Inversiones productivas en cuarentena: cómo generar ingresos y qué oportunidades existen para reconvertir o crear un negocio

Infobae consultó a distintos emprendedores que dieron cuenta de las formas posibles para adaptarse a las nuevas circunstancias. Costos de algunos materiales

Al momento de panificar un emprendimiento, "es importante es saber qué recursos económicos va a demandar la puesta en marcha del emprendimiento y cómo hacer frente a esa erogación monetaria", dijo Julián Amoedo
Al momento de panificar un emprendimiento, "es importante es saber qué recursos económicos va a demandar la puesta en marcha del emprendimiento y cómo hacer frente a esa erogación monetaria", dijo Julián Amoedo

Muchos ven en toda crisis económica una oportunidad para supearse y la actual pandemia de coronavirus no parece la excepción. Partiendo de la base que el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) que rige desde el 20 de marzo por un decreto presidencial erosionó las finanzas de grandes empresas, pymes y economías familiares, generó desempleo y más pobreza, lo cierto es que los economistas destacan: “los argentinos están acostumbrados a ser resilientes y salir adelante”.

En ese marco, Infobae consultó a distintos emprendedores que dieron cuenta de las formas posibles para adaptarse a las nuevas circunstancias y salir adelante.

La primera pregunta que uno se hace es cómo salir de la crisis. Para esto lo primero que tenemos que hacer es una introspección y preguntarnos con qué recursos propios contamos que podamos monetizar, si tenemos una habilidad innata, un conocimiento, un hobby, o algo que nos gusta y nos sale hacer bien”, dijo Julián Amoedo, emprendedor y licenciado en Administración de Empresas.

“Luego de determinar o encontrar esa faceta escondida -muchas veces tenemos una profesión y no la ejercemos para no salir de nuestra zona de confort- tenemos que evaluar brevemente qué presencia tiene eso que queremos hacer en el mercado al cual queremos llegar, si hay mucho competidores, cómo lo hacen, y qué acciones podríamos llevar a cabo para diferenciarnos de lo existente y que la gente consuma nuestro producto o servicio”, detalló.

Luego de determinar o encontrar esa faceta escondida -muchas veces tenemos una profesión y no la ejercemos para no salir de nuestra zona de confort- tenemos que evaluar brevemente qué presencia tiene eso que queremos hacer en el mercado al cual queremos llegar, si hay mucho competidores, cómo lo hacen

Según Amoedo, no menos importante es saber qué recursos económicos va a demandar la puesta en marcha del emprendimiento y cómo hacer frente a esa erogación monetaria: si con capital propio, préstamo de algún allegado, conocido o solicitando un crédito en alguna institución financiera o banco.

Para todos los casos es importante proyectar diferentes escenarios de nuestra demanda (optimista, conservador y pesimista) registrando y clasificando los costos asociados a nuestra actividad sin dar por sentado ninguno, en especial si son recursos propios
Para todos los casos es importante proyectar diferentes escenarios de nuestra demanda (optimista, conservador y pesimista) registrando y clasificando los costos asociados a nuestra actividad sin dar por sentado ninguno, en especial si son recursos propios

“Para todos los casos es importante proyectar diferentes escenarios de nuestra demanda (optimista, conservador y pesimista) registrando y clasificando los costos asociados a nuestra actividad sin dar por sentado ninguno, en especial si son recursos propios. Si vamos a dar clases tomar un valor estimativo de lo que vamos a consumir en electricidad, datos de Internet o el uso de alguna plataforma, o si vamos a repartir productos en una moto tener en cuenta el costo del combustible y un monto muy estimativo del desgaste en general de la misma”, explicó el especialista.

En el caso de obtener un préstamo de un allegado es bueno dejar todo por escrito, cómo será la devolución del mismo, en cuantas cuotas, con o sin intereses y contabilizar esa cuota de devolución en nuestra planilla de costos

En ese sentido, destacó que es importante armar un plan de negocios (hoja de ruta) del emprendimiento para poder prever, antes de ejecutarlo, con qué dificultades técnicas, operativas y sobre todo económicas se pueden enfrentar los emprendedores antes de comenzar con el mismo, pudiendo hacer las correcciones necesarias antes de tiempo o descartar de lleno un proyecto.

