Aviones en tierra, una postal del transporte aéreo en tiempos del coronavirus . REUTERS/Lindsey Wasson
Aviones en tierra, una postal del transporte aéreo en tiempos del coronavirus . REUTERS/Lindsey Wasson

El vicepresidente para las Américas de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), Peter Cerdá, dijo que la entidad, que agrupa a las grandes líneas aéreas internacionales, sigue buscando convencer al gobierno argentino para que permita el reinicio de los vuelos aéreos antes del 1 de septiembre, fecha hasta la cual prohibió la venta de pasajes, en abril pasado, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), reguladora del sector.

En una entrevista en FM Millenium con los periodistas Daniel Santoro y José Luis Brea, Cerdá dijo que “las conversaciones con el gobierno argentino van avanzando de semana en semana” y destacó que “la Argentina es un destino muy importante para nuestro sector, que también depende mucho de los ciudadanos argentinos” por ser un país grande y de “movilidad compleja”, por lo que “el transporte aéreo juega un rol muy importante”.

A fines de abril, Cerdá había dicho que “varias aerolíneas no van a volver a la Argentina en mucho tiempo”, pero ahora prefirió destacar IATA tiene una conversación “continua y muy transparente” con el gobierno. Sin embargo, no ha habido avances en términos de adelantar el reinicio de vuelos. “Muchas de las decisiones no la está tomando el Ministro de Transporte, sino de Salud, debido a como se está extendiendo la pandemia en la región”, explicó Cerdá.

El ejecutivo elogió como “muy responsable” el manejo argentino para contener el coronavirus” y reconoció que el gobierno “no se ha comprometido a adelantar fechas, se mantiene todavía la fecha del primero de septiembre, pero vamos a seguir trabajando e intentar a convencerlo de que con buenas medidas que se están aplicando a nivel mundial, si se aplican en la Argentina, podemos asegurarnos que el transporte aéreo no sea un vector de Covid”

Al respecto, destacó que “en Asia, Europa, EEUU se están empezando a abrir los mercados. Se están reduciendo las restricciones en distintos países y poco a poco la economía se está reabriendo” aunque reconoció que en América Latina la situación es “muy distinta” pues la expansión del virus está siendo “muy agresiva” en Chile, Brasil y Perú y “faltan varias semanas para esperar que esos números empiecen a reducirse”.

Plazos que se postergan

Por eso, reconoció, los gobiernos están extendiendo el cierre de fronteras. Colombia, puntualizó, abrirán en julio los vuelos domésticos y en septiembre los internacionales y sugirió que la Argentina podría al menos “agilizar y adelantar” el reinicio de los vuelos internos. Desde ANAC, sin embargo, ratificaron a Infobae que la palabra final en estas cuestiones la tiene el ministerio de Salud.

Aviones de Aerolíneas Argentina estacionados en Aeroparque. IATA busca que al menos que el gobierno permita los vuelos domésticos, como hará Colombia a partir de julio. REUTERS/Agustín Marcarián.
Aviones de Aerolíneas Argentina estacionados en Aeroparque. IATA busca que al menos que el gobierno permita los vuelos domésticos, como hará Colombia a partir de julio. REUTERS/Agustín Marcarián.

Y para cuando se abra el sector, aunque fuera en etapas, la cuestión será de qué modo. Una posición, de la que es partidaria la Argentina, es que en las filas de tres asientos se bloquee el del medio. Pero IATA y las compañías alegan que eso encarecería tanto los pasajes que volvería “prohibitivo” el transporte aéreo.

“No hay data científica que indique que sentándose cerca en el avión va a ser un vector en el transporte. Se han implementado medidas. Las aeronaves que vuelan en Argentina utilizan a algunos tipos de filtros que son de la misma calidad” que los que se usan en países que están abriendo el transporte aéreo, señaló Cerdá

Recuperación lejana

El ejecutivo estimó que la recuperación del transporte aéreo doméstico “no se dará antes del 2022 o 2023” y a nivel internacional no antes de 2024. “Hasta que no se cree la vacuna va a haber preocupación y tensión. Por eso la industria está trabajando con los gobiernos en implementar procesos que llamamos “multicapas” para asegurar que viajar es con garantía de salud, para que el pasajero tenga confianza en viajar”.

El transporte aéreo, concluyó, estará entre los que más tiempo sufran los efectos de la pandemia, por el “pánico” de la gente, a la que las aerolíneas deberán atraer con tarifas muy baratas. “Poco a poco las tarifas se irán acomodando”.

Provincias turísticas han pedido al ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, que se adelanten los vuelos. De hecho, el ministro arriesgó ante la Comisión de Turismo de Diputados que el reinicio de vuelos podría ser “antes de septiembre”, pero no arriesgó precisiones.

A nivel internacional, se están creando “burbujas” de transporte aéreo, la primera, entre los países bálticos (Letonia, Lituania y Estonia), comenzó el 15 de mayo y consiste en protocolos comunes y el acuerdo para que los pasajeros de esos países no deban hacer cuarentenas ni al llegar ni al volver de sus viajes. En América Latina, esos acuerdos parecen por ahora lejanos.

Seguí leyendo: