Melconián insistió con su propuesta de crear una “coronamoneda” para usar durante la pandemia

Serviría, explicó para financiar el aumento del gasto público mientras dure la emergencia sanitaria y el colapso de la actividad económica.

El consultor señaló que la "coronamoneda" serviría para amortiguar la depreciación del peso
El consultor señaló que la "coronamoneda" serviría para amortiguar la depreciación del peso

En el programa “Economía 21” que por FM Milleniumconducen los periodistas Daniel Fernández Canedo y Carlos Méndez, Carlos Melconián propuso la creación de una “coronamoneda” para financiar el aumento del gasto público derivado de la actual pandemia de coronavirus.

La moneda, explicó el economista permitiría aliviar la inflación o el eventual proceso de reabsorción monetaria y tendría valor mientras dure la pandemia.

El consultor y expresidente del Banco Nación criticó a su vez la iniciativa de impuesto a la riqueza que impulsa el kirchnerismo en el Congreso a partir de un proyecto del diputado Carlos Heller. “Lo del impuesto a la riqueza es un show, yo en eso no creo, yo estoy muy preocupado por los 10 últimos años estanflacionarios de la Argentina”, señaló.

El socio de Rodolfo Santángelo en la consultora M&S explicó que la coronamoneda tendría “un valor que con el tiempo se licúa, se extingue. Y si hay algún problema inflacionario, la coronamoneda es un amortiguador de equis puntos de inflación en el futuro”. De este modo, prosiguió, la “coronamoneda” atenuaría el proceso de depreciación del peso. “Si la inflación se va a licuar, que se licúe una gran porción de coronamoneda, antes de licuar el peso”, explicó.

El economista aclaró que su idea, ya expuesta en una ocasión anterior, no es óptima, sino una respuesta a una serie de desaciertos que hubiera sido mejor evitar, como la historia de altos déficits fiscales, endeudamientos y defaults en que incurrió la Argentina en las últimas décadas.

También la diferenció de las “cuasimonedas”, como el “Patacón” bonaerense, que fue emitida por Buenos Aires, no por la Nación, y emergió en un contexto económico diferente, debido a las restricciones que imponía la Convertibilidad.

“En realidad tenías que ir y pagar, tenías que ir y reendeudarte, tenías que ir y no tener semejante déficit fiscal que te llevó al endeudamiento”, señaló.

Sin híperinflación, por ahora

Melconián reiteró también su preocupación por el exceso de emisión monetaria y su alerta sobre la necesidad de que el gobierno tenga claro cómo va a hacer para “evacuar el exceso de agua” en el futuro, pero aclaró también que por el momento no hay riesgo de una escalada inflacionaria, debido a la fortísima recesión económica. “Hoy no hay posibilidades de una hiperinflación en la Argentina”, señaló, aunque el país se dirige, en el futuro, a un mayor nivel de inflación. Fue en ese contexto que insistió en su idea de crear una “coronamoneda”.

El economista excluyó que un nuevo default argentino fuera justificable en un contexto de crisis de deuda y una ola de defaults soberanos. “Los otros países que van a entrar al default, con todo respeto, son de la Primera D", dijo al respecto. “Somos un país de mitad de tabla, no tenemos que mirar para abajo, tenemos que mirar para arriba”, dijo, recurriendo al lenguaje futbolero.

““Hay que mirar dónde está el gasto público, el déficit fiscal, por qué no miras todo el gasto al pedo que hay?”, enfatizó.

FILE PHOTO: FILE PHOTO: Paul Singer, founder and president of Elliott Management Corp, speaks at WSJD Live conference in Laguna Beach, California, U.S., October 25, 2016.   REUTERS/Mike Blake/File Photo
FILE PHOTO: FILE PHOTO: Paul Singer, founder and president of Elliott Management Corp, speaks at WSJD Live conference in Laguna Beach, California, U.S., October 25, 2016. REUTERS/Mike Blake/File Photo

Melconián recordó también que “cuando asumió el otro gobierno (por el de Mauricio Macri) ya estábamos en default”, en referencia al default incurrido en 2014, cuando durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner la Argentina decidió no acatar los fallos de la justicia de Nueva York en litigios del Estado argentino, bonistas que no habían aceptado los canjes de 2005 y 2010 y el fondo “buitre” Elliott, de Paul Singer.

El economista explicó que el gobierno de Macri se endeudó porque heredó un déficit fiscal de 5% del PBI y que los gobiernos kirchneristas se habían endeudado con el BCRA, habían reestatizado el sistema previsional y le habían colocado deuda a la Anses y al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y que en 2016, al salir del default, el gobierno de Macri recuperó el acceso al crédito internacional y recurrió a él para financiar el déficit fiscal.

También criticó duramente al ministro Martín Guzmán como un académico sin experiencia cuya oferta a los acreedores fue rotundamente rechazada. Pero insistió en que “la política” puede evitar un nuevo default. "No hay ningún camino que te deje bien no arreglando el tema deuda”, concluyó Melconián, para quien el “partido” de la actual negociación “todavía no empezó”. Además, aclaró, un eventual arreglo no sería un “camino de llegada”, sino un camino de partida para arreglar la economía.

Seguí leyendo:

Argentina en default: las 5 diferencias con las cesaciones de pago anteriores y lo que está en juego en la negociación con los acreedores

Para el economista chileno Sebastián Edwards: “La Argentina sigue aplicando medidas que no funcionan desde mediados del siglo 20”

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS