Una imagen del subte porteño durante la cuarentena (Maximiliano Luna)
Una imagen del subte porteño durante la cuarentena (Maximiliano Luna)

“Imaginemos una catástrofe. El fin de la civilización. Nuestro moderno, complejo e intrincado mundo se acaba. No importa por qué. Quizá es debido a la gripe porcina o a una guerra nuclear, a robots asesinos o a un apocalipsis zombi. Y ahora imaginemos que nosotros —seres afortunados— somos algunos de los pocos supervivientes. No tenemos teléfono. Aunque, de todas formas, ¿a quién llamaríamos? No hay internet. No hay electricidad. No hay combustible”. Este el comienzo del libro de “50 innovaciones que cambiaron el mundo” del periodista económico británico Tim Harford.

Ahora, ¿cómo se podría continuar con la prevención de contagio del coronavirus pasando del aislamiento obligatorio a un contacto social preventivo y operativo en el delicado contexto económico argentino? Hay internet, electricidad, combustible y capacidades para innovar en un contexto de crisis solo entendiendo que el comportamiento pasado no es eficiente para afrontar el presente y el futuro.

Argentina extendió hasta después de Semana Santa la cuarentena nacional y obligatoria luego de los 10 días iniciales de aislamiento social. Sin embargo, se puede decir que ya hace dos semanas y media que en la Ciudad de Buenos Aires había un aislamiento preventivo. Argentina lidera en materia de prevención sanitaria.

Cola en un supermercado en medio de la cuarentena
Cola en un supermercado en medio de la cuarentena

Sin embargo, el margen para su cintura económica es ínfimo y el gobierno lo sabe. Las actividades económicas consideradas esenciales (supermercados mayoristas y minoristas, comercios minoristas de proximidad, farmacias, ferreterías, veterinarias y locales de ventas de garrafas) ven que su actividad se contrajo entre el 30 y 50% de acuerdo al caso. Para los casos de las actividades no esenciales, el nivel de actividad es nulo y las obligaciones de pagos corrientes llevará a un stress en la cadena de pagos con mucha incertidumbre y ruido en el futuro próximo (es decir en 15 días no más).

De acuerdo a una encuesta elaborada por Zuban Córdoba y Focus Market (1.350 casos en población general mayores de 16 años en conglomerados urbanos a nivel nacional sobre proyección de la demanda en sectores no esenciales) no solo muestra que la situación así como está es insostenible en los próximos 15 días sino en los próximos meses.

Este semana, Alberto Fernández universalizó al sector empresario sin detallar quiénes ganan menos y quiénes pierden todo generalizando en que todos ganarán menos. “Acá de los que se trata para muchos de los empresarios es de ganar menos, no de perder. Bueno muchachos, les tocó la hora de ganar menos. Y así lo voy a hacer respetar”, dijo.

Las actividades económicas consideradas esenciales (supermercados mayoristas y minoristas, comercios minoristas de proximidad, farmacias, ferreterías, veterinarias y locales de ventas de garrafas) ven que su actividad se contrajo entre el 30 y 50% de acuerdo al caso

El 56% considera muy probable que tendrá problemas para afrontar los gastos y compromisos económicos en el mes de abril. Con parate de la actividad económica por al menos 15 días más el riesgo de impago crecerá en el universo mipyme.

Al consultar al panel de consumidores sobre cuánto tiempo pueden postergar la compra de productos considerados no esenciales, los resultados sobre el “aislamiento social” frente a “nivel de actividad económica” presente y futura son muy malos.

Si se tuviese que dividir entre segmentos el nivel de postergación y preferencia de compra por parte de los argentinos en alto (color rojo), medio (color amarillo) y bajo (color verde), es decir de mayor nivel de preferencia y postergación a menor nivel por necesidad de uso de servicio o compra de bienes, quedaría el siguiente cuadro de situación:

ROJO (postergación alta y preferencia de compra baja)

Ir a cines, teatros y bares: 75,5%, hasta que pase la cuarentena; 6,3% en 6 meses más; 1,5% en 1 mes más, 0,7% en 15 días más y 1,1 % una semana más (14,9% ns/nc).

Ir al shopping: 74,1%, hasta que pase la cuarentena; 7,7% en meses más; 2,2% en 1 mes más; 1,5% en 15 días más; y 1,3 % una semana más (13,2% ns/nc).

Hacer deportes, gimnasio, yoga: 73,9% hasta que pase la cuarentena; 5,9% en 6 meses más; 6,1% en 1 mes más; 3,3% en 15 días más; y 3% en una semana más (7,8% ns/nc).

Salir de Vacaciones: 71% hasta que pase la cuarentena, 8,3 % 6 meses más, 0,4 % 1 mes más, 0,2 % 15 días más, 0,6 % una semana más, 19,5 % ns/nc (no sabe, no contesta).

Las pymes que dependen del consumo en el mercado interno son el 97% del volumen empresario y el 70% del empleo tendrán grandes problemas para pagar sus sueldos en los próximos 15 días

AMARILLO (postergación media y preferencia de compra media)

Compra de electrónica, electrodomésticos e Informática: 69,9%, hasta que pase la cuarentena; 11,9% en 6 meses más, 3,3% en 1 mes más; 0,7% en 15 días más; y 3,3% una semana más (13% ns/nc).

Compra de muebles: 69,5% hasta que pase la cuarentena; 9,6% en 6 meses más; 1,3% en 1 mes más; 0,7% en 15 días más; y 0,7 % una semana más (18,2% ns/nc).

Compra de artículos escolares y juguetes: 68% hasta que pase la cuarentena; 8,6% en 6 meses más; 5,6% en 1 mes más; 1,7 % 15 días más; y 1,5 % una semana más (14,6% ns/nc).

