Ahorrar en pesos no depende de un cambio cultural de los inversores, sino de que el Gobierno devuelva la confianza

Subieron acciones y bonos, pero volvieron a caer las reservas del Banco Central ante la nula liquidación de dólares de los exportadores

infobae-image

El dólar se aplacó porque el Banco Central afinó el cepo y permitió la transferencia en moneda extranjera en las cuentas locales. Desde ahora no necesitan la validación del Anses. Esta disposición permitió que se acrediten los fondos pendientes de los que operaban con dólar Bolsa o MEP. Por supuesto, al descongestionar esta operación, hubo alivio en el mercado cambiario.

El dólar Bolsa perdió $ 3,82 (-2,6%) y cerró a $ 130,87. El contado con liquidación, tuvo más oferta y cedió nada menos que $ 7,67 (-5,2%) a $ 140,98 y volvió a cotizar por debajo del “blue” o dólar libre que tocó $ 147 pero al final cedió y en el post cierre comenzó a negociarse a $ 145, el mismo valor que el día anterior.

Los montos operados en los dólares alternativos -Bolsa y contado con liquidación- muestran por qué la caída de las divisas fue de diferentes magnitudes. El dólar Bolsa operó USD 40 millones, mientras el contado con liquidación negoció USD 60 millones porque aparecieron vendedores.

Lo que no pudo evitar el Banco Central es cerrar el grifo de las reservas y volvió a perder divisas. En el mercado mayorista debió vender USD 40 millones ante la nula liquidación de divisas de los exportadores (se negociaron USD 173 millones) y la demanda de los importadores. El dólar aumentó 6 centavos a $ 75,78.

En bancos y casas de cambio el dólar cotizó 10 centavos más caro a $ 79,99 lo que elevó el dólar solidario a $ 131,59 aunque los bancos siguieron sin vender. Las reservas perdieron USD 59 millones y quedaron en USD 42.118 millones.

El equipo económico sabe que no hay medida que detenga este movimiento, porque la política no los acompaña para generar confianza en los ahorristas y empresarios. La meta de Alberto Fernández, que los argentinos se acostumbren a ahorrar en pesos, no depende de un cambio cultural de los inversores, sino del Gobierno que debería devolverle la confianza a un mercado convulsionado por el constante cambio de las reglas de juego y castigado por impuestos y expensas que van a aumentar aún más por el generoso convenio con los encargados de edificios. Los propietarios de los departamentos, a su vez, verán congelados sus alquileres hasta marzo. Además, sanciona leyes donde se castiga a quienes se debe premiar como es el caso de las reformas a la ley de Economía del Conocimiento.

Fuente: Rava Online.
Fuente: Rava Online.

Confianza es la palabra clave. De hecho, cuando hubo rumores en la City de cambios en el equipo económico y se mencionaba a un reconocido economista como candidato a un cargo clave, comenzaron a aflojar las tensiones. Fue el momento en que cedió el dólar libre, la Bolsa aceleró sus alzas y los bonos mejoraron sus cotizaciones.

En los nuevos títulos hubo alzas y bajas, pero como predominaron las mejoras de los bonos más largos con ley Nueva York, que son los que más inciden en el riesgo país, lograron que el indicador bajara 36 unidades (-2,6%) a 1.356 puntos básicos.

La Bolsa tuvo el rebote que esperaban los compradores de días anteriores. El monto de negocios, que se elevó a $ 1.335 millones, muestra que no fueron pocos los jugadores que se animaron a comprar papeles en precios de oferta. En estas circunstancias, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, que estuvo todo el día en alza, terminó con una mejora de 2,20%.

Fuente: Rava Online.
Fuente: Rava Online.

Banco Galicia (+7,22%) fue lo mejor de la rueda. Era el papel más castigado de los últimos tiempos. Lo siguieron Supervielle (+6,90%) y Transportadora Gas del Sur (+6,50%).

Los ADR’s argentinos -certificados de tenencia de acciones que cotizan en Wall Street- también salieron de su letargo, en particular las entidades financieras. Banco Supervielle aumentó 13,72%; IRSA, 11,79%; Banco Galicia, 11,22% y Banco Macro, 9,17%.

La rueda del jueves fue de las mejores que tuvo el mercado en los últimos tiempos. Pero resta saber si fue un rebote para aprovechar los precios tan bajos de bonos y acciones o se revirtió el movimiento y hay más confianza. Pero lo que sigue intacto -a pesar del retroceso de los dólares alternativos- es la tendencia a cubrirse en dólares. Y eso significa que, por ahora, no se detendrá la caída de reservas.

Seguí leyendo:

Cuáles son las dos alternativas que evalúa el Gobierno para fortalecer las reservas del BCRA

El BCRA anuló una resolución de la semana pasada y se normalizarán las transferencias en dólares

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS