Los agentes de Wall Street mantienen su preocupación por los datos macroeconómicos negativos.
Los agentes de Wall Street mantienen su preocupación por los datos macroeconómicos negativos.

Con el número de casos de coronavirus todavía en los niveles diarios más altos en los EEUU y algunos países de Europa, los fundamentos negativos para los mercados financieros se mantuvieron intactos esta semana, con previsiones de una recesión económica inminente y un claro desfase de los precios bursátiles, que hasta febrero alcanzaban máximos históricos en Wall Street.

A pesar de ese contexto, en la semana se produjeron importantes ajustes para las cotizaciones, que beneficiaron a los títulos argentinos.

Las acciones avanzaron en torno a 7,7% en su promedio en dólares desde el viernes anterior, los bonos soberanos exhibieron una firme recuperación de 12% ante las expectativas de pago de vencimientos antes de una propuesta de recuperación, mientras que el Riesgo País argentino cedió casi 500 puntos básicos, un 11%, para acercarse a las 3.700 unidades por primera vez desde el pasado 18 de marzo.

“Que las autoridades hayan informado que abonarán la renta del Bonar 2020 -tras haber pagado cupón hace unos días del Par- tuvo una positiva recepción, a la cual se suman informes de bancos internacionales con escenarios de canje que podrían resultar más amigables”, evaluó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

El contraste fue nítido respecto de Wall Street, con un índice Dow Jones de Industriales que resignó un 2,7% en la semana, para quedar al filo de los 21.000 puntos.

Los datos macroeconómicos presionaron a la baja a los valores financieros, en particular dos indicadores del mercado de trabajo que impactaron en toda la operatoria.

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.
Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

El jueves se conoció que el pedido semanal de subsidios por desempleo en los EEUU escaló a un máximo sin precedentes de 6,6 millones de peticiones, en una ineludible evidencia del deterioro del mercado laboral por el alcance de la pandemia.

Y el viernes el Departamento de Trabajo de los EEUU reveló que tasa de desempleo subió al 4,4%, el mayor salto mensual en la tasa de desempleo en más de 45 años, cifra que significó que la economía de Estados Unidos perdió 701.000 puestos de trabajo en marzo.

La economía de los EEUU padeció en marzo la peor pérdida de puestos de trabajo en 11 años

Hay que recordar, de todos modos, que el aumento del desempleo en los EEUU se produce desde una base históricamente baja: en febrero se había registrado una tasa de desocupación de apenas 3,5% de la población activa, la mínima en medio siglo.

Sobresalió la fuerte reacción alcista de los precios del petróleo crudo. El barril de crudo ligero de Texas, que se negocia en Nueva York, rebotó un potente 40% en la semana, desde los USD 20,28, cerca del piso desde 2002, para terminar a USD 28,41 para los contratos con entrega en mayo.

Fuente: Rava Online. Precios en dólares.
Fuente: Rava Online. Precios en dólares.

Aquí incidieron las renovadas perspectivas de un posible acuerdo en el seno de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) entre Arabia Saudita y Rusia para recortar la producción de crudo en unos 10 o 15 millones de barriles diarios y estabilizar de esta forma los mercados energéticos, golpeados por la baja demanda en medio de la crisis del COVID-19.

SE AFIRMA EL “ANCLA” CAMBIARIA

Con las restricciones que bloquean la demanda de divisas en el mercado de cambios, el dólar oficial exhibió una tendencia alcista apenas perceptible frente a las acusadas devaluaciones que experimentan otros países de la región.

El dólar mayorista continuó respetando el gradual deslizamiento que valida el Banco Central, que retornó esta semana a la recomposición de reservas, para terminar en los $64,91 (+0,8% en la semana o 50 centavos), mientras que al público promedió en bancos a $86,91 para la venta, con la aplicación del Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS) del 30 por ciento.

Más acorde a las devaluaciones emergentes, las paridades bursátiles mostraron un salto más pronunciado, en torno al 2% semanal, con un “contado con liquidación” que operó por encima de los 89 pesos. En poco más de tres meses transcurridos de 2020, el “liqui” se encareció casi 20 por ciento.

En Brasil, el dólar cerró la semana operado a un récord histórico de 5,31 reales, con un avance de 5,8% en la semana, y de 32,1% en el transcurso de 2020.

Seguí leyendo: