Semana financiera: los bonos del canje sufrieron el castigo inversor debido a la incertidumbre política

Los títulos públicos en dólares perdieron 2% en promedio y el riesgo país volvió a acercarse a los 1.600 puntos. El BCRA acumuló compras por USD 615 millones

El recinto de negocios de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. (Reuters)
El recinto de negocios de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. (Reuters)

La semana financiera dejó indicadores positivos, como una recuperación de precios de las acciones argentinas, apuntaladas por los renovados máximos en Wall Street, y modestas variaciones para el dólar en todas las franjas de mercado.

Pero para los bonos soberanos la recuperación volvió a frustrarse. Los títulos públicos en dólares emitidos con el canje de deuda perdieron un 2% en promedio, mientras que el riesgo país alcanzó el viernes los 1.587 puntos básicos.

La deuda argentina sigue perjudicada por el “ruido” político y puntualmente por las internas en el propio Gobierno. Mientras que todavía no cicatrizaron las heridas por el fallido pedido de renuncia al subsecretario de Energía, Federico Basualdo, persistió el escaso interés inversor, a la espera de novedades en la negociación con el FMI, cuando el país enfrenta segunda ola de COVID-19 que tiende a frenar la marcha de la economía.

“La renta fija, y más específicamente los bonos soberanos en dólares, continúan transitando en terreno negativo, tal es así que a pesar de elevados rendimientos en dólares, el público inversor termina optando por otras alternativas de inversión de manera tal que la desconfianza e incertidumbre del mercado termina por golpear aún más sus cotizaciones”, explicó Noelia Bisso, analista de Rava Bursátil.

El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, viajarán este fin de semana a Europa para buscar apoyo en las negociaciones de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París, cuando no se despejan las dudas acerca de qué ocurrirá el 30 de mayo con el vencimiento de USD 2.400 millones de la deuda con el organismo multilateral europeo.

Los precios en dólares de las acciones argentinas esbozaron un rebote desde sus niveles más bajos desde octubre pasado

Además, quedan entre septiembre y diciembre vencimientos por unos USD 3.600 millones con el FMI, que serían muy difíciles de pagar con reservas del BCRA, aunque entonces estarían disponibles unos USD 4.354 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) aportados por el propio organismo.

En este aspecto, fue otro golpe a la confianza inversora -y a la facultad de toma de decisiones del ministro Guzmán- que el jueves avanzó en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado el proyecto de declaración en el que el oficialista Frente de Todos solicita al Ministerio de Economía que los nuevos fondos que desembolsará el FMI “se apliquen a financiar políticas tendientes a resolver los graves problemas derivados de la pandemia” de Covid-19 en el país y no al pago de la deuda por capital, intereses o gastos con el organismo y con el Club de París.

Hasta fin de año, con las elecciones legislativas de por medio, se avecinan meses desafiantes. Los expertos de Consultatio Plus subrayan que “el 9 de julio hay que pagar el primer cupón de los bonos restructurados, un monto menor pero que anticipa un calendario cada vez más demandante. Además, el 30 de julio vence el período de gracia con el Club de París y ninguno de los finales posibles es feliz: la negociación no es fácil y, si se paga, sufrirán las reservas; pero si se entra en default la deuda podría casi duplicarse”.

Un factor de fondo para volver factible el repago de la deuda es el del crecimiento económico, que sigue bajo amenaza por la segunda ola del coronavirus.

“El equipo económico deberá equilibrar los cuidados sanitarios con la recuperación económica, en especial luego de vistos los efectos de las restricciones de 2020 sobre la actividad. En este contexto, será crucial un programa de vacunación que minimice el período de nuevas restricciones para evitar limitar el crecimiento de la economía”, indicó un informe del Grupo SBS, que estimó “un crecimiento de 7% en el PBI real en 2021, con riesgos a la baja en caso de extenderse el período de restricciones”.

Aunque las acciones argentinas son las que más tarde están llegando a la carrera alcista de los mercados globales, el índice S&P Merval de la Bolsa de Buenos consiguió superar el umbral de los 51.000 puntos esta semana, con una ganancia de 4,8% en pesos y de 2% en dólares en lo que va de mayo.

En el plano cambiario, el Banco Central aceleró el proceso de compra de divisas en la rueda mayorista, donde absorbió unos USD 615 millones, más del 40% del monto total ofertado.

Gracias al duro control de cambios, el dólar mayorista desaceleró su alza, que fue de apenas 29 centavos, un 0,3% en cinco sesiones, a 93,85 pesos.

Mientras que el dólar libre se mantuvo extremadamente calmo, para finalizar a $151, más activos estuvieron los dólares bursátiles, con un regular incremento de precios que lleva once jornadas consecutivas. El “contado con liqui” terminó a $158, mientras que el dólar MEP cerró a $154,27, con un alza semanal de 1,6% y 1,3%, respectivamente.

SEGUIR LEYENDO

Información provista porInvertir Online