Compra materiales construcción: 66,9% hasta que pase la cuarentena, 10,5% en 6 meses más; 3,5% en 1 mes más; 1,6% en 15 días más; 1,4% en una semana más (16,2% ns/nc).

Es necesario pasar de un Aislamiento Obligatorio a un Aislamiento Operativo respecto de las necesidades económicas en la delicada situación de Argentina. Y con nuevas reglas

Las personas toman decisiones de forma continua: siempre que eligen algo están renunciando a otras cosas. Preservar la liquidez en forma de ahorro ante la incertidumbre presente implica renunciar, y cada elección conlleva por tanto un costo, por la oportunidad no elegida. Dentro de esas elecciones otros sectores afectados pero con un poco mayor de preferencia por necesidad son:

VERDE (postergación baja y preferencia de compra más alta)

Compra de ropa y calzado: 64,2% hasta que pase la cuarentena; 14% en 6 meses más; 8,8% en 1 mes más; 3,1% en 15 días más; 3,5% en una semana más (6,4% ns/nc).

Compra de repuestos autos: 57,5% hasta que pase la cuarentena; 7,7% en 6 meses más; 4,2% en 1 mes más; 1,1% en 15 días más; y 1,6 % una semana más (27,8% ns/nc.

Ir al odontólogo y médicos especialistas: 50,7% hasta que pase la cuarentena; 7,5% en 6 meses más; 16,2% en 1 mes más; 8,6% en 15 días más; 5,8% en una semana más (11,1% ns/nc).

Alberto Fernández y Paolo Rocca
Alberto Fernández y Paolo Rocca

Las pymes que dependen del consumo en el mercado interno son el 97% del volumen empresario y el 70% del empleo tendrán grandes problemas para pagar sus sueldos en los próximos 15 días con los siguientes inconvenientes reales:

1 - La tasa del 24% para el mipyme no es accesible por que no califica para su otorgación y los bancos están dispuestos hasta el momento a manejarse con sus clientes en carpeta y con menor nivel de riesgo.

2 - El Gobierno nacional promete agilizar el trámite de Repro Express para que las pymes puedan acceder a este programa que les permite pagar un poco menos del 50 % del salario. El presidente Fernández exige que los empresarios no despidan, pero la necesidad será de miles de micro, pequeños y medianos empresarios.

3 - En la apertura del clearing bancario el jueves pasado el nivel de cheques rechazado fue del 10% por falta de fondos. En los próximos 15 días deberá dividirse la compensación de cheque entre sectores esenciales con capacidad instala en muy bajo nivel pero en funcionamiento y sectores no esenciales con capacidad instalada nula en el actual contexto sino el rechazo por por falta de fondos será mayor aún.

Para los casos de las actividades no esenciales, el nivel de actividad es nulo y las obligaciones de pagos corrientes llevará a un stress en la cadena de pagos con mucha incertidumbre y ruido en el futuro próximo (es decir en 15 días no más)

4 - El segmento mipyme sin posibilidad de certificar por su nivel de informalidad requiere acceder y calificar para acceso a un crédito a solo presentación de garantía (casa, auto, local comercial, etc). No hay otra alternativa.

Es necesario pasar de un Aislamiento Obligatorio a un Aislamiento Operativo respecto de las necesidades económicas en la delicada situación de Argentina. Y con nuevas reglas.

Las actividades económicas tiene que tener nuevas reglas y márgenes de acción. Se está armando una nueva empresa social con información pasada que no sirve para transitar la experiencia social presente. Hay que decodificar nuestras prácticas sociales de actividad económica para producción y consumo para hacerlas eficientes a nivel social incluso para mejorar nuestro beneficio individual. Pero detenerla completamente tendrá un costo muy grande para nuestra economía.

A nivel social, se supone que la cuarentena premiará en la batalla contra el COVID-19 luego de la Semana Santa. Hasta ahora la única arma para ganar ese combate es el aislamiento, algo que reduce las relaciones de producción, consumo y aprovisionamiento a los efectos de maximizar los beneficios individuales restringidos reduciendo los costos sociales de esas prácticas. Sin embargo, los costos económicos llevarán a un costo social enorme si no se encuentran nuevos acuerdos económicos y sociales en el medio en el corto plazo.

Una reunión de Alberto Fernández con su gabinete por el coronavirus
Una reunión de Alberto Fernández con su gabinete por el coronavirus

Uno de los sesgos a vencer para lograr ese nuevo contrato social y económico es el de la “predicción afectiva” (término utilizado por Daniel Gilbert y Timothy Wilson, ambos psicólogos sociales estadounidenses quienes estudian e investigan sobre pronósticos afectivos). Los ciudadanos ven tevé y redes sociales un número de infectados y muertos en ascenso. Sin embargo, regresar a las actividades rutinarias puede significar contagiar a seres queridos y otras personas.

Si el Alberto Fernández considera que el 90% de los argentinos cumplió con las nuevas reglas sociales, falta sólo un 10% para que el aislamiento sea operativo y con nuevas reglas y actividades de producción, consumo y abastecimiento. En caso contrario, muchos argentinos no sólo ganarán menos sino que perderán su negocio, empresa y muchos otros el trabajo.

El Presidente y sus funcionarios saben que el Estado no puede con todo. Hay que buscar una solución eficiente con el sector privado, firmar nuevos contratos, pero accionando. Detenerse totalmente sin intentar nuevos acuerdos llevará a costos futuros que ni el propio Estado podrá enfrentar. Un sector con problemas, pero vivo siempre es mejor que uno muerto. Hay micro-líderes empresarios detrás de cada profesional prestador de servicios y de cada comerciante dispuestos a dar el gran paso; muchos tienen empleados dispuestos a acompañarlos.

El autor es analista económico y Director de Focus Market

Seguí leyendo: