Con un precio que subió 70 dólares en 45 días y pese a las retenciones, analistas sostienen que podría ser viable el negocio de la soja

El actual nivel de cotizaciones era impensado en el inicio de la campaña. Los especialistas recomiendan a los productores tomar coberturas flexibles de precios y cerrar las relaciones insumo/producto

Analistas sostienen que el aumento en los precios de la soja podría cambiar el escenario para el negocio local
Analistas sostienen que el aumento en los precios de la soja podría cambiar el escenario para el negocio local

La suba del precio internacional de los commodities agrícolas, y de la soja en particular, que se registró en las últimas semanas, es el resultado de varios factores y reconoce tres causas principales: financieras, sanitarias y de mercado. Un escenario que para los especialistas puede convertir en viable la producción de soja en la Argentina, pese al efecto de las actuales retenciones y al desdoblamiento cambiario, si los productores aprovechan el actual nivel de precios al momento de la cosecha de la oleaginosa.

En el caso puntual de la soja, cuyo precio subió 70 dólares por tonelada en los últimos 45 días, provocaron ese nivel de incremento los stocks en los Estados Unidos, la fuerte demanda China, la falta de lluvias en Sudamérica y la posibilidad de una vacuna con alta efectividad para combatir el coronavirus.

En la rueda de negocios del pasado viernes en el mercado referencia de Chicago, el precio de la oleaginosa volvió a subir por las ajustadas previsiones de producción y stocks para Estados Unidos, a lo que sumó la sólida demanda para exportación. Los contratos más cercanos de vencimiento cotizaron a USD 420,26 la tonelada.

Mientras tanto, en la Bolsa de Comercio de Rosario, por soja disponible la tonelada se pagó a $27.445, registrando una suba de $145 la tonelada en relación a la rueda de negocios del jueves pasado. El valor en dólares aumentó USD 3 y cotizó a USD 345 la tonelada.

Desde la corredora de granos Granar, destacaron la suba de los precios de la soja de la próxima cosecha, con una transición de las propuestas que fue de 278/285 a 292/300 dólares por tonelada (industria/exportación) para el Gran Rosario y de 280 a 293 dólares por tonelada para Bahía Blanca y para Necochea.

Las pizarras del Matba Rofex también dieron cuenta de la tónica semanal alcista de los precios de la soja. En efecto, los ajustes de las posiciones noviembre y mayo ganaron 4,04 y un 4,38%, tras variar de 337 a 350,60 y de 285,50 a 298 dólares por tonelada.

En el terreno de analizar los motivos que llevaron a la soja a estos niveles de precios, los especialistas de la consultora AZ-Group, señalaron el debilitamiento del dólar frente a otras monedas del mundo. Todo esto constituye un factor que impulsa el aumento de precio de todos los commodities. La devaluación de la moneda norteamericana está relacionada con cuestiones que tienen que ver, principalmente, con el resultado de las recientes elecciones en Estados Unidos.

La relación del dólar y el precio de la soja
La relación del dólar y el precio de la soja

Además, la disponibilidad próxima de vacunas para prevenir el coronavirus se transformó en algo que influyó positivamente en los precios, porque atenuó los temores sobre una profundización de la pandemia y produjo una reactivación de la economía global que repercutió en los precios de los commodities por mayor demanda.

En cuanto a factores vinculados con el mercado también resaltaron la mayor demanda de China, que hoy compra soja, pero también maíz, cebada y sorgo. En el mercado se vislumbra que el gigante asiático, junto con países que van dejando atrás las cuarentenas y los peores momentos de la recesión, darán paso a una reactivación significativa que también impacta en los precios de las materias primas. Las subas no se circunscriben sólo a la soja, sino que incluyen también al maíz, trigo y cebada.

En la zona núcleo en particular se sembró la mayor cantidad de hectáreas hasta la fecha, dado que tanto en Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe es donde se registra un mayor avance en la implantación

Por otro lado, este proceso se combinó con problemas climáticos en Estados Unidos, que comprometieron los volúmenes finales de producción y transformaron una perspectiva de cosecha “muy buena” en “regular” a “buena” en soja y maíz, lo que determinó que los stocks finales quedarán muy ajustados.

Finalmente, para completar la combinación de factores alcistas, se debe mencionar el desarrollo de un evento La Niña en el hemisferio sur, que provoca lluvias por debajo de lo normal en la Argentina y Brasil, que son importantes productores y exportadores mundiales de granos gruesos, y que por esta problemática podría sufrir recortes en los volúmenes finales de producción como consecuencia de las limitantes climáticas.

El impacto en la Argentina

Durante la última semana se registró un importante avance en la siembra de soja de la presente campaña local, donde hasta el momento se implantó el 20% del área, por encima del 12% registrado en la misma semana de la campaña anterior y del promedio de los últimos 10 años, y solamente superado por la campaña 2010/11.

En la zona núcleo en particular se sembró la mayor cantidad de hectáreas hasta la fecha, dado que tanto en Córdoba, Buenos Aires y Santa Fe es donde se registra un mayor avance en la implantación. En Santa Fe, hubo un aumento de 20 puntos porcentuales respecto del área sembrada la semana anterior, duplicando así lo implantado a esta altura hace un año atrás, gracias al impulso del avance en la siembra en las delegaciones del centro-sur provincial.

Sebastián Salvaro, de AZ-Group, en diálogo con Infobae señaló que el repunte de los precios de la oleaginosa “transforma en viable la actividad en prácticamente todas las zonas del país, pese al impacto de las retenciones. El cultivo salió de los números negativos que exhibía con los precios vigentes en el invierno de este año y dará lugar a márgenes netos interesantes si se aseguran los precios que hoy se ofrecen a cosecha”.

El impacto de la suba de precios en la producción de soja de la Argentina
El impacto de la suba de precios en la producción de soja de la Argentina

En la misma línea se pronunció Enrique Sarthes, analista del mercado de granos e integrante de la Corredora Intagro: “Está claro que es un negocio muy viable para la soja de la actual campaña. El tema es que rinde mejor, si el maíz de segunda en 165 dólares la tonelada o la soja en 290 dólares la tonelada. Habrá que ver la distancia de cada uno y la actitud de la tierra en ambos cultivos. Es por eso que habrá una importante competencia de área”, dijo.

Por otro lado, Sarthes comentó: “Los precios son buenos para ambos, y después habrá que hacer un análisis muy fino sobre cuál tiene una mejor rentabilidad. El problema es la falta de precipitaciones. Por suerte, por estas horas se están registrando lluvias en muchas zonas productivas. Los productores como saben que estamos en un año Niña, están muy cuidadosos al momento de comercializar cosecha de esta campaña. Pero estos días las ventas se han activado un poco, de la mano de las lluvias de las últimas semanas y podría surgir una mejor oferta si se cumplen los pronósticos de lluvias de la semana próxima”.

En el cuadro de arriba se observa que en la zona núcleo maicera se puede obtener un margen neto de 224 dólares por hectárea con soja de primera en campo alquilado versus los 80,5 dólares por hectárea de agosto de este año. Además, Salvaro comentó que el rendimiento de indiferencia para cubrir los costos en campo arrendado es 31,4 quintales por hectárea, “un valor relativamente fácil de alcanzar con la tecnología empleada en la región, a partir de la inversión que realizan los productores”, señaló el consultor.

Está claro que es un negocio muy viable para la soja de la actual campaña. El tema es que rinde mejor, si el maíz de segunda en 165 dólares la tonelada o la soja en 290 dólares la tonelada (Sarthes)

“Para asegurar los resultados finales en ese entorno incierto, los productores de soja deberían diseñar estrategias flexibles de cobertura de precios –por ejemplo con la compra de puts– para establecer un piso para las cotizaciones pero dejándolos en libertad de acción si continúa el proceso alcista”, agregó.

Otras opiniones

Carlos Etchepare, fue otro de los analistas del mercado de granos que opinó sobre el impacto del actual escenario de precios de la soja y los granos en el negocio de los productores: “La realidad del sector en función de los muy buenos precios internacionales, con algunos costos internos que están controlados por el gobierno como el precio de los combustibles, y en función de que muchos insumos todavía siguen negociándose casi al tipo de cambio oficial, la situación del sector en términos de rentabilidad hoy es mejor”.

Y al respecto agregó: “También hay que expresar que uno no está de acuerdo con ciertas políticas que se están aplicando a nivel oficial, como las retenciones o el desdoblamiento cambiario, donde esto último está provocando un mayor perjuicio que las retenciones”.

El pasado viernes durante el lanzamiento de un producto que realizó una empresa de fungicidas, Dante Romano, Gerente de Research y Consultoría en Fyo, realizó la siguiente recomendación: "Con 290 dólares la tonelada de soja a cosecha, los productores tienen que cerrar las relaciones insumo/producto realizando ventas pero siendo muy prudentes. Pero además aprovechar que se pueden poner seguros de precio mínimo en torno a 260 dólares la tonelada sin comprometer mercadería física”.

Con 290 dólares la tonelada de soja a cosecha, los productores tienen que cerrar las relaciones insumo/producto realizando ventas, pero siendo muy prudentes (Romano)

Por último, los analistas de la corredora Granar, destacaron en su informe semanal: “Sobre la base de los actuales valores, que tanto en Chicago como en el nivel local (para la soja, pero también para el maíz) eran impensados en el inicio de la actual campaña en el hemisferio Norte, y con la incertidumbre que plantea la cosecha brasileña, reiteramos la necesidad de diseñar estrategias comerciales que sirvan para sacar lo mejor del momento, siempre partiendo de la base de resguardar las inversiones hechas”.

“El mercado cuenta con las herramientas necesarias para no dejar pasar la chance de garantizar pisos y de usufructuar eventuales alzas adicionales. Acotar todo lo que sea posible los riesgos, en tiempos en los que las certezas pueden resultar fugaces por efecto de una pandemia que hoy vuelve a golpear con fuerza sobre Estados Unidos y sobre Europa, es la opción que entendemos lógica y recomendable”, concluyó.

Seguí leyendo:

Duras críticas del campo al proyecto del Impuesto a la Riqueza: “Es confiscatorio y atenta contra la inversión”

El presidente del BICE, José de Mendiguren, criticó el impuesto a la riqueza que impulsa el kirchnerismo

Temporada de verano: muchas consultas, pero todavía pocas reservas en los hoteles

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS