La Argentina hoy operará al margen del mundo. La respuesta que le dará el mercado al Gobierno al suspender este año el pago de los bonos en dólares con legislación local, es la clave.

Por caso, el 8 de abril todos esperaban cobrar el cupón de 4% de intereses del Bonar 2020. En el fin de semana el Gobierno cambió el rumbo y postergó el pago de todos los bonos en dólares con legislación argentina para 2021. Pocos días antes había dicho que tantos los títulos con legislación local como los que están supeditados a tribunales del exterior, tendrían el mismo tratamiento.

A cuenta de ese anunció, el Bonar 2020 había aumentado en la semana 27% y no se veían obstáculos para la cancelación del cupón porque el desembolso era más que accesible: USD 118 millones.

Por supuesto, todo quedó en el aire y el precio de Bonar 2020 hoy no será el mismo. Los tenedores de bonos con legislación local tenían para cobrar alrededor de USD 10 mil millones. Por supuesto, esto afectará a todos los inversores institucionales y particulares que esperaban contar con esos dólares.

No cabe duda que los bonos en dólares soportarán un default selectivo que hará derrumbar su precio y puede precipitar a los que tenían esos bonos volcarse al mercado alternativo para hacerse de dólares en efectivo agrandando la brecha con el tipo de cambio oficial y creando serios problemas a la economía porque el movimiento se puede trasladar a los precios.

La paradoja, es que junto a un endurecimiento sobre el control de precios para detener a una inflación que se proyectaba por encima de 3%, se tomara esta medida que va en dirección contraria.

En la Argentina, los controles fracasaron aun cuando los llevaron adelante los gobiernos más poderosos. Cuando asumió Juan Domingo Perón y tenía como ministro de Economía a José Ber Gelbard en 1973, se firmó un acta de la que participaron asociaciones empresarias y la CGT, para controlar los precios. En realidad, el tecnicismo fue “administración de precios” y contemplaba el congelamiento de precios y salarios por dos años. A los cinco meses el plan hizo agua por el desabastecimiento y el encarecimiento de las importaciones por la suba del petróleo. No hace falta recordar que la Argentina terminó en hiperinflación.

El riesgo país, que el viernes bajó por la suba de los bonos en dólares 169 unidades (-4,35%) a 3.708 puntos básicos, volverá a tambalear, aunque los bonos afectados no integren este indicador que J.P. Morgan lo calcula en base a los títulos con legislación neoyorquina.

El viernes había sido un día tranquilo para los dólares alternativos. El dólar Bolsa o MEP subió 0,64 centavos a $ 88,42 y el contado con liquidación, 0,28 centavos a $ 89,09.

La brecha con el dólar oficial era de 36% tomando como base al dólar mayorista que aceleró su devaluación a 0,30% diario. En la rueda del último día de la semana pasada subió 19 centavos a $ 64,91. Una aceleración de los dólares alternativos obligará a una mayor devaluación para que los exportadores no eludan sus obligaciones y los importadores se beneficien con un cambio atrasado.

El dólar libre se mantuvo en $ 84 debido a que por la cuarentena estas operaciones están trabadas porque se hacen cara a cara.

En las operaciones overnight, en la madrugada argentina, los mercados asiáticos operaban en terreno positivo. El Nikkei de Tokio subía 2% y el Hang Seng de Hong Kong, 1.20%. Los otros tres índices de las bolsas chinas soportaban leves bajas que no excedían de 0,50%.

Las apuestas a futuro, que comienzan a las 19.30 hora argentina y finalizan cuando abren los mercados, mostraban el mejor humor de los inversores.

Las Bolsas europeas estaban firmes. El DAX alemán subía 3,10% y el FTSE de Londres, 2,11%. El Euro Stoxx que agrupa a las 50 acciones más importantes de Europa, estaba 3,21% arriba.

Wall Street también respondía con firmeza. El Dow Jones, avanzaba 3,26% con firme demanda. El S&P 50 seguía el mismo rumbo con una marca de 3,36%. El Nasdaq de las tecnológicas se acopló al movimiento con una mejora de 3,56%.

A todo esto, el petróleo, que la semana pasada recuperó 40% de su caída, recortaba pérdidas. El WTI, el petróleo de referencia en Estados Unidos, que estaba abajo más de 4% a la 1.00 a.m. de hoy cedía 2,86% a USD 27,52 por barril. El Brent de Europa que es el que sigue la Argentina, estaba 2.58% abajo pero después comenzó a cambiar la tendencia y perdía 1,73% a USD 33,52.

No había inquietud por el movimiento, después del rally de los días anteriores que se produjo por el acuerdo de la OPEP para recortar su producción.

Los mercados de mundo hoy pueden mostrar recuperaciones, pero la Argentina irá por otro carril. Son demasiadas promesas quebradas en torno a la negociación de la deuda. El viernes los bonos en pesos habían bajado y todavía no se conocía esta noticia. Es indudable, que, ante la perspectiva de más inflación, por el default selectivo, la baja de tasas puede ser interrumpida.

Seguí Leyendo: