El Bank of America, asesor del Gobierno, dijo que tras el éxito del canje los inversores esperan señales que reduzcan la incertidumbre fiscal

El director de la entidad para el Cono Sur, Sebastián Loketek, dijo en una entrevista con Infobae que el resultado del canje despejó el problema de la deuda y que ahora el mercado está comprometido para que haya señales alentadoras

Sebastián Loketek, del Bank of America, conforme por la alta adhesión al canje de la deuda (Bloomberg)
Sebastián Loketek, del Bank of America, conforme por la alta adhesión al canje de la deuda (Bloomberg)

El director del Bank of America para el Cono Sur, Sebastián Loketek, dijo que los inversores que entraron al canje no venderán sus bonos y esperan que se despeje la incertidumbre en torno a una gradual reducción del déficit fiscal.

En una entrevista con Infobae, el ejecutivo que asesoró al Gobierno en la reestructuración de la deuda afirmó que, con la alta adhesión que se obtuvo, el problema de la deuda “quedó resuelto” y que las grandes empresas argentinas podrían conseguir, tras la elección en Estados Unidos, financiamiento a un costo bajo.

— ¿Qué opina del resultado del canje, con un poco más de perspectiva?

Fue excelente en cuanto a la participación. La negociación fue dura, pero quedó la sensación de que fue un acuerdo justo y sustentable para la Argentina. Un tema relevante es que los fondos grandes del mundo siguen con una participación alta de bonos argentinos y es mejor entonces para ellos que a la Argentina le vaya bien. Por lo tanto, no los veo queriendo irse corriendo porque estén cansados. El resultado fue muy exitoso en términos de la participación y ahora los fondos deben mirar qué quieren hacer. Así que el desafío es convencerlos de seguir apostando al país y que no vendan. El tema de la deuda se resolvió, la relación con el mercado fue intensa y dura, pero nadie se quedó con resentimiento; están mirando hacia adelante, expectantes. Lo mejor que les podía pasar a ellos es que los bonos ajusten hacia arriba para poder cobrar. Las cláusulas de acción colectiva ayudaron, pero la adhesión fue fenomenal y no hay nadie que no diga que la adhesión fue muy buena, tanto en la ley local como extranjera.

— ¿Y los holdouts que quedaron, aunque sean menos del 1%?

No hay un solo inversor que esté preocupado por esta cuestión.

— ¿Se podría haber hecho algo diferente durante la negociación?

— El resultado fue tan ampliamente favorable que no sé si hubiese cambiado algo antes. Pareció medio largo, pero fueron seis meses, que no es mucho para una negociación soberana. Se eligió ir por una discusión dura, pero los inversores quedaron con la sensación de que se llegó a un buen acuerdo. El éxito limpió los modos. ¿Se podría haber hecho esta recta final antes?: no hubiese sido tan fácil, porque la diferencia entre ambas partes antes no era de 3 dólares, si no de 10 o 15.

Logo de Bank of America en la fachada de sus oficinas en Los Ángeles
Logo de Bank of America en la fachada de sus oficinas en Los Ángeles

— Mencionó que los inversores tienen expectativas. ¿Cuáles son: que haya acuerdo con el FMI y baje el déficit fiscal?

La principal preocupación del mercado es la incertidumbre y eso está relacionado con el acuerdo con el FMI y el sendero fiscal. No es que el mercado esté esperando que se solucione el déficit de un día para otro. Lo que quiere ver es una reducción de la incertidumbre. Es decir, darle una señal consistente y clara para dónde va el rumbo fiscal, aunque sea en dos o tres años. Es un momento del mercado complejo, donde hay una gran liquidez, las tasas están por el piso, pero, a la vez, están las elecciones en Estados Unidos y, contra las expectativas iniciales, los fondos están ganando y les está yendo bien a nivel global. Ahora después de las vacaciones de verano en el hemisferio Norte, empiezo a sentir que la aversión al riesgo va a subir, por lo menos hasta las elecciones norteamericanas. Eso te marca que la gente está menos ávida de riesgo. Y Argentina necesita dar señales claras, más que precisar cuál será el número exacto de déficit.

— ¿Los vaivenes en torno de la orientación general de la economía no importan?

— Si; es muy importante, pero no es que tiene que haber noticias grandilocuentes. La reestructuración fue muy exitosa y brinda la posibilidad de tomar ese envión a los inversores que tienen ganas de creernos, que en teoría no tienen que prestarnos en el corto plazo y que les resulta muy complicado vender sus títulos nuevos.

— ¿Pueden salir este año las empresas argentinas al mercado externo?

— Si hay señales claras, pueden salir al mercado las empresas grandes de buena calidad. Hoy podrían levantar plata, pero a una tasa muy alta. Para que consigan tasas más bajas, deberían esperar al primer trimestre del 2021. El hecho de que el Gobierno no vaya a salir ayuda porque habrá más liquidez disponible.

Si hay señales claras, pueden salir al mercado las empresas grandes argentinas; pero para conseguir tasas bajas, van a tener que esperar al primer trimestre del 2021

— ¿Cuáles son sus perspectivas de corto plazo?

— Hay que ver qué viene en el presupuesto 2021, es clave.

— ¿Y la cuestión cambiaria?

— El tema cambiario es muy complicado, está en la discusión de las empresas y no es fácil de solucionar; hay que ir encarándolo de a poco, para achicar la brecha

— Más allá de las elecciones en Estados Unidos, ¿cree que puede mantenerse la alta liquidez para los mercados emergentes?

Estoy un poco preocupado con los emergentes, creo que el mundo en general va a terminar con una deuda fenomenal y déficits altos; pero en el corto plazo la tasa va a seguir por el piso y el mercado abierto para los emergentes. No es una situación de corto plazo complicada, pero hay que ver cómo se soluciona en el mediano plazo, posiblemente con algo más de inflación.

— ¿Qué opina del canje local?

— El tema de que el resultado haya sido un espejo del externo no es algo que todo el mundo tuviera descontado. Nadie de afuera tuvo problema para entrar. Y el desarrollo del mercado local en pesos es clave para el país.

Seguí leyendo:

El Gobierno confirmó que está todo listo para que el 1 de octubre regresen los vuelos de cabotaje e internacionales

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS