El gobierno de Neuquén logró renegociar su deuda por USD 683 millones y se suma a las provincias que evitaron el default

La provincia patagónica logró reestructurar sus pasivos con sus acreedores externos; la lista de las que todavía no pudieron y las que siguen en cesación de pagos

Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén
Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén

La provincia de Neuquén anunció que logró cerrar un acuerdo de canje de deuda bajo ley extranjera de dos títulos por un total de 683 millones de dólares.

El anuncio del acuerdo estuvo a cargo del gobernador Omar Gutiérrez quien hizo referencia al “acompañamiento” del ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, y al trabajo de su ministro Guillermo Pons, para extender los vencimientos de los bonos Ticade y Tideneu, frente al complejo escenario de la pandemia.

“Hemos superado las mayorías necesarias para la reestructuración de los bonos Tideneu y Ticade, emitidos oportunamente por la provincia, los montos de capital involucrados en ambos bonos suman 683 millones de dólares”, informó el mandatario.

Gutiérrez destacó que es “una operación nueva e histórica” porque la provincia logró la gestión “sin haber entrado en default o incumplimiento, honrando en tiempo y forma el cumplimiento de los compromisos asumidos”. ”Es la primera provincia que reestructura su deuda sin haber entrado en default”, remarcó Gutiérrez y recordó el buen legajo crediticio de Neuquén que permitió avanzar en un acuerdo “difícil y complejo”.

Por su parte, el ministro Pons explicó que “los nuevos vencimientos de Ticade y Tideneu presentan alivios financieros” y “tenemos expectativas de que podamos afrontar con el formato del presupuesto que presentamos un 2021 mejor”. Agregó que “la enmienda o este formato de consentimiento, requiere una mayoría mínima del 75% y una vez que es aprobada aplica al 100% de los tenedores de bonos”.

Con esta operación, Neuquén se suma al grupo de las provincias que lograron acordar un canje de deuda. La primera fue Mendoza, que logró la aceptación del canje de deuda del 92% de los acreedores. La otra provincia que está en el mismo proceso es Chubut

El acuerdo al que llegó la provincia establece que los vencimientos de los bonos se estiran hasta 2030 y se bajan las tasas de interés. En el caso de los bonos Ticade, que están garantizados con regalías hidrocarburíferas, que hoy tienen una tasa de interés anual del 8,62% que ahora con el canje de deuda pagará un interés de 5,17% el año que viene. Los bonos Tideneu no cuentan con garantía como el caso anterior y el cupón era de 7,5% anual. En este caso, según el diario Río Negro, el acuerdo de canje rebaja a 2,5% el primer tramo del vencimiento hasta llegar a 6,87% hasta la fecha de vencimiento.

Con esta operación, Neuquén se suma al grupo de las provincias que lograron acordar un canje de deuda. La primera fue Mendoza, que logró la aceptación del canje de deuda del 92% de los acreedores y de esta manera salió del default en el que había caído por el incumplimiento de una cuota de la deuda por 530 millones de dólares que finalmente logró reestructurar.

La otra provincia que está en el mismo proceso es Chubut. Desde el pasado 6 de agosto que negocia por el canje del Bocade, un bono por USD 650 millones. La propuesta del gobernador Mariano Arcioni le permite estirar vencimientos previstos para 2026 hasta 2030. En esta línea están trabajando, y tomando el modelo de Neuquén por el acuerdo con regalías, tanto Tierra del Fuego como Salta.

Coalición de bonistas provinciales

Cabe recordar que ayer, en un comunicado, la Coalición de Bonistas de Provincias Argentinas (CBPA) manifestó su “preocupación porque la oportunidad de alcanzar políticas responsables que aseguren el acceso al mercado de capitales en el mediano y largo plazo para apoyar las necesidades de inversión de las provincias está siendo frustrada por una visión política de corto plazo y un indiscriminado repudio a los contratos vigentes entre las provincias y sus acreedores”.

“En respuesta a estos acontecimientos, la CBPA siente necesario publicar principios básicos que gobiernen cualquier reestructuración de deuda provincial”, explicaron. Estos principios son:

-Los incumplimientos y reestructuraciones imponen costos de largo plazo y consecuencias negativas para las provincias y sus economías, y solo deberían ocurrir en casos extremos.

-Las reestructuraciones oportunistas de deudas sostenibles son inaceptables y deberían ser rechazadas por todas las partes. Tal proceder no es en beneficio de las provincias con deuda, ya que el perder acceso a los mercados de capitales tiene costos de largo plazo.

-Las reestructuraciones de deuda, de ser necesarias, se tienen que dar en un contexto de transparencia y de negociación de buena fe y deben estar libres de injustificadas interferencias de terceros, incluyendo al gobierno nacional.

En el comunicado se explicó que la CBPA “fue creada por inversores institucionales que poseen más de 3 mil millones de dólares de deuda provincial para interactuar, en nombre de estas instituciones, con actores clave en este proceso, como ser los comités de acreedores, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones financieras internacionales, agencias de desarrollo y crédito bilateral, gobiernos involucrados, medios de prensa y otras organizaciones.

Seguí Leyendo:

Por qué el dólar, la inflación, el mercado de deuda y hasta Impuesto a las Leliq pueden forzar al Gobierno a una suba de tasas

Por qué cayeron las reservas del Banco Central más de USD 200 millones en un solo día y cómo puede eso complicar al Gobierno

Cinco motivos que dejaron afuera a los bonos argentinos de la euforia de los mercados globales

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS