Guzmán envió señales de ordenamiento fiscal pero en los bancos se preguntan cuánto respaldo político tendrá para concretarlas

Las medidas orientadas a un mayor orden en las cuentas públicas fueron bien recibidas pero no hay certezas acerca de hasta dónde llega el “empoderamiento” que recibió el ministro de Economía en las últimas semanas

El ministro de Economía, Martín Guzmán, en una reunión del gabinete económico
El ministro de Economía, Martín Guzmán, en una reunión del gabinete económico

Una sucesión de medidas tomadas por el equipo económico en las últimas semanas, a partir del “empoderamiento” político del ministro de Economía, Martín Guzmán, abrió un margen de expectativas positivas en muchos sectores. Si bien algunas decisiones tienen aspectos discutibles, hay dos cuestiones claras: Guzmán está al mando y quiere dar mensajes de normalización fiscal.

Entre algunos economistas que conversaron con el ministro en la última semana, en su mayoría de bancos, también quedaron dos certezas. La primera es que ninguna de las medidas para llegar a la “consistencia fiscal”, la expresión que más utiliza el ministro, involucra reducir el gasto. La segunda certeza es que la pregunta del millón aún no tiene respuesta: ¿tendrá Guzmán el respaldo político necesario para consolidar el orden fiscal que sus medidas insinúan?

“En las últimas semanas hubo suba de tasas, se limitó la emisión para financiar el Tesoro, se quitaron algunas restricciones para los importadores contrariando lo que había hecho (Miguel) Pesce, se prometió un déficit fiscal por debajo del 7%, menor al previsto. Son buenas señales pero lo único que puede darle credibilidad a este giro, es alguna referencia a que van a gastar menos”, dice un economista que escuchó decir al ministro que el 4,5% de déficit para 2021 “es un techo”.

Ninguna de las medidas para llegar a la “consistencia fiscal”, la expresión que más utiliza el ministro, involucra reducir el gasto

Sugiere poner el ojo en el dato del gasto público de octubre, ya que en septiembre creció nada menos que 71%. “Si la tropa no le responde a la hora de gastar, el ‘empoderamiento’ no va a alcanzar”, agregó. También se sigue de cerca la posibilidad de recibir financiamiento de organismos, como el Banco Mundial o el BID. O de que el acuerdo con el FMI que comienza a negociarse esta semana incluya alguna parte de fondos frescos, algo que sería visto como un logro en el mercado. ¿Habrá margen político para volver a recibir dólares del Fondo?

“Las medidas fueron bien recibidas porque la alternativa, el escenario del dólar blue a 200 pesos, era desoladora. Hay más promesas que medidas concretas. Y la duda sigue siendo la política", dice otro economista que no espera una baja del gasto. “Martín Guzmán cree que el déficit va a bajar cuando la economía crezca y el gobierno recaude más. Matías Kulfas siempre dice lo mismo. No hay que esperar que este gobierno gaste menos, salvo lo que hicieron al comienzo de cambiar la fórmula jubilatoria”, agregó.

Fuente: ACM
Fuente: ACM

En los bancos no hay demasiadas esperanzas sobre ese crecimiento porque ven que sigue frío el mejor termómetro que tienen para medirlo: la demanda de crédito. Con mucha lentitud, empezaron a instrumentar la Línea de Crédito para la Inversión Productiva que hace dos semanas dispuso el BCRA, con descuento de cheques al 35%; algunas entidades tienen tasas incluso menores. Muy pocas empresas se interesaron en usarla.

“Con la brecha por encima de 100% la recuperación económica que empezaba a vislumbrarse se ralentizó dado que la incertidumbre cambiaria impacta sobre abastecimiento y precios en el mercado interno. En definitiva, se busca evitar una devaluación para no afectar a la actividad económica pero no hay reservas suficientes para defender el valor actual del tipo de cambio y el aumento de los controles incrementa la brecha a niveles que empiezan a afectar la recuperación económica”, señaló un informe de PxQ, la consultora dirigida por Emmanuel Alvarez Agis.

No hay reservas suficientes para defender el valor actual del tipo de cambio y el aumento de los controles incrementa la brecha a niveles que empiezan a afectar la recuperación económica (Emmanuel Alvarez Agis).

Las únicas líneas crediticias que se mueven son las de consumo, como las tarjetas, en especial por los planes Ahora. Según explican en una entidad líder, la motivación de los que salen a gastar tampoco es auspiciosa: temen que sus pesos se desvaloricen. Con reflejos contra la inflación, los argentinos salen a gastar en la medida que pueden, cambiando el auto, comprando un electrodoméstico en 18 cuotas o llenando la heladera.

“El crédito al sector privado se aceleró mensualmente 0,7 p.p. contra septiembre. Solo el financiamiento al consumo (subió1,6% real) mostró un mejor desempeño que el mes pasado, traccionado por tarjetas de crédito, que crecieron apenas 2,9% real. El financiamiento a empresas (0,2% real) se ubicó apenas por encima de los precios y desaceleró 0,2 p.p. contra el mes anterior,” explicó un informe de la consultora LCG.

Fuente: LCG en base a BCRA
Fuente: LCG en base a BCRA

El alza de los precios y las promesas de un Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 29% de inflación para 2021 plasmada en el Presupuesto, frente al 48,9% que esperan los analistas del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA, también generan inquietud. En un banco dicen que la “velocidad crucero” de la inflación actual, anualizada, está en 40%. Y se preguntan cómo hará el Gobierno para desacelerar ese número si el año próximo planea aumentar las tarifas de los servicios públicos y suprimir el programa de Precios Máximos, absorbido por Precios Cuidados.

A eso se suma que se empezaron a descongelar precios, como las cuotas de las prepagas. O las propias comisiones bancarias, algo que las entidades celebran pero sin demasiado entusiasmo. Es que en este tren, los bancos seguirán trabajando para su mejor cliente, que es el Banco Central, pagando al ahorrista la tasa dispuesta por el BCRA gracias a la colocación de pases y Leliq, los pasivos monetarios del BCRA.

Los depósitos en pesos cayeron porque ante la imposibilidad de dolarizar, muchos grandes inversores se volcaron a los bonos dollar linked. Los depósitos en dólares, en las últimas dos semanas, moderaron su ritmo de salida, al compás de la baja de la cotización del dólar libre.

Uno de los puntos salientes del giro de Guzmán fue el anuncio de que el Tesoro no tomaría más Adelantos Transitorios del Banco Central en lo que queda del año. Si bien los economistas juzgan positivo que el ministro incorpore a su discurso la reducción de la emisión como una herramienta para bajar la inflación (no todos los economistas del Gobierno piensan lo mismo), destacan que no tenía tantas opciones. Los Adelantos había llegado al límite legal y ya no podían renovarse.

Por otra parte, quedan $400.000 millones de utilidades del BCRA, la otra canilla de la emisión, que podrían transferirse al Tesoro. “En caso de optar por financiamiento vía Distribución de Utilidades en lugar de Adelantos Transitorios, podría ser incluso peor para el BCRA puesto que en lugar de tener un activo con el Tesoro (Adelantos Transitorios), se estaría descapitalizando (con la Distribución de Utilidades)”, señalan en la consultora ACM. Sobre este punto Guzmán no dijo nada y será otro dato que se seguirá de cerca.

Seguí leyendo:

El FMI llegará al país el martes próximo para negociar un nuevo acuerdo en el que se discutirá la emisión monetaria y la reducción del déficit fiscal

Axel Kicillof presentó el Presupuesto 2021 mientras prepara la novena prórroga para negociar la deuda provincial con sus acreedores externos

Guzmán buscará que el Congreso apruebe este año un plan plurianual para reducir el déficit fiscal y negociar con el FMI

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS