que suele pasar en los súper es que el precio de la góndola no coincide con el de la caja

Por eso, el stockeo le gana al plazo fijo, y en la Argentina de hoy el nuevo negocio reside en invertir en latas de atún. Lo que no conviene es pagar con crédito y hacer revolving; o sea, pagar el mínimo, porque ahí el costo financiero total está en franco aumento, de la mano de la suba de tasas.

Cómo elegir una pareja para que sea “rentable”

Si vos no cocinás, lo primero que le tenés que preguntar a quien te gusta es si, justamente, le gusta cocinar. Porque de ser así, te ahorrarás el delivery, que está carísimo. Y él o ella encantados de cocinar. Y vos, claro, encantado de ahorrarte el delivery. Anualizalo y verás que nunca más le tenés que preguntar primero de qué signo sos ni ninguna de esas tonterías. Vamos al grano. «¿Te gusta cocinar?». De ser así, casate ya. Chau PedidosYa.

Lo que le suma puntos a la chica es que, si la invitas a comer, pida el menú ejecutivo, que pida desde la derecha, donde están los precios, lo más barato. Si te elige un plato caro, se la suele descartar, sobre todo si a la hora de pagar se va al baño y te toca el muerto a vos.

El miti y miti en las relaciones es sinónimo de igualdad de género

Otro factor que te dice mucho de la chica es si compra leche en cartón, en botella o en sachet. Si compra en sachet, suma puntos, porque sabés que es ahorrativa, ya que el sachet sale 50% menos que el cartón y que la botella, y la leche es la misma. O sea, que sea sachetera, ni cartonera ni, menos que menos, botellera, que es la más cara.

Hoy lo que a los varones les «suma» mucho es que una chica amague a pagar. O sea, si la chica de puntaje es un 5, y amaga a pagar, pasa automáticamente a ser un 7, porque marca su iniciativa y que no va a querer «vivirte». Es algo a lo que cada vez se le presta más atención, justamente por la cantidad de divorcios que hay y lo caro que le sale eso al varón, es la peor inversión de la vida que puede hacer. Y si se divorcia dos veces, ni te cuento. Entonces, lo que se hace ahora, como testeo, es invitar a la chica a tomar algo: si amaga a pagar (aunque luego termines pagando vos, pero diciéndole, todo bien, la próxima invitás vos, así te asegurás una segunda salida) ya suma 2 puntos extra.

Con ambos recibos sobre la mesa, se paga el proporcional a cuánto gana cada uno. O sea, se suman ambos sueldos y de ahí se saca el proporcional de cuánto debe poner cada uno

Es como con el papel higiénico: yo lo primero que le preguntaba a una chica en una cita era qué papel higiénico usaba: si hoja simple u hoja doble. Si usaba hoja doble, la descartaba desde el vamos, porque implica que te va a gastar doble en todo.

La segunda pregunta es qué hace cuando se le termina la pasta dental. Si te dice que la tira, mejor buscate otra cita, porque va a tirar todo. Lo que debe hacer es cortarla al medio, porque queda toda la pasta adentro, y te da para diez cepillados más.

Obvio el miti y miti en las relaciones es sinónimo de igualdad de género. Lo que sí se usa es que si la chica gana más, paga ella, pero le da plata al chico, porque está mal visto que en un restaurante pague una chica. Entonces pago yo, pero con la plata de ella. O sea, lo primero que le tenés que preguntar, una vez que tengas una cierta confianza, es que te pele su recibo de sueldo. Con ambos recibos sobre la mesa, se paga el proporcional a cuánto gana cada uno. O sea, se suman ambos sueldos y de ahí se saca el proporcional de cuánto debe poner cada uno.

Otro tema es ver si tiene otros ingresos como monotributista, en caso de que esté en relación de dependencia, más alguna changa en negro. Tenés que actuar como si fueses un sabueso de la AFIP, ponele.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online