En el caso de obtener un préstamo de un allegado es bueno dejar todo por escrito, cómo será la devolución del mismo, en cuantas cuotas, con o sin intereses y contabilizar esa cuota de devolución en nuestra planilla de costos para restar de nuestros ingresos y obtener como resultado la ganancia real”, sostuvo.

“Si contamos solo con un IFE (Ingreso Familiar de Emergencia de $10.000 otorgado por la Anses en tres tramos) tenemos que tener en cuenta qué parte será para el emprendimiento y cuál para nuestra supervivencia diaria previendo que al principio del proyecto, la ganancia obtenida en gran parte será para reinvertir”, especificó.

Otra opción es obtener un crédito del sistema financiero que bien podría ser los que está otorgando el gobierno a tasa cero y llevar una acertada contabilidad de la devolución de cada cuota verificando previamente si además el banco emisor genera algún “gasto administrativo” por la emisión de dicho crédito para incluirlo en nuestra contabilidad como un costo que se descontara todos los meses por un periodo de tiempo determinado.

Emprendimientos de bajo, mediano y alto costo

El emprendedor Amoedo dio referencias de pequeños emprendimientos para aquellas personas que cobraron el bono de Anses y tienen la posibilidad de invertirlo.

“Por citar algunos ejemplos, si nos gusta cocinar y somos conocedores del tema, se puede comprar una máquina casera de fabricación de pastas que van desde los $4.000 hasta $15.000, para empezar a fabricar y comercializar con entrega a domicilio, en especial los fines de semana desde nuestra casa”, especificó.

La cocina casera como fuente de ingresos
La cocina casera como fuente de ingresos

En tanto, añadió que otra posibilidad puede estar vinculada a las manualidades. “Podemos adquirir una sublimadora de tasas para grabar en ellas fotos, imágenes, logos y poder comercializar, con un valor estimado de la máquina de $9.000”, aseguró.

Por otra parte, comentó Amoedo: “la docencia surge como otra de las posibilidades. Ya sea apoyo escolar, clases de música, de gimnasia o de algún taller literario o de pintura. “Podes convertir un sector de tu casa en un aula y dar clases por Zoom o Meet (plataformas gratuitas) y luego a futuro pasar a hacerlo de manera presencial”.

Bruno Benneti y Magdalena Trucco, son fundadores del emprendimiento Turny, una línea de productos de limpieza biodegradables en formato de pastillas efervescentes con la que buscan transformar los productos de consumo masivo en soluciones que eviten la basura plástica.

La empresa fue financiada por distintos premios como “New Plastic Economy Innovation Prize”, Desafío BA Resiliente, otorgado por Fundación Avina, y participamos del programa IncuBAte, incubadora del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
La empresa fue financiada por distintos premios como “New Plastic Economy Innovation Prize”, Desafío BA Resiliente, otorgado por Fundación Avina, y participamos del programa IncuBAte, incubadora del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

En momento en que la limpieza y la desinfección pasaron a tener un valor más preponderante en medio de la pandemia, desde Turny se están preparando para el lanzamiento del producto en las próximas semanas, con órdenes en espera. “Estamos siendo apoyados por inversión privada, principalmente de amigos y familia, y proyectamos recibir inversión internacional el próximo año”, destacó Trucco.

Y agregó: “Nuestro plan para este año era lanzar un producto con mayor foco en el canal de empresas, pero muchas de las oficinas administrativas de las compañías con las que hicimos pruebas pilotos ahora se encuentran cerradas, por lo que decidimos cambiar de estrategia y enfocarnos en el canal minorista y llegar a la casa de los posibles clientes”. La emprendedora destacó que si bien tuvo que ajustar algunos de los planes, consideró que el rubro de productos de limpieza “está más activo que nunca”.

“Profundizamos las inversiones y seguimos avanzando, trabajando en desarrollos para las necesidades de este momento y del futuro. Las próximas semanas vamos a lanzar tres productos: limpiador multiuso, limpiador de pisos y limpia vidrios y aceros, a través de la venta online, de dietéticas y almacenes orgánicos, distribuidores y revendedoras”, detalló. El volumen inicial será de 10 mil unidades por mes pero proyectan hacer inversiones en maquinarias y tecnología en los próximos meses para escalar la producción.

