Encuesta: más del 60% de los bonaerenses tiene una imagen positiva del Campo

Así lo demuestra un relevamiento realizado por la consultora Fuente Primaria. La consideración positiva se ubica entre el 55% y el 58% en los partidos del Conurbano

Una encuesta reflejó la imagen positiva del campo en la provincia de Buenos Aires. (REUTERS/Bryan Woolston/Archivo)
Una encuesta reflejó la imagen positiva del campo en la provincia de Buenos Aires. (REUTERS/Bryan Woolston/Archivo)

A pesar de que el sector agropecuario se encuentra inmerso en un conflicto con el Gobierno nacional por el cierre de exportaciones de carne vacuna, donde el oficialismo lo acusa directamente de ser el impulsor principal de la suba de los precios internos de dicho producto, el campo continúa manteniendo una elevada imagen positiva, en especial en la provincia de Buenos Aires, e inclusive en los centros urbanos, dejando de lado ciertos preconceptos que aseguraban que en la ciudad no había una buena consideración de la ruralidad, como así también de los organismos vinculados a ella, como es el caso del INTA.

Así lo demuestra una encuesta realizada por la consultora Fuente Primaria en julio, en la cual el 61% de los 1.100 bonaerenses relevados indicaron tener una imagen positiva del sector agropecuario, mientras que un 27% tiene una opinión negativa y un 12% no tiene una idea formada al respecto. Si bien existe una caída de 2 puntos porcentuales respecto a las mediciones de junio, mientras que se incrementó en 4 puntos la negativa, desde la encuestadora consideraron que de todas maneras “se mantienen los resultados en relación a la imagen del sector agropecuario en la opinión pública: 6 de cada 10 personas tienen una opinión positiva”.

“En nuestras mediciones no encontramos un rechazo implícito del sector agropecuario. En ambos estudios (junio y julio) la imagen negativa no supera el 30%. Además, el gobierno nacional decretó esenciales las actividades relacionadas a la producción, distribución y comercialización agropecuaria. Esto significa ‘un 100% de imagen positiva’ de esta actividad para la economía del país. Incluso el instituto público (INTA) que colabora con el desarrollo agroalimentario alcanza una aprobación alta del 65%”, explicó el trabajo.

Asimismo, el director de la consultora, Tomás Lanusse, agregó a Infobae que “la imagen del campo se mantiene porque cada vez más las finanzas públicas dependen del ingreso de los dólares de las exportación agropecuarias. El Gobierno lo reconoce y eso llega a la opinión pública. Dicho por la primera precandidata a diputada del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, ‘el complejo agroindustrial está invirtiendo en Argentina. El puerto de Bahía Blanca no para de crecer’”, resaltó.

Por supuesto que en el interior de la provincia la imagen positiva del campo es mucho más importante que en el promedio del distrito, alcanzando un 74%, mientras que la negativa desciende hasta el 20%. En la primera sección electoral, que comprende partidos del norte y oeste del Conurbano, como así también municipios más rurales como Mercedes o Suipacha, el visto bueno sobre el sector se ubica en un 55%, mientras que el malo el 29%. En la tercera sección, integrada por partidos del oeste y el sur del Gran Buenos Aires en su mayoría, se ubica en torno al promedio provincial: el 58% ve bien al campo y el 29% no.

Ahora bien, la imagen positiva sobre el sector varía según la pertenencia política del encuestado. Por ejemplo, el 44% de los votantes del ahora presidente Alberto Fernández en las Primarias de 2019 para elegir primer mandatario tienen una opinión buena sobre el sector, pero el 39% no lo ve con buenos ojos, mientras que el que el 92% que optó por el ex presidente Mauricio Macri tiene una imagen positiva, mientras que la negativa solo alcanza el 6%.

No obstante, y a pesar de que existe una buena imagen sobre el sector, Lanusse marcó que hay una ausencia de la clase dirigente y representatividad. “Vemos que al campo le falta músculo político, pero no solo para defender sus intereses particulares, sino para participar en un proyecto económico y político nacional. La movilización a San Nicolás incluyó a otros sectores de la economía, y eso es importante porque los obliga a ver otras realidades superpuestas con la producción de alimentos”, dijo el consultor.

“Así todo vemos que el campo está buscando su lugar dentro de la política. Además de invertir quieren tener llegada al Congreso y a los concejos deliberantes. Es una novedad para la política. Un claro ejemplo de que el sector agropecuario carece de una clase dirigente organizada es el proyecto de expropiación de tierras del INTA Catamarca. Lo propuso un senador oficialista y tuvo firma a favor de senadores de la oposición de los cuales el campo tiene buena imagen”, agregó.

INTA

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) también ingresó en la agenda de la discusión pública y alertó al sector productivo ante la iniciativa de un senador del Frente de Todos por Catamarca, Dalmacio Mera, que busca quitarle de manera gratuita un terreno a una estación experimental del organismo en dicha provincia para la construcción de viviendas, cuestión que fue rechazada por el sector agropecuario en su conjunto y también por los integrantes del INTA, ya que aseguran que “disminuirá la capacidad de trabajo potencial en la región” por parte del organismo en la región con la transferencia del inmueble.

En este contexto, la consultora decidió llevar a cabo una inusitado relevamiento respecto a la imagen del organismo en la provincia de Buenos Aires. “Incluimos en esta medición al INTA porque hace 65 años forma parte de la producción agropecuaria desde el sector público. Fue creada con ese fin: aportar conocimiento a una de las mayores fuentes de ingreso de divisas al país”, indicó Lanusse.

“No sabíamos qué respuestas íbamos a recibir. Pero vemos que aunque el INTA no tenga un contacto directo con los barrios del Gran Buenos Aires (con excepción de programas puntuales), tiene buena imagen en la ciudad. Es un mérito para el instituto porque su relación tiene que ver más con la producción rural. Esto tal vez estos resultados muestran que entre la ciudad y el campo hay más unión de la que pensamos”, aseveró.

Y en este sentido los datos son contundentes. El 65% de los bonaerenses consultados tiene una opinión positiva del organismo, mientras que el 10% no lo aprueba y otro 12% directamente no lo conoce. En el interior, el visto bueno alcanza el 76%, mientras que en el conurbano ese porcentaje se ubica en el 60%. Otro dato curioso es que los votantes de José Luis Espert en las Primarias de 2019 son los que más aprueban su función (78%), mientras los que lo hicieron por Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, son los que menos consideración positiva tienen por el INTA (58%).

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online