A pesar de las lluvias de los últimos días, volvieron a recortar la estimación para la cosecha de maíz

La Bolsa de Comercio de Rosario redujo en 2 millones de toneladas su proyección, que ahora se ubica en 46 millones de toneladas. Para soja se prevé una cosecha de 47 millones de toneladas

Por los efectos de la sequía de los últimos meses, recortan nuevamente la estimación de cosecha local de maíz
Por los efectos de la sequía de los últimos meses, recortan nuevamente la estimación de cosecha local de maíz

El clima se constituyó como el principal problema a superar para el agro argentino, con el fenómeno climático de La Niña a la cabeza, trayendo menores lluvias respecto al promedio histórico. Sin embargo, durante los últimos 30 días se produjeron precipitaciones considerables que permitieron llevar adelante las siembras de soja y maíz y hacer menos severo el panorama de aquí en adelante.

De todas maneras, el recorte en la estimación de producción de maíz se hizo inevitable, aunque menos grave de lo que se esperaba unas semanas atrás. Así, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ajustó a la baja la cosecha del cereal en dos millones de toneladas respecto a la medición de diciembre a 46 millones, previsión que de concretarse representaría una merma respecto a la campaña anterior de 5,5 millones de toneladas.

A pesar de que la falta de agua fue el principal motivo del recorte productivo, las lluvias de la última semana permitieron que dicho ajuste no haya sido más elevado. “El evento de lluvias que comenzó el jueves 8 de enero y se extendió hasta el 12 enero fue un punto de giro para la campaña maicera. Sí no se hubiese producido, la estimación de maíz argentina habría caído 1,2 millones de toneladas más respecto de los guarismos presentados”, remarcó la entidad bursátil.

La Bolsa rosarina explicó en su estimación mensual que “las lluvias detuvieron la caída de rinde y pusieron piso a la productividad unitaria de los maíces tempranos”. Según el informe, “la franja central estaba atravesando el llenado con escasas a nulas reservas en los suelos y las lluvias que se dieron desde el 20 de diciembre flanqueaban la región pampeana, dejando algunos milímetros en algunas zonas, pero sin alcanzar a la región”.

La Bolsa de Rosario proyecta una cosecha de 47 millones de toneladas de soja para el ciclo 2020/2021. (REUTERS/Roberto Samora)
La Bolsa de Rosario proyecta una cosecha de 47 millones de toneladas de soja para el ciclo 2020/2021. (REUTERS/Roberto Samora)

Las zonas más afectadas por esta situación fueron Entre Ríos, Santa Fe, buena parte de Córdoba —sobre todo el centro y el este— junto con el norte bonaerense, pero los cuatro días de tormentas dejaron entre 30 y 60 milímetros en la franja central, lo que permitió ascender el rendimiento nacional a 75,5 quintales por hectárea, un punto por debajo de los últimos 5 años. Si a esto se suma un área implantada de 6,1 millones de hectáreas, permite a la entidad estimar una producción de 46 millones de toneladas, cifra solo por debajo de las campañas 2018/19 y 2019/20.

A estas lluvias beneficiosas podrían sumarse nuevas precipitaciones este fin de semana, las cuales podrían “afianzar el escenario productivo”. Es por esto que “las próximas 3 semanas son muy importantes” y que las “condiciones medio ambientales de los próximos meses para las siembras tardías, se determinarían los ajustes sobre las cifras de rinde y producción”.

Soja

Las lluvias también fueron una gran noticia para la soja, que quedó a escasas hectáreas de culminar su proceso de implantación a nivel nacional. La BCR estima que restan 420.000 hectáreas que podrían completarse esta semana para alcanzar las 17,3 millones de hectáreas proyectadas para la presente campaña.

No solamente las precipitaciones permitieron darle la humedad necesaria a los pisos para que puedan ingresar las sembradoras, sino que también mejoraron los lotes ya sembrados ávidos de agua. “Con la llegada de lluvias hay un repunte del crecimiento de la soja sobre todo en las zonas postergadas por las lluvias de la región centro. Si bien se necesitan más milímetros, las sojas ya muestran signos de reacción. Habrá que ver si los milímetros alcanzan para revertir la problemática generalizada de plantas con pocos entrenudos y mucho más cortos que en otras campañas y con grandes dificultades para cerrar el entresurco”, señaló el informe.

Sin embargo, las nuevas y considerables lluvias no pueden solventar la deuda que dejó la sequía del año pasado. “El hecho de que valores tan significativos de precipitación no alcancen para mejorar sustancialmente las reservas de agua útil es un claro indicador de la gran magnitud del déficit”, destacó el meteorólogo de la entidad, José Luis Aiello.

No obstante, el especialista también señala que “se mantiene un importante calentamiento del Océano Atlántico que puede seguir moderando los efectos deficitarios de la Niña en las próximas semanas”. Bajo estas condiciones, el escenario proyectado por la entidad bursátil rosarina calcula un horizonte productivo de 47 millones de toneladas de soja para el ciclo 2020/2021, 3,7 millones de toneladas menos a lo obtenido en el ciclo 2019/20.

Seguí leyendo:

El 2020 cerró con una inflación de 36,1%: en diciembre trepó al 4%

El dueño de Garbarino se quedó con Radio Continental

La maldición no es que producimos alimentos, sino los políticos que tenemos

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS