Cortes de luz: especialistas esperan que las interrupciones de servicio de este año sean las habituales y que aumenten el año próximo

En el sector señalan que las inversiones de los últimos años dan margen para que los cortes no sean más que los habituales. Sin aumentos de tarifas, el verano 2021-22 será complicado

El martes más de 300.000 usuarios sufrieron cortes de electricidad (Salva Santiago)
El martes más de 300.000 usuarios sufrieron cortes de electricidad (Salva Santiago)

El martes más de 300.000 usuarios de Edesur sufrieron cortes de electricidad como resultado del daño a un transformador generado por un incendio de pastizales que, según la empresa afectada, podría haber sido intencional. Según especialistas consultados, sin embargo, eventos como los de esta semana no necesariamente tienen por qué repetirse. Esperan para esta temporada que las fallas sean similares en cantidad a las del verano pasado aunque, advierten, van a ir creciendo a medida que las tarifas se mantienen congeladas.

“No tengo elementos para una predicción sólida sobre cortes. En base a información acumulada en los Informes periódicos del Estudio, puedo sostener con razonable certeza que el sistema eléctrico no tiene problemas de generación y que los problemas de corte estarán concentrados en el área de distribución. En la zona de AMBA, Edenor y Edesur han venido haciendo inversiones en las redes y hubo una mejora en la calidad del servicio en los años pasados”, comentó Daniel Montamat, ex secretario de energía durante la presidencia de Fernando De la Rúa.

“Esas inversiones comienzan a restringirse si el tarifario se mantiene congelado mucho tiempo (lo está desde abril del 2019 para estas distribuidoras). Si hay varios días seguidos de intenso calor puede haber cortes en algunas zonas localizadas del conurbano y de la capital. Pero no creo que tengamos problemas generalizados. Ahora bien, si seguimos por este camino de congelamientos, subsidios e intervención discrecional es inevitable que en el futuro la calidad del servicio vuelva a deteriorarse”, agregó.

En la zona de AMBA, Edenor y Edesur han venido haciendo inversiones en las redes y hubo una mejora en la calidad del servicio en los años pasados (Montamat)

Otro ex secretario de energía, Emilio Apud, dijo a Infobae que no hay elementos para predecir una mayor incidencia de cortes de servicio este año, aunque sí espera un aumento pequeño respecto del año pasado. Especialista coincidió en que no habrá cortes masivos salvo que ocurran por accidentes como el que tuvo lugar este martes último.

“Dos factores pueden desmejorar la situación. Uno de ellos es que la demanda residencial, que es donde normalmente falla, puede ser un poco más alta porque mucha gente se va a quedar en la casa por la pandemia”, dijo Apud.

“El otro factor es que desde abril del año pasado están congeladas las tarifas y los compromisos de inversión de las concesionarias pasan a ser relativos, porque si no tienen el dinero dejan de hacer inversiones. Por más que haya subsidios, porque no se subsidia inversión. Este año ya están las cartas echadas, puede haber un poquito más de problemas que el año pasado pero no espero algo generalizado. Lo que pasó ayer fue un accidente o negligencia, porque no se supone que haya pastizales altos cerca de una instalación, pero no debería ser habitual”, agregó.

En el sector distribuidor de energía eléctrica el panorama es un tanto más complejo por dos razones: por un lado, la infraestructura eléctrica se encuentra más deteriorada en este sector que en el caso del gas (Berro Madero)

“Ahora, en el verano 2021 a 2022 va a ser grave la situación lo mismo que en el siguiente. porque es muy probable que el congelamiento se mantenga en un año electoral, si estuvieron 12 años con las tarifas congeladas, por qué no un año más”, concluyó.

Un informe sobre la situación de las empresas energéticas elaborado por Fundación Mediterránea-IERAL sostiene que el congelamiento de tarifas afecta los márgenes y puede dejar al sector desfinanciado de cara a nuevas inversiones. En ese sentido, remarcó el reporte, la situación del mercado eléctrico es la más grave.

“En el sector distribuidor de energía eléctrica el panorama es un tanto más complejo por dos razones: por un lado, la infraestructura eléctrica se encuentra más deteriorada en este sector que en el caso del gas y; por el otro, los márgenes se han prácticamente evaporado”, escribió el economista Joaquín Berro Madero.

En el verano que va de 2021 a 2022 va a ser grave la situación lo mismo que en el siguiente. porque es muy probable que el congelamiento se mantenga en un año electoral (Apud)

“Luego de haber logrado una mejora sustancial a partir de 2016 mediante una recomposición tarifaria, ahora tienden a cero. Por un lado, el cociente entre resultado operativo (“caja” de las empresas del sector) y facturación paso de un pico de 37,9% en 2019 a apenas 1,5% este año, siempre tomando el tercer trimestre de cada año. En relación al margen o ganancia neta, el comportamiento es similar: pasa de 8,3% en 2019 a 0,1% ahora”, agregó el especialista de Fundación Mediterránea.

Por último, el también ex secretario de Energía durante el Gobierno de Raúl Alfonsín, Jorge Lapeña, coincidió en que si bien suele haber problemas y cortes propios de cada temporada veraniega, la demanda de electricidad no se disparó por la caída de la actividad económica.

“No se puede hacer una predicción, desde hace tiempo el Gobierno alentó esa idea de que como la gente se quedaba en sus casas iba a haber más exigencia. No creo que haya elementos allí para predecir cortes por ese motivo. Por un lado la demanda ha bajado, respecto al año precedente, y aunque haya aumentado la demanda residencial levemente no estamos ante una estampida. El mes de enero puede tener características como las de diciembre.

“No descarto debilidades, pero no pronostico sólo por eso cortes masivos. El de ayer es un hecho que tendrá que investigarse cuál es la causa, no extrapolaría el corte de ayer a lo que debería pasar en enero”, comentó.

Seguir leyendo:

Información provista porInvertir Online