Nuestro plan para este año era lanzar un producto con mayor foco en el canal de empresas, pero muchas de las oficinas administrativas de las compañías con las que hicimos pruebas piloto ahora se encuentran cerradas, por lo que decidimos cambiar de estrategia y enfocarnos en el canal minorista y llegar a la casa del posible cliente

“La empresa fue financiada por distintos premios como “New Plastic Economy Innovation Prize”, Desafío BA Resiliente, otorgado por Fundación Avina, y participamos del programa IncuBAte, incubadora del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2019-2020.

Ignacio Lugones, es cirujano cardiovascular pediátrico del hospital de niños General Elizalde y emprendedor. En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus generó DuplicAR. Se trata de un dispositivo para ventilar a dos personas con un solo respirador de forma simultánea e independiente.

"Muchos pacientes en el primer mundo han fallecido por falta de respiradores. Esto pretende brindar una herramienta más cuando todas las opciones se hayan acabado”, destacó Lugones
"Muchos pacientes en el primer mundo han fallecido por falta de respiradores. Esto pretende brindar una herramienta más cuando todas las opciones se hayan acabado”, destacó Lugones

“Exploramos una alternativa para desarrollar un dispositivo para la emergencia. Es un aparato que diseñamos y patentamos. El proyecto surgió como un desafío académico porque parecía algo imposible y empezó como un desarrollo para tratar de brindar una solución. Se convirtió en un dispositivo médico que realmente funciona”, explicó en diálogo con Infobae.

Para Lugones, toda crisis es una oportunidad. “Por la falta de respiradores vimos que gente se moría por falta de recursos para ser atendida. Cuando nos dimos cuenta que podía transformarse en una herramienta para salvarle la vida a otras personas empezamos a trabajarlo en escala. La financiación fue propia. Fuimos poniendo todo de nuestra parte tratando de compensar la necesidad de gastar para obtener resultados”, explicó.

Con el proyecto busca brindar una herramienta ante una situación de catástrofe que dijo, espera que no se no llegue. “Muchos pacientes en el primer mundo han fallecido por falta de respiradores. Esto pretende brindar una herramienta más cuando todas las opciones se hayan acabado”, destacó. Actualmente, el proyecto está a la espera de recibir la financiación del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep).

Diego Pastorino y Ezequiel Miraflores tienen un emprendimiento que potenció su capacidad en medio de la pandemia. Se trata de Move, una plataforma logística de última milla que busca canalizar la demanda de soluciones a medida de cada empresa y conectarlas con los distintos operadores, desde el almacenamiento hasta los transportistas independientes.

Los nuevos emprendedores juntan ahorros propios y de familiares y los complementan con líneas de "capital semilla" que ofrecen algunos bancos
Los nuevos emprendedores juntan ahorros propios y de familiares y los complementan con líneas de "capital semilla" que ofrecen algunos bancos

Según Pastorino, por la pandemia se aceleraron las contrataciones de empresas y subió hasta 150% la demanda de trabajo desde marzo.

Con respecto a los inicios, destacó que para empezar el proyecto se anotaron en distintas clases y charlas sobre emprendedores y prácticas que se utilizaban para armar un modelo de negocio rentable. “Junto a mí socio Ezequiel logramos juntar unos USD 40.000, e hicimos una ronda de inversión entre amigos y familiares donde pudimos juntar otros USD 20.000. Luego nos hicimos de un capital semilla de $250.000 del programa incuBAte y seguimos financiándonos con los mismos clientes que vamos ganando día a día”, destacó.

Y agregó: “este nuevo contexto nos hizo replantear muchas cosas para tratar de buscar una solución rápida que pudiera ayudar a las pymes, empresas, emprendedores y pequeños comerciantes a seguir en funcionamiento a pesar de las dificultades que implican la pandemia y el aislamiento social vigente”.

Seguí leyendo:

El renacimiento de Kodak: la empresa de fotografía se reconvirtió en medio de la pandemia y sus acciones se dispararon más de 300% en un solo día

Empresarios rechazaron la ley de teletrabajo y advirtieron que desalienta la creación de puestos de trabajo

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS